fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Amancio Ortega dona, Inditex despide

Los medios de comunicación, que enaltecen al empresario cuando hace donaciones, atribuyen los despidos a su empresa, como si no tuviese dueño

Inditex ganó 1.106 millones de euros en 2020, pese a la pandemia
Amancio Ortega

Inditex, la empresa de la que es propietario el magnate gallego Amancio Ortega, está en estos momentos ejecutando un plan de cierres de tiendas a pesar de que en 2020 tuvo unos beneficios aproximados de 1.100 millones de euros y de que pagó dividendos a sus accionistas por el aumento de sus ventas.

En lugar de usar los beneficios en un año de pandemia para sostener a sus trabajadores o incluso para reducir jornadas laborales, sin bajar el salario para que los parabienes de la robotización y del aumento de ventas online recaiga también en los empleados y no sólo en los accionistas , la empresa del multimillonario gallego, aunque sus fábricas las tiene en Asia, ha decidido aumentar exclusivamente los beneficios de sus accionistas. Más de 1.000 millones de euros repartidos entre unos pocos, de los cuales 654 millones han ido a parar a Amancio Ortega, fundador, de 85 años, y propietario del 60% del capital de Inditex.

En España, según datos anunciados por la propia empresa en abril, se cerrarán entre 250 y 300 tiendas, el 17% de la red de tiendas de nuestro país. En el mundo, la empresa de Amancio Ortega bajará la persiana al 14% del total de sus establecimientos. Durante la pandemia, el gigante textil ha estado diseñando un despido colectivo que afectará a 37.000 personas, lo que afecta a los empleados de más de 1.500 tiendas de todas las marcas de Inditex: Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe.

En este mismo momento, las trabajadoras de la marca H&M se manifiestan en toda España para evitar un despido inminente que afectará a más de 1.000 personas. Publicaron los medios de comunicación que le hacen la ola -la publicidad no se paga sola- que Amancio Ortega era tan bueno, tan generoso y tan patriota que no se acogía a los ERTE por amor a España, pero lo que sabemos ahora es que no se acogió a las ayudas del departamento de Yolanda Díaz porque eso significaba no poder despedir a los trabajadores o, en ese caso, tener que devolver íntegramente las ayudas.

Las horas de publirreportajes en radios, televisiones y periódicos ahí quedan, dicho está, ayudando a la construcción del mito emprendedor de las escuelas de negocios de ideología neoliberal. A pesar de este destrozo al empleo, que Inditex justifica por la subida de la venta online, los medios de comunicación, que habitualmente enaltecen la figura de Amancio Ortega cuando dona, le atribuyen los despidos a Inditex, como si no tuviese dueño y las decisiones las tomara un robot. Un requiebro comunicativo propio de las técnicas de la propaganda que desdobla al hombre más rico de España en dos almas.

Una buena y publicable, la que se dedica a hacer donaciones de máquinas contra el cáncer a la sanidad española; otra mala y digna de esconder, la que despide a placer y se embolsa los beneficios en lugar de repartirlos con los trabajadores que crean la riqueza y levantan las tiendas de la compañía a pulso con su esfuerzo.

Finalmente, el Estado tendrá que hacerse cargo de las prestaciones por desempleo de los trabajadores despedidos del imperio textil del empresario gallego mientras que él se embolsará 650 millones de beneficios por el aumento de la venta online en el año de la pandemia.

Amancio Ortega es el abuelo que sigue trabajando con 85 años y que da argumentos a favor de retrasar la edad de jubilación, el empresario adorable al que sus trabajadores le hacen fiestas de cumpleaños que emocionan al mundo y el filántropo que dona lo que le sobra después de pagar impuestos fuera de España.

Inditex, por su parte, tributa su venta por Internet en Irlanda, un paraíso fiscal dentro de la UE, para no pagar los beneficios empresariales por la venta online en España, es la empresa que cerró las fábricas en Galicia y se las llevó a países subdesarrollados, donde el sueldo medio es de dos euros al día, las trabajadoras que cosen la camiseta de 'I'm feminist' de Carmen Calvo no tienen derechos laborales básicos y se incumplen los estándares europeos de respeto al medioambiente.

Cuando el magnate gallego donó máquinas contra el cáncer a la sanidad pública se abrieron telediarios, periódicos y boletines radiofónicos, pero los despidos de Amancio Ortega, después de embolsarse 650 millones de beneficios en el último año, tienen menos difusión porque los ejecuta Inditex, el alma mala y escondida del empresario.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. mochuelillo

    18 de mayo de 2021 00:39 at 00:39

    Este pancha feliz no da nada porque le apetece,aparte de márketing gratuito el valor de lo donado lo multiplica por tres en tres minutos,de todas formas poco le valdrá en la fiambrera,como a todos.La diferencia es que muchos tendran monedas para el barquero y otros iremos tuertos.Esto de ser rico y creso y no pagar impuestos que rara enfermedad es,debería donar para investigar eso.

  2. Enrique Asenjo cobos

    18 de mayo de 2021 07:52 at 07:52

    Un miserable defraudador de impuestos,condenada su empresa en Brasil por explotación de menores ,investigado por explotación laboral en el sudeste asiático y después maravillosa operación de marqueting dando unas migajas a la sanidad española.Paga defraudador y así a lo mejor limpias tu oscura alma.

  3. Siurellet Mallorquín

    18 de mayo de 2021 09:04 at 09:04

    A Pablo Iglesias jamás le engaño. Dijo «España no es una república bananera que dependa de que un señorito venga dando cosas» o «Una democracia digna no acepta limosnas de multimillonarios», España necesita que los ricos paguen impuestos que se traducen en hospitales y en adquisición de equipos en lugar de las donaciones.
    Tenemos que tener un sistema fiscal que garantice que hay una financiación suficiente del sistema sanitario público y de otros servicios públicos. Cuando exista dicho sistema fiscal, si es que como ahora no se opone la derecha «PPSOEVOXC’s», ¿Alguien cree que se seguirán haciendo donaciones. Primero que paguen los impuestos que legalmente tiene que pagar, y después con el dinero que les sobra que hagan donaciones o lo que quieran.
    Amancio Ortega en 2016 esquivó 600 millones en impuestos gracias a la ingeniería fiscal, mientras registraba ventas por 20.900 millones de euros. Con dicha ingeniería fiscal que es la elusión fiscal, que consiste en formas de pagar menos impuestos, siempre rozando la ilegalidad. Por ello los 300 millones que invirtió en hacer donaciones en España en equipos médicos, si hubiera pagado lo que debe podríamos comprar el doble y además elegir los más necesarios para la Sanidad Pública, que de esos 300 millones desgrava mínimo 105 millones de euros, además de ahorrar en otros conceptos, algo que no hubiera podido hacer si paga Amancio Ortega lo que tiene que pagar.
    Y ahora encima cerrando negocios y metiendo a los trabajadores ¡Esos que tanto le aplaudían en el anuncio a un ERE

  4. Jose Ramon T L

    19 de mayo de 2021 19:26 at 19:26

    Este es un miserable comparado con las grandes farmaceuticas y fondos buitre.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes