fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Crear una empresa pública de energía, la única forma de que las eléctricas dejen de jugar con el recibo de la luz

Unidas Podemos no logró incluir ese punto de su programa electoral en el documento de su pacto de gobierno con el PSOE, pero Belarra insiste en que esa empresa pública introduciría “transparencia” y “competencia” en un mercado eléctrico que constituye “el problema fundamental de la factura de la luz en España”.

Crear una empresa pública de energía, la única forma de que las eléctricas dejen de jugar con el recibo de la luz
Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales del Gobierno de coalición

Por primera vez en todo el régimen del 78, un Gobierno –el actual Ejecutivo de coalición de PSOE y Unidas Podemos– ha tomado medidas para recortar los beneficios de las eléctricas y destinarlo al abaratamiento del recibo de la luz, que prevé reducir en torno a un 15% en el horizonte de los próximos cinco años. Esas medidas son dos, y ambas las tomó el Consejo de Ministros el martes pasado. Una, cuando acordó iniciar la tramitación del anteproyecto de ley que reducirá los ‘beneficios caídos del cielo’; unos 1.000 millones de euros anuales para destinarlos a abaratar el recibo de la luz. Otra, cuando acordó elevar a proyecto de ley, para remitirlo al Congreso, el anteproyecto de ley de creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico; unos 6.500 millones de euros anuales también para destinarlos a abaratar el recibo de la luz.

Ese mismo día entraban en vigor las nuevas tarifas eléctricas, y este lunes –seis días después– FACUA-Consumidores en Acción ha denunciado en un comunicado que en los siete primeros días de este mes de junio el recibo de la luz del usuario medio se ha disparado un 42% y que el recibo de este junio –que ascendería a 86 euros, impuestos incluidos, si esos siete primeros días se extrapolaran al resto del mes– sería el tercero más caro de la historia, sólo por detrás de los 88,66 euros de uno de principios de 2012 y de los 87,81 euros de otro de principios de 2017. Por ello, la asociación de consumidores ha pedido que se abra una investigación sobre “las importantes subidas que están aplicando las grandes eléctricas en el mercado de la generación”.

Y es que surgen dos preguntas.

La primera: ¿es casual que esa espectacular subida se produzca precisamente cuando el Gobierno acaba de tomar medidas para destinar parte de los beneficios de las eléctricas al abaratamiento del recibo de la luz?

No lo parece. Más parece que las eléctricas están intentando repercutir en los usuarios ese recorte de beneficios, y más teniendo en cuenta el historial de esas eléctricas; la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ya sancionó en 2015 a Iberdrola con 25 millones de euros “por manipulación en el precio de la energía eléctrica” y en 2019 a Naturgy con 19,5 millones de euros “por presentar precios elevados en sus ofertas al mercado eléctrico, alterando el despacho de generación”.

La segunda: ¿es posible que las eléctricas dejen de jugar de esa forma con el recibo de la luz si no se crea una empresa pública de energía?

Tampoco lo parece, y es que, tras la privatización y liberalización del sector eléctrico –iniciada por el Gobierno de Felipe González y culminada por el de José María Aznar–, cinco grandes empresas eléctricas –Endesa, Iberdrola, Naturgy, la filial española de EDP Energía y Viesgo/Repsol– poseen la inmensa mayoría de la capacidad instalada y de la energía que se produce en el Estado español y controlan todas las redes de distribución y la inmensa mayoría de la electricidad vendida a los consumidores. Las cinco –y sobre todo las tres primeras: Endesa, Iberdrola y Naturgy– dominan tanto los mercados eléctricos –mayorista y minorista– como todos los segmentos –producción, distribución y comercialización– del sistema eléctrico, constituyendo así un oligopolio que controla un negocio de dimensiones colosales que les reporta cuantiosos beneficios garantizados por el Estado y financiados por el usuario.

Por eso la ministra de Derechos Sociales y candidata a secretaria general de Podemos en la próxima asamblea ciudadana estatal del partido morado, Ione Belarra, destacaba este domingo que el debate sobre “la urgencia de contar con empresas públicas estratégicas, especialmente energéticas” está cobrando “especial fuerza” e insistía este lunes en la necesidad de “plantearse qué podemos hacer de verdad para que no sean las eléctricas quienes tienen en sus manos el precio de la luz”, convencida de que “el problema fundamental de la factura de la luz en España es el mercado eléctrico”, precisamente ese “oligopolio en el que apenas tres empresas –Naturgy, Iberdrola y Endesa– acumulan, con un funcionamiento oligopólico, el 80% del mercado eléctrico de los hogares”.

Dos elementos clave

“Para nosotras está claro” qué hacer: “Apostar por una empresa pública de energía que apueste por la energía 100% renovable, lo que introduciría dos elementos clave en el mercado eléctrico”, ha añadido Belarra. El primer elemento, “transparencia”. “Ahora mismo no sabemos cuánto cuesta el kilovatio/hora de verdad; necesitamos una empresa pública que nos diga de verdad cuánto cuesta la electricidad en nuestro país”. El segundo elemento, “competencia”. “Una empresa pública no tendría afán de beneficio; vemos los beneficios millonarios de las eléctricas, y lo que necesitamos es una empresa que con un bien de primera necesidad no quiera hacer negocio sino asegurar el bien común y que las familias más vulnerables tengan acceso a la luz”.

Podemos siempre ha insistido en la necesidad de “crear una empresa pública de energía” para “llevar a cabo la transición ecológica” y “luchar contra el cambio climático” pero también para “bajar la factura de la luz”. “Con un mercado eléctrico dominado por un oligopolio privado, no es creíble que podamos acometer los objetivos planteados en el horizonte verde. Para conseguirlo, es necesario configurar un nuevo marco institucional y productivo bajo un control democrático. En el caso de la empresa pública eléctrica, esta será (…) un agente esencial a la hora de emprender esta transformación (…) También se ocupará de implementar una factura de la luz más baja y de garantizar que nadie sufra pobreza energética”, establece el programa electoral de la formación morada a las generales de noviembre de 2019, las que posibilitaron el actual Gobierno de coalición.

Sin embargo, Unidas Podemos no logró incluir ese punto de su programa electoral en el documento de su pacto de gobierno con el PSOE.

¿Por qué?

Entre otras cosas, porque las relaciones del PSOE con el oligopolio eléctrico al que abrió las puertas precisamente el Gobierno de Felipe González siempre han sido muy estrechas: políticos del PP, del PNV y de la antigua Convergència Democràtica de Catalunya pero también del partido liderado ahora por Pedro Sánchez acabaron sentados, y no por casualidad, en los consejos de administración de las grandes eléctricas. Son los casos de Elena Salgado en Endesa, Manuel Marín en Iberdrola, Narcís Serra o el propio González en Naturgy –antigua Gas Natural Fenosa– o Pedro Solbes en Viesgo/Repsol.

En el programa de su pacto de gobierno con el PSOE, Unidas Podemos no logró incluir la creación de una empresa pública de energía, pero sí consiguió introducir los compromisos de proteger “al 100%” a las “familias vulnerables en situación de pobreza energética” prohibiendo “los cortes de suministros básicos de agua, luz y gas en las primeras residencias cuando el impago se deba a motivos ajenos a la voluntad de sus titulares, como la pobreza sobrevenida, y a las personas que estén padeciendo una situación de vulnerabilidad” o de impulsar “la elaboración de normas legales necesarias para reformar el mercado eléctrico, de forma que la reducción progresiva del coste de las energías renovables se traslade al precio de la electricidad”.

Las medidas para recortar los beneficios de las eléctricas y destinarlo al abaratamiento del recibo de la luz, tomadas el martes pasado por el Consejo de Ministros, han sido posibles gracias a la presión de Unidas Podemos sobre el PSOE, pero para lograrlo ha hecho falta mucha presión. Si para llevar a cabo medidas contempladas en el pacto de gobierno hace falta tanta presión sobre el PSOE, no cuesta imaginar que la creación de una empresa pública de energía será una medida, cuando menos, difícil de implementar en esta legislatura.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. José L. Soto

    8 de junio de 2021 08:51 at 08:51

    Es la única solución para este país, Alemania, Francia e Italia tienen empresas públicas de la energía, ¿por que no nosotros?, la teníamos y la privatizaron para obtener sillones en sus consejos de administración después de terminar su vida política, tanto el PP como el Psoe. Entre estos dos partidos al país lo han dejado hecho una mierda, a este paso no saldremos nunca del pozo en el que nos han metido estos dos.

  2. Andres Corbo "flier"

    8 de junio de 2021 10:25 at 10:25

    Ni quieren, José L. Soto, ni quieren, los que tienen colocadas a sus momias políticas en esos sillones por eso y porque despues los ocuparan ellos, ni creo que el resto de Europa tampoco, alemanes y demás quieren un retiro barato para sus jubilados donde sus pensiones les den para vivir bien y los italianos porque son ellos los que controlan buena parte del mercado eléctrico español, un buen lugar donde extraer ganancias y enjugar perdidas.

  3. Adomaino

    8 de junio de 2021 18:55 at 18:55

    Estoy totalmente de acuerdo, pero la percepción por parte de la población no es que el Gobierno esté echando un pulso a las eléctricas, sino más bien que nos siguen tomando el pelo con esto del tarifazo de la lavadora nocturna. El PP apostó por desviarse más a la derecha y la población optó por el original, VOX. En este caso, o el Gobierno toma decisiones valientes muy diferentes de los conservadores o la población volverá a apostar por el original. Y por muchos años…

  4. mochuelillo

    9 de junio de 2021 13:24 at 13:24

    Hablando claro,los dueños de las enegéticas sabemos que son herederos de oscuro pasado.Hay que expropiar,nacionalizar y fusionar la energía,bajar el iva al 5% y ser gestionada exclusivamente por un estado donde la prioridad sea un bien de primerísima necesidad.
    Pero despertando del sueño veo que los energéticos poderosos que ganan elecciones sin candidatos,las puertas giratorias,los corruptos y corruptores siento que no hay nada que hacer.Tonterias como volvernos majaras con que nos podemos ahorrar 20ctm haciendo vida de buho es un insulto para mi,no se acuerdan que la mayoría de centrales hidraulicas de los 50 las paguemos entre todos?.Asco de gente.Expropiar,expropiar y expropiar,que se vayan de aquí que no queremos improductivos ni caparras.El pais no se hundirá por sacar algunos individuos de estas madrigueras.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes