fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

Claves para revivir un partido

Un partido no puede permitirse estrenar nombre en cada nueva cita electoral, no existir físicamente ni ser incapaz de formar cuadros políticos relevantes. Necesitamos un proyecto que enfrente al neoliberalismo

Necesidad partido Podemos
Por Karim Agharbi.

A veces tengo la sensación de que Podemos es un velocista obligado a correr una maratón. Un atleta de carreras explosivas, pero que lleva años corriendo. Y quizás en esa incongruencia entre momento y herramienta, resida la razón de los malos resultados de Unidas Podemos.

La coalición forma parte del gabinete más progresista de la historia reciente, que con apenas seis meses de gobierno ha hecho avances y ha hecho notar su presencia en el Ejecutivo. Estas medidas adoptadas por el Gobierno, con las que creo sintoniza una parte importante de la sociedad, no se entienden sin la presencia de Unidas Podemos, y lo mismo ocurrió con los ayuntamientos del cambio.

Y sin embargo, poniendo el foco en lo interno: ¿qué sucede para que Podemos-Unidas Podemos esté en esta situación? ¿Por qué parece que cada cita electoral podría ser la última?

Cuestión nacional y Madrid-centrismo

En los últimos años, el marco en el que se ha movido la política ha sido la cuestión nacional y el malestar con el Madrid-centrismo. En este contexto, el discurso federalista de Podemos ha quedado en tierra de nadie antes de poderlo construir sobre buenos cimientos.

Los intentos por resignificar España no llegaron a tiempo frente a la oleada nacionalista del PP y VOX, igual que parece que el discurso de la nación de naciones no ha terminado de calar en aquellos lugares donde hay movimientos nacionalistas o regionalistas, más o menos de izquierdas. El auge del PNV, Bildu, BNG, ERC y VOX, la aparición de Teruel Existe y la estrategia de Teresa Rodríguez en Andalucía, responden a un mismo mar de fondo que UP no está sabiendo navegar.

¿Y la unidad?

Otra razón es la famosa unidad. Es bien sabido por los politólogos que la unión no necesariamente suma, pero la división siempre resta. Y es que tanto en Podemos, IU y EQUO ha habido luchas, separaciones y traiciones desde hace 5 años. No las vamos a enumerar aquí, pero que cada uno eche sus cuentas y seguro que se olvida de alguno.

El origen de todo esto podría surgir en ese velocista que fue el primer Podemos. Utilizaron un lenguaje aglutinador para atraer a tendencias políticas muy diferentes y con la vista puesta en unas elecciones que debían vencer en un sorpresivo sprint final. Para ello crearon una máquina de guerra electoral. Pero la sucesión de elecciones nunca acababa y se asentaron dinámicas que no facilitaron una cultura política común que ayudase a dirimir las diferencias.

Tiene que haber futuro

La dirección no supo resolver diplomáticamente estás tensiones, al igual que la “oposición” no lo puso fácil y no confrontó lealmente nunca a la dirección, por un lado conspirando y por otro legitimando aspiraciones individuales en lugar de plantear intereses colectivos y asumir las derrotas congresuales. Todo esto ha supuesto una sangría de votos, fuerzas y militantes que todavía continua. Convirtiendo la necesidad de una nueva cultura política dentro de la organización en asunto prioritario.

En esta carrera por alcanzar el gobierno se han quedado atrás los relevos. No hablo de dimisiones, pienso que la dirección de Podemos no ha terminado su ciclo y que deben seguir al frente, pero bien harían siendo previsores e ir preparando un relevo, dando visibilidad a caras nuevas. Es necesario, y esto es aplicable también a IU, que se demuestre que hay futuro más allá de Irene Montero, Pablo Iglesias y Alberto Garzón.

La necesidad apremia

Por último, un problema propio de los partidos que han surgido en el desencanto es su falta de asentamiento, su falta de pie en todos los rincones de España, elemento que se ha demostrado útil en la resistencia de los partidos que enfrentaron el envite de la "nueva política", sirvan como ejemplo el PSOE y BNG.

Este problema lo tiene Podemos y en mayor medida Unidas Podemos, marca electoral que parece no aspirar a disolverse, pero tampoco a asentarse definitivamente. Pero qué futuro puede tener un partido que por no tener no tiene ni perfil en las redes sociales. Entiendo que es un debate difícil, que hay miedo a nuevas divisiones, sentimientos identitarios que temen la disolución de IU, del PCE o Podemos, pero al mismo tiempo es una necesidad crear un partido que funcione. Porque un partido no puede permitirse estrenar nombre en cada nueva cita electoral, no existir físicamente ni ser incapaz de formar cuadros políticos relevantes.

Muchos son problemas que vienen de largo, y es muy complicado pararse a construir e invertir esfuerzos en resultados a medio plazo, más en estos tiempos frenéticos en los que una semana parece un mes. Pero vienen días difíciles y necesitamos un partido fuerte que enfrente al neoliberalismo.

 

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA