fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Cultura

3 Years, 5 Months and 2 Days in the Life Of… Arrested Development

3 Years, 5 Months and 2 Days in the Life Of… Arrested Development

Para comprender en toda su dimensión lo que supuso la aparición y el ascenso de un grupo como Arrested Development tenemos que analizar bien el contexto en el que se produce. Terminados los años ochenta, la cultura hip hop ya es un fenómeno mundial súper ventas, ha dejado de ser underground o minoritario y seguimos con la resaca a cuestas de lo que ha supuesto la eclosión de grupos como Public Enemy y NWA. Estamos en 1992 y el hip hop se dispone a atravesar lo que (según coinciden distintos especialistas) sería su etapa más gloriosa: la llamada Golden Era de los primeros años noventa. Dr. Dre volvía a revolucionar el género con la puesta de largo del G-funk a través de discos como The Cronic (19992) o el primer disco de Snoop Dog Doggystyle (1993). Por su parte, la costa este vive su momento álgido con grupos y solistas como Das Efx, Krs one o Erick B & Rakim. Mientras esto sucede, un chaval de diecinueve años, un tal Nasir Jones, prepara su álbum de debut, el que para muchos sigue siendo el mejor disco de hip hop de la historia: Illmatic. Se comenta en los parques y en los estudios de grabación que la ristra de productores da vértigo y cuenta la leyenda que muchos de esos productores renuncian a su caché porque se huelen que va a ser uno de los discos del siglo y quieren participar a toda costa. Poco después de publicarse Illmatic la guerra entre costas (este-oeste) se desata con toda su furia.

Mientras el sonido West Coast es más funk, melódico, cálido (siempre hace sol en California) y comercial, el sonido de Nueva York y otras capitales de la costa este es mucho más crudo, frío, primitivo (los inviernos allí son de varios grados bajo cero) y auténtico para los más puristas del género. Distintos sonidos pero la misma actitud: el malote de barrio que glorifica la violencia, el sexismo, la ropa de marca. A lo que hay que añadir siempre unas gotitas de amenazas a raperos rivales, egocentrismo y por supuesto veneración absoluta por las armas de fuego. Joder, en Nueva York sale un grupo que directamente se llama Smith & Wesson (hola, Santiago Abascal), aunque el famoso fabricante de pistolas y revólveres los denuncia por derechos de autor y tienen que cambiarse el nombre a Smif-N-Wessun. Vender armas y balas en todos los supermercados del país perfecto, pero que dos negros urbanos le pongan el nombre de la empresa a un grupo de rap es intolerable y no gusta en la junta de accionistas.

En este clima de violencia, costas enfrentadas y primeras escaramuzas legales de la América corporativa contra el rap, surge Arrested Development. Lo primero que llama la atención es de dónde provienen, ni de Nueva York ni de Los Ángeles: vienen del sur profundo (Georgia) y del medio rural. Arrested Development es quizá el primer grupo de rap de pueblo. Lo segundo que hace que nos cercioremos de que no estamos ante un grupo más de la época es su estética, su vestimenta y sus pintas: lejos de la ropa deportiva y marcas de carácter inequívocamente urbano como Adidas, Puma o Nike, visten con prendas tradicionales africanas como túnicas de colores, pantalones bombachos y cosas así. En lugar de gorras (elemento fetiche en la cultura hip hop) llevan un maldito sombrero de paja. Cuando los ves por primera vez no parecen un grupo de rap de los noventa sino más bien un grupo de bio-yoga de la feria alternativa o la versión negra (y lisérgica) de Manu Chao. Llevan dreadlocks (rastas) y otros peinados tradicionales africanos. Quizá solo parecen lo que en realidad son: hijos de granjeros negros del sur. Pero cuando los escuchas todo cobra sentido.

«Dos generaciones, tan solo dos generaciones. Mi bisabuela era una esclava. Y sabes, eso no es algo perdido en la Historia. Tenemos unos orígenes, estamos aprendiendo que las mujeres africanas, las mujeres negras, eran los pilares de nuestra sociedad. Ese es nuestro origen, en esta cultura las mujeres criaban a la raza entera. Si no fuera por esas mujeres negras que muchos llaman zorras y putas, quizá nuestra raza ya no existiría. Tenemos que ser conscientes de nuestra procedencia». Speech (líder del grupo).

Otra cosa que llama poderosamente la atención y que no se había dado hasta la fecha en el hip hop es que se trata de un grupo mixto: dos mujeres forman parte de la banda, dos mujeres que, a diferencia de otras estrellas pop o raperas de la época, no enseñan su culo normativo en los clips ni están hipersexualizadas. En Arrested Development el sexo no es un reclamo. Aerle Taree y Nadir Shakoor cantan y hacen  los  estribillos gospel de Tenesse, el que sería su primer single  y la canción que los lanzaría al estrellato. Speech, líder del grupo, se inspiró tras asistir al entierro de su abuela en esa ciudad. Poco después fallece también su hermano y la canción nos habla de forma desgarrada sobre la pérdida de seres queridos: el videoclip termina con la famosa imagen de tres negros ahorcados en Alabama. El tema, de corte espiritual, contiene un sample de Prince y mezcla los ritmos típicos de hip hop ochentero con voces gospel. El tema se coloca en el puesto número seis de la lista de singles en EE.UU, el catorce en Australia y el dieciocho en Reino Unido. Inmediatamente después ve la luz Everyday People («Gente corriente»), una versión libre adaptada del clásico soul de los Sly & the Family Stone's del mismo nombre del año 1969. El tema es sencillamente un zapatazo, positivo, bailable, y donde se mezclan los rapeos con estribillos cantados en una orgía de reagge, soul y espiritualidad. Mientras los clichés raperos de la época hacen apología de la violencia, del sexo y del egocentrismo desmedido, Arrested Development invita a bailar, a reflexionar y a pensar en las raíces y el pasado de la comunidad: somos la gente corriente.

Tras los dos singles de adelanto se publica el que para muchos es su mejor álbum (yo discrepo, sacaron mejores discos después) 3 Years, 5 Months and 2 Days in the Life Of un álbum de debut cargado de soul, jazz, positividad, raíces, y orgullo negro en cantidades industriales. En este sentido destaca Fishin 4 Religion, un auténtico pelotazo destinado a reventar las pistas de baile en donde se fusionan el gospel (usado a modo de sample), el soul, los cantos tradicionales africanos y un bajo tocado en modo slap que hacia el final de la canción confluye junto a las voces femeninas en una violenta explosión que pone los pelos de punta. «El funk de la redención», como los bautiza un periodista especializado en música negra, ya está aquí. Arrested Development ha llegado para quedarse. En la no menos bailable Mama's Always On Stage vuelven a ser pioneros y se marcan un nuevo hito dentro del hip hop: samplean blues y por primera vez escuchamos hip hop con un fondo de armónicas. Arrested Development son nuevos pero saben a muy viejo, en el mejor sentido de la palabra. El disco alcanza unas ventas notables en USA y Reino Unido, también en Australia: el grupo mantiene hasta hoy una relación muy especial con el país de los canguros que se ha traducido en varias giras y homenajes e incluso un ¿surrealista? tour con Simple Minds e INXS (WTF?!).

No alcanzan el volumen de ventas de Dr. Dre, Snoop y otros raperos de la época, pero la crítica especializada los adora: James Bernard de Entertainment Weekly lo elogia como un «álbum de debut con un sonido nuevo», se refiere a la banda como «el anti-gangsta» y define el disco como «quizás el acto más autorreflexivo del rap». Greg Kot del Chicago Tribune escribió que «el grupo muestra una inusual humildad, sabiduría y conciencia en su debut, estableciéndose de inmediato como una nueva voz importante en el hip hop, destacando los temas sociales y el rechazo a la jactancia machista y al rap de bandas».  La prestigiosa revista británica The Wire, especializada en jazz, tira la casa por la ventana cuando nombra 3 Years, 5 Months and 2 Days in the Life Ofdisco del año. Poca broma. Y aquí reside el drama y la paradoja de Arrested Development:

Recuerdo estar en el skatepark de Paiporta con el resto de la crew, eran mediados de los noventa, la época en la que rulaban las primeras cintas de Beastie Boys, Das Efx Ice T, Gangstar, etc. y se formaban acalorados (pero simples) debates en plan este grupo se sale, este es la bomba y este es una mierda. Y en eso que apareció Arrested Development. No recuerdo quien dijo algo parecido a: «Arrested Development son una mierda, ONYX sí la petan». Y todos asentimos. Y era lógico: cuando tienes dieciocho años te identificas con el matón, con el chulo, con el perdonavidas agresivo que hace música estruendosa. ¿Jazz? ¿soul? Joder eso es lo que escucha mi viejo, Das Efx la parten, tronco. ¿Quién quería escuchar a un tipo que se vestía con pantalones bombachos y sombreros de paja y que parecía que venía de recoger algodón? Y por el mismo motivo que Arrested Development eran rechazados por mis colegas en un skatepark de pueblo en la otra parte del mundo, su público en EE.UU era mayoritariamente la izquierda universitaria (casi toda blanca) o la crítica especializada como The Wire. Al joven negro urbano le resultaba mucho más fácil identificarse con el matón violento que narraba el día a día en las calles que con un tipo con pinta de paleto del sur que te invitaba a conocer tus raíces africanas y te decía machista en la cara. El problema, me dijo un colega, es que a Arrested Development no los valoras hasta que cumples treinta años.

Por todo ello Arrested Development nunca sonaron realmente en el gueto, pero ¿qué importa? Rompieron los esquemas y abrirían un camino que, años después, muchos se atreverían a transitar. Probablemente hasta inventaron un nuevo género dentro del hip hop (sin olvidarnos del colectivo Native Tongues): lo que hoy conocemos como hip hop alternativo o conscious hip hop. Quizá nombres como Blackalicious, Mos def o The Fugees no nos sonarían sin la brecha que Speech y sus compinches abrieron allá por 1992.

Otros se llevaron las mansiones, los discos de platino, los flashes y los sponsors, pero Arrested Development hicieron lo correcto. Y eso no tiene precio.

*Este artículo apareció originalmente en la revista Dolly Records nº 2 (Antipersona) en diciembre de 2018).

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes