fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Antidisturbios

Antidisturbios

He visto del tirón ‘Antidisturbios’, como recomendaba Carlos Boyero en su crítica Sorogoyen, el rey de la adrelanina. No es una serie sobre la dureza de la Policía ante situaciones desesperadas como los desahucios, ni sobre las actitudes repudiables moral y legalmente que algunos miembros de los cuerpos policiales pudiesen tener. Ver eso es ver el dedo y no la luna a la que apunta. Por eso, las críticas a la misma de algún sindicato policial, particularmente el más ultra, no se entienden.

Podría ser al revés, los sindicatos policiales y todos y cada uno de sus miembros podrían perfectamente elogiar la serie. Lo que dibuja ‘Antidisturbios’ es cómo determinados poderes económicos, trabados con algún (algunos) jueces que gozan de impunidad en sus decisiones a sabiendas injustas, conniventes con policías corruptos, usan a policías de carne y hueso (es verdad que algunos con más cuerpo que cerebro), no para el servicio al Estado y la sociedad, sino para el servicio a intereses de parte muy concretos y muy dañinos.

La serie describe a la perfección cómo funciona lo que podríamos llamar “paraestado”, una suerte de triángulo formado por grupos económicos con vínculo o propensión a construir tramas mafiosas, cloacas en las administraciones judicial y policial y, en España, cómo no, determinados medios de comunicación que trabajan para elevar a verdad la mentira con el fin de manipular la opinión publica en beneficio de intereses muy concretos. Les suena.

La serie incluso humaniza a los polis antidisturbios por muy aspecto de fieros que tengan. Son gente con sus historias y sus familias, moralmente malos, buenos, o abrumados por su situación, su trayectoria o su responsabilidad. Muy condicionados por un trabajo durísimo del que parecen inconscientes que en demasiadas ocasiones no es para servir a la patria sino para servir a quienes se creen, y de hecho suelen serlo, dueños de la patria.

Creo que los líderes sindicales de la policía no han visto ‘Antidisturbios’ entera, puede verse en Movistar, tal vez se han quedado en el capítulo 1, trepidante, tal vez han llegado al 2. Ni la Policía ni sus antidisturbios son los auténticos malos en ella. Los malos, como en el gran cine, son los que, escondidos, mueven los hilos de las adiestradas marionetas.

La serie es de una calidad excepcional, te atrapa de principio a fin. Todo funciona en ella: las actrices y los actores, las escenas de acción, las de diálogo y las tipo Aaron Sorkin; la posición de la cámara siempre, especialmente en las operaciones del equipo de antidisturbios; la trama y, una gran idea, que la auténtica protagonista sea una inspectora de policía joven, testaruda, inteligente y libre.

No haré ni un solo comentario sobre el desenlace. Véanla y saquen sus conclusiones. Si son polis con más motivo, no va contra ustedes.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes