fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Deporte

Ansu Fati, otro migrante al que obligaron a ser un héroe

Todavía no tiene ni 18 años. Le quedan más de dos meses para cumplirlos. Pero, y aunque se ha confirmado que el Mexit deberá esperar, al menos, al año que viene, sería mentira decir que en él no están depositadas buena parte de las esperanzas del futuro en Can Barça.

Ansu Fati Vieira es de Guinea-Bisáu, país situado al oeste de África. Fue la primera colonia portuguesa del continente que consiguió oficialmente la independencia. Hacia la antigua metrópoli fue Bori Fati, su padre, con su madre, Maria Lourdes Vieira. En 2001, con la madre encinta, el padre de esta familia musulmana viaja a Herrera (Sevilla). Ansu no se mudaría a España hasta que cumple seis o siete años. “Yo no sabía que jugaba al fútbol”, reconoce su padre, que militó en el Sporting de Bafatá, ciudad en la que nació Maria Lourdes.

Hay un personaje inesperado, que parece salido de un artículo de otro género, fundamental para que todos los Fati Vieira se reunieran en nuestro país. No es otro que el alcalde de la aldea gala socialista de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo. “Fue él quien apostó por mí”, reconoce. “Bori, el padre de Ansu, llegó en muy malas condiciones. Creo que era 2001. Tenía papeles falsos porque le habían engañado. Yo le ayudé a ponerlos en regla. También pagué los billetes del chaval, sus hermanos chicos, la mujer... Traje a todos”, corrobora el alcalde.

Con siete años, una multitud aparece en la puerta y obliga a Bori a ver como su hijo regateaba a todas las piernas del campo. Pablo Blanco, el coordinador de la cantera del Sevilla FC, apareció “al día siguiente”. Fue directamente a charlar con Bori. Tanto Ansu como su hermano Brahima, también futbolista, empezaron a jugar en el club hispalense. Era 2011.

Los Fati duraron poco en el Sevilla. Tanto Madrid como Barça, dos tiburones capaces de robar canteranos incluso de gigantes como el campeón de la Europa League, los querían. El Madrid, y después el Sevilla en la contraoferta, ofrecían más dinero, pero el Barcelona vino con un contrato a la casa de sus padres. A Fati le convencieron, además, las instalaciones de la Masía. Como castigo, y con nueve años, los de Monchi le dejaron un año sin jugar. Ahora todos viven en Barcelona. Cuando el vástago debutó con la elástica blaugrana, el pai  reconoció ante las cámaras que ya se podía morir. “Soy feliz para toda la vida

Baru era su representante hasta hace dos semanas. En esa maraña también han tejido, que sepamos, el hijo del que guardó la servilleta que firmó Messi (Junior Minguella) y el hermano de Messi (Rodrigo Messi). Ahora es Jorge Mendes, el todopoderoso agente de Cristiano.

Cuando Fati vistió por primera vez el dorsal 31 tenía 16 años. Tardó menos de una semana en marcar con el primer equipo. Lo hizo en el Sadar, de cabeza, a pesar de que apenas mide 1,78. Ese año acabó con siete goles en la Liga, y con una mochila mucho más pesada: ser la promesa de la que todo el mundo habla. El 3 de septiembre, ayer desde la perspectiva temporal del que escribe, Ansu se estrenó con la absoluta. Casi lo hace con gol, de cabeza también, pero se lo anularon. Según salió agitó el partido. Los seguidores de la Roja, incluso con la derrota, se habrían ido contentos. Ha nacido una estrella. Y es de Guinea-Basáu, un país que no ha debutado nunca en un mundial. En 2017 estuvieron en la Copa de África. Quedaron últimos.

Fati no solo ha debutado en la temporada de la pandemia. También lo ha hecho en un contexto en el que todos esperan demasiado de él. Empezando por La Liga, que está perdiendo nivel, ingresos y estrellas. Continuando por su club, en plena recomposición deportiva y en plena descomposición institucional. Siguiendo por las marcas, televisiones, agentes e intermediarios que, ya hemos visto, pululan a su alrededor. Y terminando por su selección de acogida, que ve en Ferrán Torres, Eric García o él una esperanza para terminar de renovar la plantilla que ganó dos Eurocopas y un Mundial y cuyo relevo paulatino no ha estado a la altura en los siguientes tres torneos.

Ansu ahora es la promesa de un héroe. Junto a Iñaki Williams o Sadio Mané forma parte de esa clase de migrantes a la que nadie es capaz de preguntarle si llegó con papeles. Fati, que tiene la edad de un mena, ya no es un problema, sino la  llave para la solución de muchos. De villano a héroe por culpa de un talento con el balón que, claro, no tiene casi nadie.

Su escalada es tan rápida como la de aquel joven de Mali que se encaramó a la fachada de un edificio y salvó a un niño de cuatro años que colgaba del balcón. De sin papeles pasó a ser un héroe, el Spiderman de Mali, recibido incluso con honores por Emmanuel Macron. No sabemos qué le habría ocurrido si ese chico no hubiera estado a punto de perder la vida. Si el tren de la heroicidad no hubiera pasado por su parada.

¿Qué habría sido de Ansu si su padre no hubiera podido llegar a Portugal? ¿Qué si no se hubiera topado con el alcalde comunista de Marinaleda? ¿Qué si no le hubiera descubierto el Sevilla? Y, sobre todo…¿qué si únicamente fuera un futbolista con descaro, y no la gran promesa de la Liga, el Barça, la Selección y Jorge Mendes? Nada. No sería nadie. O peor, sí. Un mena. Un problema. Y no un héroe que viniera a solucionarlos.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA