Síguenos en

Búsqueda

Opinión

Ángels Barceló tiene más ganas de que caiga el Gobierno de coalición que el barrio de Salamanca

No se le hubiese notado nada si, en lugar de los micrófonos de la Ser, hubiese hecho hoy su homilía política desde la Cadena Cope

Es de sobra conocido que Ángels Barceló no tiene ninguna simpatía por el Gobierno de coalición, que en su sueldo va la obligación de atizar a Unidas Podemos, de trabajar a favor de los intereses de su empresa y que sus pagadores se sentirían más cómodos con un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, que volviera a apretar un poco más las tuercas a los trabajadores y que de esta crisis los dueños de España salieran con derecho a usar el látigo, un palo, una fusta o las tres cosas a la vez.

Ángels Barceló se ha levantado este jueves con ganas de derrocar al Gobierno de España, el que eligió el Congreso de acuerdo al mecanismo emanado de la Constitución Española y en sintonía, aunque a veces se les olvida a los constitucionalistas de plastilina, con el voto que libremente depositaron los españoles en las urnas el 10N.

No se le hubiese notado a Ángels Barceló nada si, en lugar de los micrófonos de la Ser, hubiese hecho hoy su homilía política desde la Cadena Cope, emisora que al menos es sincera y honesta y no esconde para qué intereses trabaja. Barceló, sin embargo, un día monta una mesa lacrimógena sobre las condiciones insoportables de las kellys de los hoteles españoles y a los dos meses te monta un intento de golpe de Estado para derrocar al gobierno de coalición por aspirar a derogar íntegramente la reforma laboral que dará dignidad y derechos a las kellys.

Cuando se hace propaganda y no periodismo y los contratos millonarios son a cambio de hacer de vocera de los grandes poderes económicos, que sostienen los créditos financieros del Grupo Prisa, empresa que le paga al año a Ángels Barceló lo que una camarera de piso sufridora de la reforma laboral del PP no ganará en siete vidas que tuviese,  es posible que un lunes se llore por los sueldos de miseria de las víctimas de la reforma laboral y un jueves se salga en defensa de esa legislación que ha destrozado el mercado laboral y condenado a un tercio de la población española a vivir en la exclusión social.

Ángels Barceló tiene más ganas de que se rompa el Gobierno de coalición que los vecinos del barrio de Salamanca o de Pedralbes, el más rico de Barcelona, que seguro que conoce más de cerca. Encima la suerte le sonríe y hoy tenía de invitado a Edmundo Bal, portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, para que dijera en boca ajena lo peligroso que es este gobierno de comunistas, bolivarianos, radicales, extremistas que quiere que la señora que friega el estudio de radio de Ángels Barceló tenga un sueldo digno y una legislación laboral que no ampare la explotación en nombre del enriquecimiento de unos cuantos privilegiados.

Derogar la reforma laboral es defender sueldo digno en sectores que han visto desde 2012 reducidas sus nóminas en un 25 y 30%. Un sueldo digno, no la cifra millonaria que recibe la periodista preferida del IBEX-35 por levantarse cada mañana a trabajar por la ruptura del Gobierno de coalición que está poniendo en el centro de su agenda la recuperación de derechos para los que en los últimos diez años lo perdieron todo: los derechos y hasta la esperanza.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA