fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

Cuando correr supone morir

Yorgos Ángelos

Este pasado mes de mayo, un artículo en ‘Financial Times’ ponía sobre el tapete la gran pregunta sobre la pandemia que estamos viviendo, ¿cuántos muertos estamos dispuestos a asumir a cambio de no ralentizar la economía? Haciendo abstracción sobre si el sistema económico no está ya gravemente herido, la pregunta suscita otra cuestión: no ya cuántos, sino quiénes serían los muertos que podríamos aceptar. Se puede argüir con más facilidad que el coste en vidas es admisible para salvar la economía si los muertos son meras cifras, pero si quienes fallecen fuesen padres, madres, hijos, hijas de quienes defienden que centenares de miles de vida son un coste menor con tal de salvar la economía, tal vez sus certidumbres no fuesen tan firmes.

Estos días hemos podido ver en el Congreso de los Diputados el mercadeo que determinadas fuerzas políticas han realizado durante los debates para prorrogar el estado de emergencia. No queda ni ético ni estético forzar acuerdos más propios de una negociación de presupuestos que de la prolongación de un estado de emergencia sanitaria. Salvar vidas es una obligación moral superior a la obtención de beneficios políticos, o incluso, de reactivar la economía.

El record del regateo lo ha logrado el PNV, condicionando el apoyo necesario de sus votos para obtener un desescalonamiento acorde a sus planes, consiguiendo que las Órdenes Ministeriales contemplaran disposiciones específicas únicamente para la Comunidad Autónoma Vasca, sobre todo en movilidad, en reapertura de locales y establecimientos y, por encima de todo, respecto a la convocatoria de elecciones.

Un PNV que siempre ha ido al rebufo de las declaraciones de Eduardo Zubizarreta, presidente de CONFEBASK, metiendo presión para instaurar la normalidad antes de que se consiguiera retornar por la vía de haber derrotado al coronavirus. El 26 de marzo, el gobierno vasco advertía que “desenchufar la economía” por la pandemia de coronavirus sería “catastrófico”. El 14 de abril, Josu Erkoreka decía que "lo peor había pasado". El 21 de abril, el gobierno vasco defendía que "la pandemia estaba controlada" e instaba al Gobierno Central para que se permitiera "el running y el ciclismo". El 7 de mayo Andoni Ortuzar sostenía que "el estado de alarma estaba agotado y se debían buscar instrumentos legales que no levantasen ampollas".

Sirva de ejemplo de las prisas para retornar a la situación anterior al confinamiento, que se autorizaba la apertura –eso sí, al 50% de aforo y manteniendo las distancias de seguridad– de las sociedades gastronómicas, donde es más difícil garantizar que las medidas de seguridad se puedan cumplir. Pero claro, todos sabemos el porcentaje que para el PIB de la Comunidad suponen los Txokos.

Mi fe en la bondad del ser humano, me impide pensar que tal velocidad tenga que ver con defender los intereses de élites económicas extractivas aliadas con clanes políticos afines, que utilizan las instituciones en su propio beneficio en detrimento del bien común. Y es por este bien común por lo que se debería tener muy en cuenta los últimos datos de crecimiento del COVID-19.

El 31 de mayo, el Número Reproductivo Básico (RO) era 0,63. El 4 de junio, 0,74; el 7 de junio, 0,89; el 10 de junio, el RO había seguido subiendo hasta el 0,90, cifra que no se daba desde el 19 de mayo. La propia consejera Nekane Murga admitía un cambio de tendencia y ‘France 24’ hablaba de rebrote. El mismo día, se producían 25 nuevos contagios en el Hospital de Basurto y tres fallecidos, con 18 pacientes graves en la UCI. El día anterior se registraban 3 positivos en el hospital de Cruces.

El lehendakari seguía manifestando su deseo de reabrir el tránsito entre Euskadi, Navarra, Cantabria y La Rioja. El día 11, se reactivaba el foco con tres casos más en el hospital de Txagorritxu y otros 4 en el de Basurto. Paralelamente Navarra, Cantabria y La Rioja anunciaban que no habría libre tránsito con la Comunidad Autónoma Vasca.

Todavía no sabemos qué medidas tomará el Gobierno Vasco. No sabemos si primarán las razones a favor de la economía o las razones en favor de la vida. Esperemos que la prudencia que aconseja la seriedad de las cifras ilumine a nuestros próceres políticos de Gasteiz a tomar las decisiones más acertadas. Que el correr no suponga morir.

 

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA