fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Como si Vox comprara ‘El País’

Álvaro Uribe quiere imponerle a Iván Duque, a quien colocó en la presidencia de Colombia, la ruptura de las relaciones diplomáticas con Cuba. Es el agradecimiento al gobierno de Cuba por haber acogido en La Habana las negociaciones con las FARC. Los cubanos aconsejaron a la guerrilla colombiana que se desmovilizara, haciendo méritos con Obama.

Para conseguir la ruptura, el uribismo feroz ha sembrado en la revista ‘Semana’ un supuesto informe de los servicios secretos que acusa a la embajada cubana en Bogotá de conspirar para desestabilizar a Colombia y facilitar la victoria de la izquierda en las próximas elecciones presidenciales.

‘Semana’ era la revista más influyente de Colombia. Anclada en las estirpes presidenciales de los Santos y los López, fue el semanario del régimen bipartidista (liberales y conservadores) con la capacidad de camuflar el despotismo de los grandes grupos económicos pero denunciando a veces los excesos de la violencia del autoritarismo.

La ha comprado ahora un empresario, Gabriel Gilinski, tan demócrata como nuestro Florentino, que se identifica a gritos como uribista y trumpista y le ha encargado la dirección del semanario a Vicky Dávila, la princesa paramilitar del periodismo colombiano a la que de mayor le gustaría parecerse a Ana Rosa Quintana. La operación del uribismo contra Semana es como si Vox comprara El País.

Parece que los fascistas colombianos, con Uribe pendiente de su procesamiento por complicidad con los narcoparamilitares, temen perder el año que viene frente a la izquierda agrupada en torno a Gustavo Petro. Ya consiguió ocho millones de votos contra los diez del uribista Iván Duque y en 2022 puede ganar si rompe la histórica abstención de las elecciones en Colombia. Para intentar neutralizarlo, el poder político, económico, militar y mediático pretende cubanizarlo con una catarata de veneno digitalizado.

Hay que anotar en la agenda de las alarmas los nombres de Gabriel Gilinski y Vicky Dávila porque tienen amigos muy peligrosos en lo peor del periodismo venéreo de nuestro país y seguro que les ronda la tentación de colaborar en el acoso al gobierno de coalición.

Una de las estrellas de la nueva ‘Semana’ es la periodista hispanocolombiana Salud Hernández Mora, colaboradora de El Mundo, que estuvo relacionada con el Partido Popular y a la que en Colombia consideraban amiga del comandante paramilitar Carlos Castaño+

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes