fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Despejemos la niebla

Alberto Rodríguez, Secretario de Organización de Podemos analiza la situación después de las elecciones en Galicia y Euskadi

Más de 10 elecciones en 5 años, que se dice rápido. Tres asambleas ciudadanas estatales, decenas a nivel autonómico y centenares a nivel municipal. Un partido formado por un desborde ciudadano y una mezcla muy diversa de procedencias, pero con el nexo común de la impugnación: lo que había, lo que hay, no funciona para las mayorías.

Un desborde y diversidad muchas veces difícil de gestionar. Proyectos personales, los inevitables egos de la fama y una lupa permanente escudriñando y amplificando cualquier conflicto interno. Recursos escasos o inexistentes, tras unos primeros años de “vacas gordas” sin mirada larga. De los ataques del poder real del país y su virulencia no hace falta hablar mucho, basta con encender la televisión o tener un poco de memoria del caudal de mentiras, ataques e invisibilización de estos años. A veces uno piensa que es casi un milagro que existamos. Pero con eso contábamos y no desaparecerá (mientras sigamos del lado correcto de la historia), así que mejor no culparles de todos nuestros males, porque nos nubla el análisis.

Errores propios, muchos. Sobredimensión de los mismos por unos medios que tienen dueños que añoran el bipartidismo, también. Evitables, no todos.

Y no solo errores. Una generación de militantes que ha tenido que aprender a marchas forzadas la política institucional, en donde los adversarios llevaban décadas moviéndose como pez en el agua (o en el fango, según se mire). Dificultad para generar estructuras más allá de las grandes ciudades. Quedar marcado de morado donde impera el caciquismo supone muchas veces tener dificultades hasta para encontrar trabajo. Militar en Podemos en muchos contextos es cosa de valientes, de eso no hay ninguna duda.

Y el elefante en la habitación, el mamut diría más bien: ¿Es Podemos un espacio amable para participar?
Todo lo expuesto arriba ha demostrado ser el caldo de cultivo perfecto para, en demasiadas ocasiones, generar una cultura política, un quehacer militante, basado en la batalla interna permanente. La no aceptación de la derrota en los procesos democráticos. Percibir adversarias donde deberíamos sentir compañeras. Debates estériles, virtualización de los mismos y escaso nexo con el afuera. Por supuesto esto cansa y resta.
Con todo lo que tiene una persona que soportar en su día a día, con la precariedad, con las dificultades externas, no podemos pretender que quieran participar en unos espacios que muchas veces, más de las que nos gustarían, no son nada atractivos ni agradables para militar.

Pero solo analizarlo no vale para nada, hay que cambiar todo lo que haga falta ser cambiado y en ello andamos, a pesar de los pesares. Partiendo de una premisa: no hay nada más atractivo que la utilidad. Si los espacios militantes sirven para mejorar la vida de las personas en lo concreto, para garantizar derechos y formar comunidad, es solo cuestión de tiempo y trabajo que la organización crezca y eche raíces en el territorio.

Nunca antes los círculos habían tenido tanto poder y tanta capacidad de decisión. Esto es una realidad innegable que la pandemia ocultó. Despejemos la niebla y saquemos pecho.
En los próximos meses el modelo organizativo aprobado en la 3ª Asamblea Ciudadana Estatal echará a andar y si no hay ningún inconveniente inesperado, tendremos por fin un censo actualizado, estructuras reales a todos los niveles territoriales, y lo que es más importante, con capacidad efectiva para hacer política.

La formación y la capacitación de militantes es prioridad absoluta y una demanda histórica de los círculos, diría que casi un clamor. La Escuela Popular Paulo Freire tras unos inicios muy modestos, es ya una herramienta con un bagaje considerable y debe ser conocida, utilizada y potenciada por todas y cada una de las personas que militan en Podemos. Tanto presencial como virtualmente.

La creación de “El Cable” como canalizador de debate en los círculos y equipos de trabajo ha sido muy bien recibida. No en vano surge en respuesta de las demandas recogidas en múltiples encuentros con la militancia. Pero es un proyecto que recién comienza. Debemos continuar con su elaboración, para que las personas que participan en Podemos tengan una fuente de información directa, sin la tiranía de la inmediatez y con el objetivo claro de generar tareas de intervención social hacia “fuera”.

No puede haber cambio político, no puede pensarse partido a medio plazo, si no hay juventud organizada empujando.
Una tarea demasiado importante para llevar tanto tiempo a la espera. Tras diferentes intentos con poquito éxito, Rebeldía vino para quedarse.
¿Qué es Rebeldía? El espacio juvenil del partido. Un espacio no tutelado, autónomo en la toma de decisiones pero que tiene a Unidas Podemos como referente político y electoral. Todas las personas menores de 30 años que participen o quieran participar en Podemos, ya saben dónde hacerlo. Motivos hay de sobra.

Hemos tenido la valentía de tomar decisiones claves para el presente y el futuro del partido. Había quienes se creían intocables, acumulando tras mucho tiempo un poder inmenso e invisible basado en la amenaza, el chantaje, la arbitrariedad y el favoritismo. Que nadie dude: no nos va temblar la mano a la hora de proteger a la organización, cueste lo que cueste. Mantener viva y sana la herramienta política que da esperanza a millones de personas, bien merece el sacrificio. Lo hemos pagado caro, lo seguimos y lo seguiremos pagando, no hay más que ver las portadas y filtraciones en determinados medios de comunicación. Pero no importa, no hay fuerza más poderosa que la conciencia tranquila de saber que hacemos lo justo.

Con los procesos internos exitosamente cerrados en la inmensa mayoría de territorios, a pesar de las dificultades de la pandemia. Con la perspectiva de culminar el proceso de empoderamiento de los círculos en otoño-invierno y también varias Asambleas Ciudadanas Autonómicas que quedan pendientes, podemos afirmar que el motor está casi puesto a punto. A final de año, por fin, podremos sacarlo del taller.

Ahora solo nos queda arrancarlo. Configurados como fuerza de gobierno con un resultado electoral modesto que provoca una correlación de fuerzas endiabladas. Gestionando una pandemia mundial inimaginable hace solo seis meses, que aún no ha mostrado con toda su dureza las amplias repercusiones económicas, laborales y sociales que generó, genera y generará. Con varias fuerzas políticas y sus potentes altavoces mediáticos (poderoso caballero es Don dinero) situadas en la extrema derecha sin complejos. Odio, racismo, machismo, mentiras y violencia para tapar sus políticas económicas de privatizaciones, recortes y precariedad salvajes. Esa es su receta. La democracia, entendida como nuestros derechos y libertades (los pocos que nos van quedando), está en juego.

Ante este panorama solo nos queda dejar de mirarnos el ombligo, levantar la cabeza y ponernos a trabajar codo con codo con todo el tejido comunitario y asociativo de nuestros entornos más cercanos. Cuanta más gente sindicada, mejor nos irás a todas. Cuantas más personas en redes de apoyo mutuo en el barrio, mejor nos irá a todas. Cuanta más fuerza y alcance de los movimientos sociales, mejor nos irá a todas. Aspirar a un país mejor no solo es legítimo, es urgente. Pero a riesgo de parecer antipático, diré una obviedad: no se producirá ningún cambio a mejor sin invertir parte de nuestro tiempo, nuestro esfuerzo y nuestras ganas en dar la batalla por la vida. Estoy profundamente convencido que es una inversión muy rentable.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA