fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Casi 400 periodistas presos

Reporteros Sin Fronteras denuncia en su balance de 2020 que el número de mujeres periodistas encarceladas ha aumentado un 35% con respecto a 2019 y teme que se agrave la salud física y psicológica de Assange, preso en Reino Unido

Casi 400 periodistas presos
Julian Assange

Reporteros Sin Fronteras ha presentado este lunes su balance anual de periodistas encarcelados, secuestrados y desaparecidos correspondiente a este año 2020, que destaca que, a fecha del pasado 1 de diciembre, hay en el mundo un total de 387 periodistas presos –además de 54 secuestrados y cuatro desaparecidos– como consecuencia directa del ejercicio de su profesión, lo que supone un incremento del 17% en los últimos cinco años, cuando eran 345, y mantiene la cifra global en máximos históricos. Según el informe, 236 de los 387 periodistas presos –el 61%– lo están en cinco Estados: China (117), Arabia Saudí (34), Egipto (30), Vietnam (28) y Siria (27). Por su parte, de esos 387 periodistas presos, 345 –el 89%– son hombres y 42 –el 11%– son mujeres, lo que supone que el número de mujeres periodistas presas ha aumentado un 35% con respecto al año pasado, cuando eran 31.

El informe destaca casos como el del periodista eritreo –nacionalizado sueco– Dawit Isaak, que este año ha cumplido 7.000 días en prisión y que es el reportero que más tiempo lleva preso en el mundo. “Detenido sin motivo aparente, jamás juzgado y nunca condenado, lleva encarcelado en secreto desde 2001 y su familia no ha tenido una prueba de vida suya desde 2005”, denuncia RSF, que el pasado mes de octubre presentó una causa por crímenes contra la humanidad contra el presidente de Eritrea, Isaias Afwerki –que lleva en el poder desde 1993–, y contra otros mandatarios del Estado africano, que se encuentra en el puesto 178 de 180 de la clasificación mundial de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras, que encabeza Notruega.

Y casos como el del periodista australiano –nacionalizado ecuatoriano– Julian Assange, fundador de ‘Wikileaks’ y preso en la cárcel de alta seguridad londinense de Belmarsh mientras se considera su solicitud de extradición a Estados Unidos. RSF denuncia que Assange “ha visto cómo se deterioraban considerablemente sus condiciones penitenciarias a causa de las medidas de confinamiento vigentes” en Reino Unido, que se encuentra en el puesto 35 de la clasificación mundial de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras. “A causa de los riesgos, no le ha sido posible llegar a la sala de videoconferencias para asistir a todas las audiencias” y “la proliferación de casos de COVID-19 en el pabellón penitenciario donde se encuentra preso también ha acentuado el aislamiento en su celda, lo que hace temer que se agrave el deterioro de su salud física y psicológica, ya muy afectada”, denuncia RSF.

Al hilo del informe pero con respecto al Estado español, el presidente Reporteros Sin Fronteras España, Alfonso Armada –editor del digital ‘FronteraD’–, se ha quejado en un texto de que desde las administraciones central, autonómica y local se ha hecho “lo imposible para que los estragos de la pandemia no se vieran” y ha asegurado que “la muerte en cantidades atroces es inaceptable y merece una explicación, un relato y un luto que no se han hecho”. No se trata de “cultivar el morbo” o de “no respetar la dignidad y la intimidad”, sino de “asumir que la muerte forma parte de la vida”, ha añadido Armada, que ha asegurado que “muchos fotógrafos curtidos en los frentes de Libia, Siria, Afganistán, Congo o Yemen” pidieron apoyo a RSF porque han tenido “más dificultades” para hacer fotos en España –que está en el puesto 29 de la clasificación mundial de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras– que en dichas zonas de conflicto. “En Reporteros Sin Fronteras pensamos que si no se ha tomado verdaderamente conciencia de lo que el coronavirus supone, es porque hasta hace nada apenas se han mostrado sus estragos”, ha insistido.

Derogación de una parte de la ley mordaza

Por otro lado, Armada ha destacado que RSF celebra “que el Tribunal Constitucional derogara una parte de la llamada ley mordaza especialmente lesiva para la libertad de prensa, la que se refería a la prohibición de grabar y difundir imágenes de las actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que la organización ha venido denunciando desde que era un mero proyecto de ley”.

En el Estado español, no constan periodistas actualmente presos como consecuencia directa del ejercicio de su profesión, aunque los ha habido. El último de ellos fue Jabier Salutregi, último director de ‘Egin’, diario vasco cerrado en 1998 por una orden judicial que sería revocada por la propia justicia española en 2009 –que sin embargo ratificó la prisión de los periodistas condenados–, a pesar de lo cual la reapertura del periódico no fue posible, debido al tiempo transcurrido. Salutregi salió de la cárcel en 2015 –17 años después del cierre de ‘Egin’– y Reporteros Sin Fronteras reconoció que su encarcelamiento –llevado a cabo en tres fases que sumaron siete años y medio de prisión en las cárceles de Alcalá Meco (Madrid), Picassent (Valencia) y Burgos– no tiene parangón en el continente europeo, y es que Salutregi sigue ostentando el triste récord de haber sido el único director de periódico encarcelado en la Europa del siglo XXI.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes