fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Antes y después del fuego: el desastre de Moria

Unidas Podemos ha pedido a la Unión Europea que no pase de puntillas por esta tragedia humanitaria

“Para que el infierno sea noticia tiene que arder”. Así comienza el especial que está elaborando en la revista La Marea la periodista Patricia Simón sobre la situación del campamento de Moria, incendiado el 9 de septiembre.

El grupo de Unidas Podemos en la Unión Europea ha intentado que no se pase de puntillas por el asunto. No es para menos. En el campamento, situado en la isla de Lesbos (Grecia), se hacinan 13.000 personas, aunque su capacidad es de 4.000. El gobierno griego quiere obligar a los refugiados a ingresar en un nuevo recinto, bajo la amenaza de suspender sus solicitudes de asilo. Muchos no quieren. “De Moria, por lo menos, podíamos entrar y salir, pero este es una cárcel: una vez que entras, ya no tienes permitida la salida”, explicaba a la periodista Mustaza Rizai, de 28 años y origen afgano.

Aglomeraciones. Es lo que ha visto la diputada Idoia Villanueva, que junto con una expedición de su grupo han ido a visitar la zona. “Es un campo que no está para nada con el mínimo de condiciones básicas para atender siquiera a las personas que ya están dentro”. Villanueva considera una “verdadera barbaridad” que el recinto esté clausurado. “No hay camas, ni electricidad, ni hospital…”, resumía Rizai.

Las condiciones anteriores no eran mejores. Relata Álvaro García en ‘El País’ que había una letrina para cada 150 personas, y una ducha para 500. “Moria ya era un infierno antes de arder”, resumía la eurodiputada en una intervención en el Parlamento Europeo. Sobre el terreno, ha visto, por ejemplo, a personas que tratan de aislarse del Covid detrás de concertinas. Sus condiciones no son, ni de lejos, las necesarias para afrontar la recuperación de una enfermedad pandémica que requiere de precaución exhaustiva.

 



Explica Acnur que los campos de refugiados son, por definición, provisionales. Pero es esa temporalidad, esa excepcionalidad, la que facilita que se produzcan situaciones como ésta. “Moria no era una excepción, es un sistema: es el destierro de las personas solicitantes de asilo en espacios de no-derecho aislados: las islas de las que no se puede escapar ni cuando arden”, finaliza el último artículo publicado hasta la fecha por Simón.

“No es un accidente”

No es un accidente, es la consecuencia directa de las políticas nefastas, hostiles de migración y fronteras de la Unión Europea. Seguimos exportando armas a países de conflicto, seguimos expoliando recursos y alimentando guerras de dónde huyen millones de personas y cuando llegan, las que llegan, las metemos en tiendas de campaña y las negamos el derecho de pedir asilo” Así sintetizaba en el Europarlamento Villanueva la situación que se ha encontrado hoy y que seguirá comprobando in situ mañana.

“Debemos reubicar inmediatamente a todas y cada una de estas personas. No a solo niños y niñas, y no solo de Moria: también de Samos, Quíos, Calais y todos los campos que se extienden a lo largo de nuestro territorio.Debemos acabar con la militarización de las fronteras, luchar de forma decidida contra las mafias, ofrecer vías legales y seguras de llegada y garantizar un pacto de migración y asilo”, exigen desde el grupo de la izquierda europea. Piden, en resumen, “respetar y cumplir el derecho internacional”. 

 Desde Médicos sin Fronteras, una de las organizaciones más presentes sobre el terreno, tienen claro que serviría para empezar la solución. Y que no.

“Crear otro Moria no va a resolver la situación. Es una pesadilla cíclica. Desde el acuerdo de la Unión Europea y Turquía en 2016, todos los años vemos los mismos traumas: graves problemas de salud mental y otros graves problemas médicos que se deben a las horrendas condiciones de vida. Sabemos que los países europeos quieren donar fondos, bienes o ayuda. para esta emergencia. Pero no es una solución. La única forma de resolver esto es que los Estados europeos y Grecia saquen a estas personas de la isla y las lleven a un lugar seguro donde puedan, al menos, recuperar algo de dignidad y empezar una nueva vida”. 



Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA