fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Crónica de una ovación o cuando triunfa el patriarcado

¿Dónde queda la reparación de la víctima si cuando el acosador vuelve a la sociedad le esperan títulos honoríficos y aplausos de ocho minutos?

Lo que pasó anoche durante los ocho minutos que duró la ovación a Plácido Domingo es el triunfo de una batalla diaria que utiliza el cuerpo de las mujeres como campo de batalla. Pero no es cierto que la ovación durara solo ocho minutos, sino que ha durado desde que supimos en 2019 que el tenor abusó sexualmente de una veintena de mujeres y continuó hoy en las portadas de los periódicos conservadores de mayor tirada. Y esto nada tiene que ver con entonar preciso el Nessum Dorma. Esto es la derecha conocedora de que el Me Too y el feminismo es la mayor fuerza organizada plantando cara a quienes nos quieren de vuelta a la oscuridad, el olvido, el armario o en el mejor de los casos, desempeñando el papel de musa sumisa.

La reparación social

Escuchaba el otro día a la diputada Sofía Castañón hablando del concepto de reparación social en sede parlamentaria. Tan importante como la detección y la atención es, como bien ha dejado claro en prime time Rocío Carrasco, enseñar y curar la herida. Enseñar esas heridas es siempre una sobreexposición y este momento es absolutamente traumático para las víctimas: reviven el dolor y se exponen a las siempre dispuestas dudas del sistema patriarcal (o a portadas de La Razón).

Esas dudas se alimentan de leyendas como "las denuncias falsas", "el mal rato que cualquier hombre pasa en el calabozo tras una denuncia por violencia de género" y llegan a asegurar que "esos hombres quedan marcados de por vida". Bien yo ahora les invito a esta reflexión ¿Después de ver cuántos minutos se puede aplaudir a un acosador sexual, seguimos pensando que es el hombre quien queda marcado de por vida? ¿Cómo creen que están de marcadas esas veinte mujeres que dieron el paso traumático de denunciar y se han visto privadas de su derecho a la reparación cuando la vuelta a la vida civil de su verdugo fue recibida entre vítores y con el reconocimiento de algunas autoridades?

Es un miedo infantil, (y no digo infantil en tono despectivo sino como miedos que se tienen en una etapa temprana de la vida), no querer afrontar que personas a las que hemos admirado, capaces de hacer con sus manos cosas maravillosas como el cuadro el Guernica, libros como Platero y yo o películas como Manhattan también usen las manos o su intelecto para destruir el cuerpo o las almas de las mujeres. Madurar es entender que ninguna obra de arte justifica pisotear a nadie y entender también que debemos admirar y enseñar a nuestros hijos a ser hombres que no necesitan verse en el espejo dos veces más grandes, casi como dioses, a costa de pisotear la humanidad de ninguna mujer.

Eso es lo que estamos diciendo que se ha acabado. Y la voz que lo grita es cada vez más fuerte.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. Josu Monreal

    11 de junio de 2021 00:26 at 00:26

    Por lo que he leido este sujeto cantó en el Auditorio Nacional, administrado por el ministerio de cultura, cuyo titular es Rodríguez Uribes del PSOE.

    Si Uribes no es capaz de entender que los acosadores de mujeres no tienen sitio en nuestra sociedad, tal vez debería de dimitir.

    El que A3 Media, Ana Rosa, y toda la Caverna aplaudan a machistas, maltratadores, acosadores, etc, no nos debería extrañar. La Derecha española está muy lejos de ser civilizada o democrática.

  2. ciro angel vacchiano lopez

    11 de junio de 2021 09:03 at 09:03

    Y no solo eso, este individuo, que ha confesado sus abusos, es además una perversión para la música, un tipo que no tuvo vergüenza en prostituir a Verdi, cantando en trio con otros dos desalmados para la música que no buscaban mas que el vil metal, se busco lo mas fácil, hasta cantando rancheras. Que lejos queda ese comportamiento artístico
    que tenía hace años, como en aquel Rigoletto de 1984.
    Si no hay vergüenza en la critica, yo acuso, que este trasnochado cantante, sufre un «Tremolo» muy acusado, no tiene ya respiración y se busca lo mas fácil, con el cursi de Puccini.
    Jubílese, y eso si entone el Himno de su equipo de futbol que es para lo que ha quedado.
    De los aplausos, que decir, no había la menor intención de disfrutar de la música. Solo se trataba de que la caverna mediática e ignorante de la música, enseñara trajes e hiciera el ganso.
    A cuantos de los que ahí estaban, les tenía que recordar el dicho
    » Entonces usted me recomienda escuchar música, como el que ve llover.-
    Efectivamente con la máxima atención».

  3. José L. Soto

    11 de junio de 2021 09:52 at 09:52

    Una vergüenza para los asistentes a este acto de un acosador y estos asistentes son la flor y nata del país, la jetset. La basura del país aplaudiendo a un acosador, peor imagen no se puede dar.

  4. mariano tomas Fuentes Alvaro

    11 de junio de 2021 13:41 at 13:41

    Leido los tres comentarios poco más se puede decir sobre un hecho deleznable realizado por gentes que con sus aplausos de definen.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes