fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El Escudo Social durante el estado de alarma divide al Gobierno de coalición

El alcance del Escudo Social durante el estado de alarma divide al Gobierno de coalición
Pablo Iglesias (Unidas Podemos), vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de coalición, y Nadia Calviño (PSOE), vicepresidenta de Asuntos Económicos

Es un hecho que en el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos existen discrepancias entre ambas formaciones; tanto, que esas discrepancias –personalizadas por parte del PSOE en la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y por parte de Unidas Podemos en el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias– marcan buena parte del día a día de la coalición de gobierno. Es evidente que Calviño representa el ala derecha del Ejecutivo y que Iglesias representa el ala izquierda, aunque –y más en momentos de emergencia sanitaria y social como los actuales– Unidas Podemos enmarca en la “decencia”, antes incluso que en la izquierda, la necesidad de, por ejemplo, paralizar los desahucios sin alternativa habitacional o los cortes de luz, agua y gas a personas en situación de vulnerabilidad, que es uno de los campos de la batalla que Calviño e Iglesias libran cada día en el seno del Gobierno de coalición. En cualquier caso –y aunque la formación liderada por Iglesias no parece dispuesta a tirar por la borda el Ejecutivo de coalición que tanto esfuerzo le costó sacar adelante–, es un hecho que PSOE y Unidas Podemos representan intereses distintos y que a Unidas Podemos le cuesta mucho arrancar al PSOE cada medida, por lo que el Consejo de Ministros no es precisamente una balsa de aceite.

El pacto de gobierno firmado por PSOE y Unidas Podemos tras las generales del 10N, denominado ‘Coalición progresista. Un nuevo acuerdo para España’, contempla el compromiso de impulsar medidas para asegurar el “realojo inmediato, en determinadas condiciones, de las personas inquilinas que no puedan hacer frente a la renta por carecer de recursos económicos o por situaciones de vulnerabilidad” o para fomentar el “alquiler social para las personas que, tras haber cedido o perdido en ejecución hipotecaria su vivienda única y habitual, no dispongan de alternativa habitacional”, así como el compromiso de prohibir los “cortes de suministros básicos” en las primeras residencias debidos a impagos por “motivos ajenos a la voluntad de sus titulares”.

El pasado mes de marzo y tras mucho ‘tira y afloja’ entre Unidas Podemos y el PSOE, el Gobierno de coalición aprobó el denominado Escudo Social, un paquete de medidas que incluyó la paralización temporal –mientras durara aquel primer estado de alarma– de los desahucios sin alternativa habitacional y de los cortes de luz, agua y gas a personas en situación de vulnerabilidad. El pasado mes de septiembre, la prórroga del Escudo Social abarcó la paralización de parte de los desahucios sin alternativa habitacional, pero no la de los cortes de luz, agua y gas a personas en situación de vulnerabilidad. Unidas Podemos daba por hecho –y más teniendo en cuenta los actuales momentos de emergencia sanitaria y social– que el PSOE se mostraría dispuesto a prorrogar también la paralización de los suministros a personas en situación de vulnerabilidad, pero –tras una negociación que fuentes cercanas a la misma califican de “fuerte”– la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra (Unidas Podemos), no pudo arrancar también esa medida a la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera (PSOE).

Más de diez meses después de la firma del pacto de gobierno ‘Coalición progresista. Un nuevo acuerdo para España’ por parte de PSOE y Unidas Podemos, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha puesto en marcha, esta semana, una campaña de recogida de firmas para reclamar al Gobierno de coalición, por “responsabilidad política” pero sobre todo por “salud pública”, la “aprobación urgente” de un decreto que suspenda “todos los desahucios y cortes de suministros de familias vulnerables que carezcan de la alternativa habitacional”. Y más de 3.000 colectivos sociales de todo el Estado han exigido este viernes, en una rueda de prensa celebrada precisamente ante la sede del Ministerio de Transición Ecológica, la prórroga indefinida de la moratoria de cortes de agua, luz y gas a personas en situación de vulnerabilidad.

Bancos y energéticas

Para Unidas Podemos, la suspensión de los desahucios y de los cortes de suministros, al menos mientras dure este segundo estado de alarma, es una de las principales señas de identidad de un gobierno “decente”, es decir que defienda a las personas, y especialmente a las personas en situación de vulnerabilidad, por encima de los intereses de bancos y energéticas. Bancos como el Banco Santander y energéticas como Endesa presionan a Calviño para que decretos así no se aprueben, mientras que colectivos como la PAH, como el Sindicato de Inquilinos e Inquilinas o como la Alianza contra la Pobreza Energética presionan a Iglesias para lo contrario, es decir para que decretos así sí se aprueben.

La cuestión, que ejemplifica como pocas la batalla entre Calviño e Iglesias en el seno del Gobierno de coalición, sigue pendiente. Y –tras la aprobación del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021 consensuado por PSOE y Unidas Podemos, inmersa la población en un nuevo estado de alarma y ante la próxima llegada tanto del invierno como de un más que probable confinamiento– en la formación morada creen que ha llegado el momento de volver a la carga, de volver a la batalla por lograr un decreto que, al menos mientras dure el estado de alarma, imposibilite que se pueda desahuciar o cortar la luz, el agua o el gas a la gente por no tener dinero. El desenlace dependerá, como siempre, de la correlación de fuerzas.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. Agustín Montes C.

    7 de noviembre de 2020 01:44 at 01:44

    Un hecho este, el de la discrepancia en el seno del Gobierno, que pone de manifiesto el desfase de 40 años existente entre la consciencia política y la realidad social de los pueblos de España.

    Espero que todos los votantes socialistas hayan «invertido» en acciones de banca y energéticas, a imitación de sus barones mayores.

  2. ESTRELL@

    7 de noviembre de 2020 07:58 at 07:58

    Lo que esta claro es que el PSOE ha tenido una postura mas tirando a la derecha que a la izquierda , aunque estos adjetivos calificativos se deberían de dejar de usar para dejar de utilizarlos como referentes de una historia que no hay que olvidar , pero que ya esta añeja, muy manuseada y desfasada.
    Vamos a hablar de políticas progresistas o políticas de igualdad social , políticas equitativas .Porque en este mundo hay abundancia y recursos para todos si se aplicaran estas políticas.Lo que pasa que el poder económico a nivel mundial se alimenta de la avaricia y el egoísmo del que mas tiene porque nunca tiene suficiente y quiere mas a costa de lo que sea.
    Y el poder económico compra y somete o controla el poder político que tiene muchas vías y métodos para convencer, a los que no lo tienen, de que ellos defienden sus intereses y que gracias a ellos podemos comer.
    Espero que al menos los socialistas que son republicanos y han visto nuevamente en acción a un presidente que defiende la monarquía y tiembla ante los grandes poderes capitalistas,como sigue besando sus botas cambien su voto a UP.
    «Lo que fue derrotado, y olvidado, y reprimido, y borrado de las páginas de la historia, aún sigue en espera de ser revelado, y por ende, transformado. La redención implica la transformación del pasado».
    La sociedad debe organizarse en tal forma que la naturaleza social y amorosa del hombre no esté separada de su existencia social, sino que se una a ella. Tener fe en la posibilidad del amor como un fenómeno social y no sólo excepcional e individual, es tener una fe racional basada en la comprensión de la naturaleza misma del hombre.

    Esta obligación de sacudir de nuestra conciencia el polvo de las ideas viejas, carbonizadas ya, y hacer que en ellas se afirme lo nuevo, es siempre difícil y penosa. Lo viejo aporta en su defensa ciertas fuerzas que le son, como tal, adictas. En primer lugar, lo viejo es lo habitual, lo acostumbrado: como decía Juan de Valdés, cambiar de costumbres es a la par muerte. Además, lo viejo goza de una fisonomía autorizada; como a nuestros abuelos y nuestros padres y nuestras magistraturas, lo hemos encontrado al nacer con el carácter de una realidad que se nos imponía, que imperaba sobre nosotros. En fin, lo viejo es algo ya concluso; en tal sentido, perfecto, mientras lo nuevo se halla en statu nascente, y pudiera decirse que en tanto es nuevo no ha llegado aún a ser enteramente.
    El siglo progresista no concibe que se dé el progreso en otra forma que en estado de alma progresista.

  3. ESTRELL@

    7 de noviembre de 2020 10:43 at 10:43

    De igual manera en su Magna Moralia, Aristóteles nos reitera sobre lo justo y lo injusto en
    relación con lo igual y lo desigual: “lo justo respecto al otro es, por decirlo brevemente, lo
    igual, pues lo injusto es lo desigual”. Porque cuando uno se asigna así mismo la mayor
    cantidad de bienes y la menor cantidad de males, esto es desigual, y es de este modo
    como se comete y padece la injusticia (MM, 2011c, 1193b:171).
    Si el daño se produce con intención, se obra injustamente, y es en virtud de
    estas injusticias por lo que el que obra injustamente es injusto, siempre que
    viole la proporción o la igualdad. Igualmente, un hombre es justo cuando
    actúa justamente por elección, y obra justamente si sólo obra
    voluntariamente. De los actos involuntarios, unos son perdonables y otros
    no. Cuantos errores se cometen no solo con ignorancia, sino también por ignorancia, son perdonables; pero, cuando la ignorancia no es la causa, sino que es debida a una pasión que no es ni natural ni humana, no son perdonables”.

  4. Nando

    7 de noviembre de 2020 15:59 at 15:59

    Sí, hay gente que chupa del bote, los beneficios, a costa del sufrimiento ajeno. Es muy añejo. Pero en una época de intercambio informativo en tiempo real como la que gozamos hoy día, gracias a las últimas tecnología de la comunicación, que sea tan descarado el cavernarismo fascista, mostrado por Pedro Sánchez al defender la monarquía, o con también descarados golpes de sufrimiento hacia los ciudadanos vulnerables, es incomprensible. Y dicen que son de izquierdas, osea demócratas. Venga ya. En el PSOE deberían abandonar todas las personas que son verdaderos socialistas y pasarse a UP, la verdadera izquierda sí o sí. Se le ve demasiado el plumero a la Calviño, que no debería estar en este Gobierno, supuestamente de izquierdas, porque es defensora del fascismo económico gobernante en las sombras. Y esto lo sabemos todos. Espero que en las próximas elecciones la gente no olvide estos y los muchos otros motivos que Pedro Sánchez y el PSOE han generado en contra de la Democracia, contrarios a la solución de los problemas del Pueblo.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes