fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Dímelo cantando

Como saben la Audiencia Nacional ha dado de plazo a Pablo Hàsel hasta el 12 de febrero para que acuda a presentarse voluntariamente para su ingreso en prisión, por cantar.

Se da la circunstancia de que esta sentencia sale justo con el rey, al que él señaló como corrupto, fugado y acuciado por la corrupción y el dinero opaco de sus cuentas y tarjetas black. El mundo al revés y una vergüenza sin igual, que pone negro sobre blanco en lo que a estructura de país se refiere. En definitiva, una autentica y verdadera falta de respeto a la democracia.

Con la encarcelación de Pablo Hàsel y la condena a Valtónic, asilado fuera de España por la persecución que sufrió debido a las letras de sus canciones, España se aproxima en calidad democrática a países antidemocráticos como Nigeria, Turquía o Marruecos. Alejándose así de nuestro entorno europeo del que tanto alardeamos y por el que sacamos, en demasiadas ocasiones, pecho.

Seremos pues, dentro de poco si nada logra evitarlo, uno de los países que tiene en sus cárceles a personas por expresiones culturales de diferente índole entre ellas la de escribir letras de canciones. Canciones en las que muchas veces, se cantan las verdades del barquero como ha sido el caso del rey emérito.

Ante las atrocidades de nuestro ordenamiento jurídico, creado por las élites para protegerse y condenar la crítica, más de doscientos artistas han redactado un manifiesto pidiendo la libertad de Pablo Hàsel.

Entre los firmantes se encuentran Serrat o Pedro Almodóvar y en él detallan y comparan a nuestro país con regímenes totalitarios. Como no podía ser de otra manera y de manera clara se está viendo.

Mientras tanto, para despistar la atención de las masas, el debate político se encuentra encallado en tirarle los trastos a Pablo Iglesias por decir que no hay una normalidad democrática en España.

Resulta indignante que traten de hacer ver como normal el hecho de que los representantes culturales vivan con la amenaza constante en nuestro país, de poder acabar en la cárcel. Sobre todo, mientras vemos como la estructura institucional está hedionda y carcomida por la corrupción y el pillaje.

Como siempre y una vez mas por los siglos de los siglos, la cultura sale al paso de las libertades pidiendo poder ser sin mordazas, ni barrotes ni botas en el cuello, ni sentencias dignas de Estados militares.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. ESTRELL@

    13 de febrero de 2021 07:32 at 07:32

    AMEN

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes