Síguenos en

Búsqueda

Opinión

Colocón de banderas

Piensan que unos  pedazos de telas en tres tonalidades les hacen destacar en el ámbito del espectáculo

Karmele Marchante La Última Hora Noticias

Lo primero que me he propuesto para escribir  este tema es ir y palparlo un día cualquiera en la cartografía de sus recorridos por varios barrios madrileños. A saber, comencé por la Avenida de la Albufera, festoneé el Retiro, donde Pacífico simboliza la transición y en Vallecas, pasado el puente me abofetearon las dos españas, los extremos de la tabla social. Me cuenta una colega que en Retiro habita una familia cada 70 metros cuadrados mientras que en Vallecas viven mínimo ocho en 30. El postre del de Salamanca lo dejé para para el final. Es su zona cero, de allí ha salido este “golpe de estado silencioso”.

No es lo mismo la distancia sanitaria que la social. Pero en ese y por extensión a otros barrios Madrid se empecinan en unirlas. L@s prim@s, herman@, parientes e hij@s de la Gürtel y demás bandas de corrupción están teniendo estos días unas sobredosis de éxtasis cuando se ponen las banderas en plan foulard Gucci. Son colocones que les salen baratos y suplen a los lexatines anti angustias izquierdofóbicas. Luchan por ocupar un lugar en la pasarela de la notoriedad política. Y ya son ganas porque la calle Núñez de Balboa, para quien la conozca es angosta y contaminada. Difícil de entender que una vía vulgar  tan llena de coches y aceras parcas les super chifle como puesta en escena de celebraciones públicas de lo que creen es excepcional cuando est@s seres puchero en mano no lo son bajo ningún concepto. Piensan que unos  pedazos de telas en tres tonalidades les hacen destacar en el ámbito del espectáculo.

Lo peor que les puede pasar a estos colectivos trashumantes es que un hijo les salga con pendiente y pelo recogido en “coleta” o una hija con novia

Entiendo que una horda de esta ciudadanía de papel couché sienta algo la primera vez que toman una calle en plan manifestación. Nunca lo han hecho y por eso ahora la mezcla de tanto utensilio y cachivache les haga levitar a falta de cotidianidades domésticas. Lo peor que les puede pasar a estos colectivos trashumantes es que un hijo les salga con pendiente y pelo recogido en “coleta” o una hija con novia. Y ya no digamos trans o sanitari@ porque eso les llevaría a la muerte súbita y no por el virus que tanto les coarta. O que sus jóvenes pimpoll@s dediquen horas a chutarse porno antes que sorprenderlos ojeando El Kapital. No es que pase siempre, pero pasa. Les asusta pensar que las calidades personales dependan de la estética y no del conocimiento. Aunque me divierte adivinar que bajo un pelo engominado, varias pulseritas tricolores en la muñeca y un pendón a guisa de capa, encima de un Armani puedo atisbar a un putómano de manual , un traficante malhechor, un maltratador de mujeres o un angelito exterminador de moros. Sin olvidar que los joyones de las rubicundas y uniformadas señoras están hechos con aquel oro de Moscú que el rojerío, (sic), guardó celosamente entre las piedras del Valle de los Caídos.

Hay veces en que las apariencias juegan al engaño. Con mis propios ojos he visto a una cariátide con rasgos de mujer de mundo adobada en abundancia, arrastrando la mucama cosida a una mano de almirez. ¿Sabrá esa madama, me he preguntado sorprendida hacer un sofrito...?

Necesitaban notoriedad y la cosechada por desfilar ante las cámaras les facilita la impresión de tener un camino por recorrer con tanques triunfales y una meta hacia el éxito de algo extraordinario. Es el remate hacia “su revolución” contra un Gobierno comunista-bolivariano-venezolano-asquerosamente feminista y lleno de suci@s progres.

Hasta el momento a nadie se le ha ocurrido calcular que esa proporción de egoísmo y psicopatía posiblemente sea una ecuación que podría regalarnos curiosos resultados

A falta de consignas con mensaje el grito de “libertad para ir a las tiendas de lujo de su peculiar milla” es como un tobogán de enorme seducción. Son un puñado de corazones desengañad@s y serviles prestos  para una fácil manipulación. Personalidades de diván, pueriles, simples que ensayan en el asfalto el enrevesado arte de la pérdida de vergüenza mientras un conjunto de mentes perversas bendicen sus acciones con promesas de nuevos paraísos relacionados siempre con la renta per cápita y el ansia de triunfo social amasado en los intereses de sus fortunas en nirvanas fiscales . Hasta el momento a nadie se le ha ocurrido calcular que esa proporción de egoísmo y psicopatía posiblemente sea una ecuación que podría regalarnos curiosos resultados.

No cuela desear el reconocimiento de su grey y sentir  bochorno porque tener un “ratito” de gloria y famoseo tiene un precio que se paga aceptando una verdad, su falso patriotismo. Ese que les da alas para ensoñaciones de estrafalario exhibicionismo con ínfulas de poseer la verdad absoluta bajo el amparo de la libertad de expresión. Conozco bien a est@s especímenes porque l@s he frecuentado en mesas de restaurantes, corridas de toros, sillones de peluquería o amantes de paso en largas noches de farra. Nunca en bibliotecas, museos o cines de culto ya que en su inmensa mayoría no han pisado un Campus ni para hacer pic nic.

La mayoría de esas camadas de crías rubicundas viven a lo grande a costa de la fortuna de sus familias. Son almas endogámicas que se relacionan, copulan, engendran y unen ambiciones entre su misma tribu. Pureza de sangre  y enseñas son sus símbolos de promoción y distinción. Por eso se embriagan con las rojigualdas que cumplen la misma función que un “satisfayer”. Dado mi saber sobre dichos clanes tengo la certeza de que entre sus sábanas de raso esconden las miserias sexuales de la doble moral que aprendieron en colegios de pedófilos con faldas. De ahí que tengan esa necesidad de faenar a la sombra de tan coloridas divisas.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA