fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Crónica de un pleno hiperbólico

Si la pandemia ha servido de algo es para poder afirmar que la derecha y ultraderecha andan como pollo sin cabeza, que su única estrategia es el alboroto y la exageración

El papel de la derecha y ultraderecha, cada vez más difícil de saber quién es quién, durante el pleno de aprobación de la sexta y última prórroga del estado de alarma responde al milímetro a una sesión de terapia gestáltica. Si Santiago Abascal o Pablo Casado hubiesen tenido enfrente a un psicólogo, en lugar de a sus señorías, hubieran escuchado: “Estáis proyectando, parad un momento y mirad dentro de vosotros”.

El presidente del PP, Pablo Casado, que se supone aspira a convertirse en el próximo presidente del Gobierno, ha salido a la tribuna y enumerado una sarta de insultos y frases faltonas, hirientes e hiperbólicas que costaba trabajo saber si hablaba desde la tribuna del Congreso o un mitín de una fuerza extraparlamentaria.

En su monólogo, Pablo Casado ha acusado al Ejecutivo de coalición de “esconder su incompetencia tras la cifra de fallecidos”, “regatear con la igualdad de los españoles”, de ser una “jaula de grillos” e incluso de ser el Gobierno de España “menos democrático de la democracia” por pactar con “ultraizquierda, independentistas y batasunos”.

En su turno, Santiago Abascal tenía difícil superar a Pablo Casado, pero lo ha conseguido. “Gritar viva el 8M es como gritar el viva la enfermedad y viva la muerte”, ha dicho nada más subir al estrado el líder de la ultraderecha española. Traducido al román paladino, ha querido decir que el feminismo es la muerte de la ultraderecha.

Luego ha continuado en una escalada de violencia verbal que parecía que no iba a terminar nunca. Ha acusado nuevamente al padre de Pablo Iglesias de ser un “terrorista” por repartir panfletos clandestinos a favor de la democracia y la libertad cuando la única banda terrorista que había en España entonces se llamaba régimen franquista.

"Gobierno guerracivilista" 

El líder ultraderechista, que no sabe dar un discurso sin retrotraerse a 1936, ha llamado “gobierno guerracivilista” a la coalición de PSOE y Unidas Podemos y ha afirmado que el vicepresidente, Pablo Iglesias, “ha dejado morir a los ancianos en las residencias”, aunque la verdad sea que la competencia sobre las residencias de mayores es exclusiva de las comunidades autónomas y que el Gobierno central el único papel que ha tenido ha sido el de coordinación.

“Sólo les importa que España se hunda y usan la epidemia para su propósito de crear división”, ha dicho Santiago Abascal, que si sus señorías fuesen psicólogas y el pleno del Congreso una terapia, hubiese tenido que escuchar. “Está usted proyectando, Santiago”.

Si la pandemia ha servido de algo es para poder afirmar que la derecha y ultraderecha andan como pollo sin cabeza, que su única estrategia es el alboroto, la exageración y los discursos que alejan cualquier posibilidad de diálogo entre el Gobierno y la oposición. Esta forma de hacer oposición, que está causando divisiones internas dentro del propio PP y que a Vox le está costando varios puntos de bajada en las encuestas, es también una mala estrategia electoral.

El 'Iván Redondo' de José María Aznar

Decía el sociólogo Pedro Arriola, el ‘Ivan Redondo’ que hizo ganar a José María Aznar y Mariano Rajoy,  que en España las elecciones no se ganan movilizando a los hooligans propios, sino desmovilizando a los votantes contrarios. Para ello, Arriola siempre evitaba los temas identitarios que cabreaban a los progresistas y lo único que conseguía era provocar al avispero de votantes de izquierdas. Esa fue la razón de la dimisión de Alberto Ruiz Gallardón, en 2014, y de la retirada de su contrarreforma de la ley del aborto. Justo en ese momento empezó Mariano Rajoy a salir de Moncloa y a armarse la explosión de feminismo popular que estalló el 8M de 2018.

Las dos veces que ganó José María Aznar, 1996 y 2000, y cuando lo hizo Mariano Rajoy de forma incontestable, 2011, no lo hicieron con un discurso duro muy escorado a la derecha, sino todo lo contrario. Ganaron con poca participación electoral, que es la única manera que la derecha puede ganar en España, un país sociológicamente progresista.

En el interior del Gobierno de coalición, a pesar de una oposición tan bronca, la sensación es de alivio y profunda tranquilidad. Saben que la estrategia de PP y Vox provoca enormemente a los votantes de izquierdas, altamente movilizados, más en contra de una derecha y ultraderecha subidas al monte que a favor del Gobierno, por lo que no tienen ninguna duda de que Pablo Casado así no ganará nunca las elecciones y que el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos seguirá fuerte y será posible su reedición.

Pedro Arriola decía a los voluntarios que hacían las campañas electorales con el PP que no se les ocurriera repartir propaganda electoral en feudos consolidados de la izquierda, porque eso recordaba el voto en contra al PP y llevaba a las urnas a gente que no tenía pensado ir, salvo si se sienten provocados por quienes defienden sus valores antagónicos.

Vox es un caramelo para la izquierda

Vox no lo sabe, pero su existencia es un caramelo para la izquierda y la tumba para un PP que, en lugar de llevar a la ultraderecha a posiciones más centradas, se está dejando empujar a posiciones extremistas por los de Santiago Abascal. Dentro del PP ya se afilan los cuchillos para después de las elecciones gallegas y vascas. Como vuelva a ganar Alberto Feijoo en Galicia, regresará la estrategia de Arriola pero sin Arriola, ya felizmente jubilado, y Pablo Casado se convertirá en una anécdota breve de un partido en el que muchos de sus propios miembros admiten que anda sin rumbo, como pollo sin cabeza.

 

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA