fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Archivada la causa contra Ortega Smith por decir en televisión que las Trece Rosas “torturaban, violaban y asesinaban vilmente”

El Tribunal Supremo, contra el criterio de la Fiscalía, no ve delitos ni de incitación al odio ni de calumnias e injurias graves con publicidad por parte del ‘número dos’ de Vox

Archivada la causa contra Ortega Smith por decir en televisión que las Trece Rosas “torturaban, violaban y asesinaban vilmente”
Javier Ortega Smith (derecha); al fondo, un grupo de mujeres entre las que se encuentran las Trece Rosas, fusiladas por el franquismo en 1939 en Madrid

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha archivado la causa contra Javier Ortega Smith,‘número dos’ del partido ultraderechista Vox y diputado en el Congreso, por manifestar, el 4 de octubre de 2019 en el programa de Televisión Española ‘Los Desayunos de TVE’, que sobre las Trece Rosas –como se conoce a las 13 jóvenes republicanas fusiladas por el franquismo en 1939 en Madrid– “se ha mentido en la historia”, pues “lo que hacían era torturar, violar y asesinar vilmente”. Contra el criterio de la Fiscalía, el Supremo ha inadmitido a trámite la querella interpuesta por la asociación Trece Rosas Asturias y por familiares de una de las Trece Rosas contra Ortega Smith por delitos de incitación al odio y calumnias e injurias graves con publicidad, y ha archivado la causa al considerar que los hechos no son constitutivos de delito.

Respecto del delito de calumnias e injurias graves con publicidad, la Sala comparte el criterio de la Fiscalía de que, tras la reforma del Código Penal de 1995, la acción penal por esos delitos se extingue con el fallecimiento del ofendido. Sin embargo, respecto del delito de incitación al odio –cuya existencia fue apoyada por la Fiscalía–, la Sala no comparte el criterio de la Fiscalía y sostiene que la función jurisdiccional en estos casos consiste en valorar “si la conducta que se enjuicia constituye el ejercicio legítimo lícito del derecho fundamental a la libertad de expresión y, en consecuencia, se justifica por el valor predominante de la libertad o, por el contrario, la expresión es atentatoria a los derechos y a la dignidad de las personas a que se refiere, situación que habrá de examinarse en cada caso concreto”.

Y en este caso concreto, la Sala determina que “entender que las afirmaciones del querellado sobre la actuación de las Trece Rosas pueden constituir un sentimiento lesivo para la dignidad de estas personas podría aceptarse” –aunque insiste en que la acción penal por los delitos de calumnias e injurias graves con publicidad se extingue con el fallecimiento del ofendido–, pero “debe rechazarse la extensión” que tanto los querellantes como la Fiscalía “realizan a la de las personas que en el día de hoy participan de la misma ideología que aquellas, y menos aún como una incitación al odio con una capacidad de peligro relevante”. Y es que para el Supremo la “potencialidad de la conducta” de Ortega Smith para la “creación del peligro” no existe.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

8 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes