fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Ángel Hurtado, el juez que no quiso condenar al PP y ahora es premiado por Lesmes

Ángel Hurtado, el juez que no quiso condenar al PP y ahora es premiado por Lesmes
Carlos Lesmes y Ángel Hurtado

El Pleno de un Consejo General del Poder Judicial que lleva casi dos años en interinidad porque el PP se niega a renovarlo desde diciembre de 2018 –a pesar de que tanto la Ley Orgánica del Poder Judicial y la propia Constitución establecen su renovación cada cinco años y de que así lo han exigido también esta misma semana tanto la mayoría absoluta del Congreso como la Comisión Europea– ha designado este miércoles magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo a Ángel Hurtado, quien fuera presidente del tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó la primera etapa de la trama Gürtel y famoso por haber sido el único de los tres magistrados del tribunal que votó en contra de condenar al PP.

El veterano Hurtado tomó posesión como juez en 1983 y, tras pasar por varios destinos, recaló en la Audiencia Nacional en 2006, formando parte de su Sala de lo Penal desde entonces hasta 2019 y de su Sala de Apelación desde 2019 precisamente hasta su salto al Supremo, adonde llega gracias al acuerdo global alcanzado entre el sector conservador y parte del progresista –19 votos de 21 han logrado todos los magistrados nombrados, entre ellos el propio Hurtado– y donde sustituirá a Luciano Varela, recién jubilado.

Tras casi cuatro décadas de carrera judicial, los episodios más conocidos de Hurtado siguen teniendo relación con su condición de presidente del tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó la primera etapa de la trama Gürtel y condenó en 2018 –por delitos de asociación ilícita, fraude a la administración pública, cohecho activo y pasivo, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos, prevaricación, blanqueo de capitales, delitos contra la hacienda pública, tráfico de influencias, apropiación indebida, exacciones ilegales o estafa procesal intentada– entre otros a Francisco Correa a 51 años y 11 meses de cárcel, a Luis Bárcenas a 33 años y cuatro meses y a 44 millones de euros de multa y al PP, como partícipe a título lucrativo, a 245.000 euros de multa. Pero no lo hizo Hurtado, sino los otros dos magistrados con los que compartía tribunal –Julio de Diego y Ricardo de Prada–, precisamente porque el presidente del tribunal fue el único de los tres que entendió que el PP y otros condenados no debieron serlo, en el caso del partido porque según él no quedó probado que el PP conociera los hechos y se beneficiara de ellos. Por ello, Hurtado emitió un voto particular, discrepante, de un centenar de páginas, en el que consideró que los fundamentos de la sentencia para establecer que entre el grupo de Correa y el PP se creó un sistema de corrupción institucional eran “improcedentes”.

Hurtado ya se había quedado en minoría en el tribunal un año antes, cuando votó en contra de que el entonces presidente del PP y del Gobierno, Mariano Rajoy, declarara como testigo durante el juicio. El abogado de ADADE (Asociación de Abogados Demócratas por Europa) que llevó a cabo la primera hora del interrogatorio a Rajoy, Mariano Benítez de Lugo, mantuvo durante el interrogatorio varios desencuentros con Hurtado, que lo interrumpió en más de una decena de ocasiones para advertirle de que las preguntas relativas a la presunta financiación irregular del PP eran “impertinentes”.

El CGPJ y su presidente, Carlos Lesmes, llevan casi dos años en interinidad porque el PP se niega a renovarlos desde diciembre de 2018, a pesar de lo que estabecen la Ley Orgánica del Poder Judicial y la propia Constitución. Tanto el nuevo magistrado de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Ángel Hurtado como Carlos Lesmes, que ahora lo premia, pertenecen al sector conservador. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo es la encargada de instruir y enjuiciar las causas contra diputados y senadores y contra los miembros de la Familia Real –esto no afecta al rey en ejercicio, pues la Constitución establece que su persona “es inviolable” y “no está sujeta a responsabilidad”–, incluidos los reyes que hubieren abdicado.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. Josu Monreal

    1 de octubre de 2020 06:20 at 06:20

    En 1935 el golpista líder de la CEDA Gil Robles, ministro de la II República gracias a la estupidez del presidente Lerroux, se dedicó a promocionar a todos los militares golpistas de su confianza a la plana mayor del Ejercito…esta fue una de las claves del éxito del golpe de estado de 1936…Estos movimientos me recuerdan mucho al de Gil Robles en 1935. Cambia militar por judicial, cambia alzamiento por lawfare…Pero la Derechona sigue en la misma línea histórica.

  2. Adomaino

    1 de octubre de 2020 09:51 at 09:51

    Casado está consiguiendo que Europa nos meta un puro que vamos a pagar todos… No debería haber más preguntas para los miembros del PP en sus comoarrcencias de prensa que ¿Por qué se niega a negociar la renovación del ppder judicial?
    Pero desgraciadamente el periodismo da asco…

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes