fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Cuando al Ibex se le llamó sociedad civil

Cuando al Ibex se le llamó sociedad civil

“La primera ley de la Historia es no atreverse a mentir. La segunda no temer decir la verdad”
León XIII

Un Estado democrático puede permitirse esporádicos excesos en los modos en los que describe la realidad. Lo que no es aceptable es que la mentira empaquetada con eufemismos sea una práctica habitual. Para las audiencias que están insensibilizadas a consecuencia del espectáculo que les ofrecen unos mediocres comunicadores dispuestos a decir cualquier cosa que les engorde sus cuentas corrientes, parece que todo vale. Pero no debe ser así.

Con motivo de una conferencia llevada a cabo en la Casa de América de Madrid, titulada “España puede. Recuperación, Transformación, Resiliencia”, Pedro Sánchez convocó a un centenar de representantes, entre los que destacaba la plana mayor del IBEX. Hasta la Casa de América se acercaron Ana Patricia Botín (Banco Santander), Carlos Torres (BBVA), Isidro Fainé (Fundación La Caixa), Antoni Brufau (Repsol), Fuencisla Clemares (Google), Pablo Isla (Inditex), José María Álvarez Pallete (Telefónica), Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), José Manuel Entrecanales (Acciona), Florentino Pérez (ACS), Marta Álvarez (El Corte Inglés), José Bogas (Endesa), José Vicente de los Mozos (Renault), o Maurici Lucena (Aena). También el presidente de la CEOE, Ignacio Garamendi, y los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez, y CCOO, Unai Sordo.

Si el presidente, cuando aludió a la “Sociedad Civil” quiso referirse a la figura jurídica que la define como “un acuerdo entre las partes por la que varias personas ponen en común dinero, bienes y otros activos para conseguir un fin común que debe ser lucrativo para todos y en función de la aportación de cada uno”, entonces, a tenor de los invitados a la misma, estamos de acuerdo. Los asistentes, según fuentes cercanas, acudieron a entonar el “¿qué hay de lo mío?”. Los fondos europeos son golosos.

Ahora bien, si el concepto que quiso designar fue “a la diversidad de personas que con categoría de ciudadanos y generalmente de manera colectiva, actúan para tomar decisiones en el ámbito público que consideran a todo individuo que se halla fuera de las estructuras gubernamentales, en un espacio de vida social organizada que es voluntariamente autogenerada, independiente, autónoma del estado y limitada por un orden legal o juego de reglas compartidas; que involucra a ciudadanos actuando colectivamente en una esfera pública para expresar sus intereses, pasiones e ideas, para intercambiar información alcanzando objetivos comunes”, entonces discrepo que haya incluido a esos invitados en este concepto.

La Sociedad Civil no suele disponer de mecanismos internacionales de elusión fiscal, como por ejemplo en paraísos fiscales. Tampoco tiene lobistas que influyen en las decisiones parlamentarias y, así, construir normas que favorezcan a sus intereses en desmedro del conjunto. A la Sociedad Civil real no la suelen invitar a los salones de la Corte. Sólo la utilizan para sesiones fotográficas que la muestran sumisa a la beneficencia de las clases con privilegios. Por tales, entonces, deberíamos considerar a todas las víctimas del saqueo financiero que hizo que los bancos y los fondos buitre se apropiasen de sus propiedades. Sociedad Civil son los nuevos parados de larga duración por consecuencia de la brecha tecnológica y salarial, por empresas que no los prepararon para el cambio de paradigma. Sociedad Civil son las víctimas en las residencias de ancianos, mientras las empresas que eludieron su responsabilidad, por no estar suficientemente medicalizadas para afrontar la pandemia, siguen sin ser enjuiciadas. También lo son las familias acosadas por los monopolios energéticos y financieros. Porque la llamada Sociedad Civil de las empresas del IBEX y sus derivadas, que siguen lucrándose del sufrimiento de la ciudadanía, no merecen tal calificativo mientras no asuman su parte en el esfuerzo por la reconstrucción, devolviendo una parte de lo acaparado durante la mal llamada crisis.

Así, en cualquier caso, para ser merecedoras de tal denominación, deberían asumir su parte de la fiscalidad, someterse a reglas de transparencia en las contrataciones, ejercer una adecuada gestión de su personal en términos de condiciones y de remuneraciones.

Para incluirse, debe existir una moderación en sus beneficios. Además, claro está, de dejar de jugar a poner y quitar presidentes de gobierno e influir en los procesos judiciales. Tampoco financiar a la máquina del fango para ensuciar el escenario político y social. Para eso están las urnas.

La Sociedad Civil es ese conjunto heterogéneo de agentes sociales que interactúan siempre en la búsqueda de la elevación del nivel general en las condiciones de vida. Porque los agentes que no actúen en tal sentido no merecen ser incluidos. Carecen del nivel ético y patriótico de tal membresía.

Piénsalo. Que no te confundan.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA