fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El avance de la pluralidad en la opinión publicada

“La corrupción es un mal inherente a todo gobierno que no está controlado por la opinión pública". Von Misses

En la formación de la opinión pública, en las sociedades democráticas, intervienen a la vez consideraciones racionales e irracionales. Esto es, porque la conducta de masas en los aspectos racionales de sus causas se diluye en una enorme variedad de estereotipos, slogans, fenómenos microlocales e incitaciones emocionales. De aquí, que sea vital evitar que la mentira y la manipulación resulten la norma en lugar de la excepción.

Este es el espacio, el emocional, en el que actúa la denominada “opinión publicada”. Desde las portadas de los medios escritos, los programas radiales y los espacios televisivos, se configuran mensajes que responden no a lo que la gente piensa. En realidad, de un modo más o menos impúdico, reflejan el interés de lo que la gente debiera pensar. Ello, en concordancia con los intereses de los centros de control económico de esos mismos medios de comunicación. La verdad deja de existir. El trumpismo predomina.

Esto supone que las conductas frente a las cuestiones sociales se bosquejen con caracteres marcados por el interés económico y la pertenencia grupal. Esto hace que al tomar decisiones las personas sean condicionadas no sólo con valores racionales sino, en especial, también por valores emocionales. En otras palabras, los comportamientos derivados de consensos, si bien manifiestan conductas homogéneas, sea el caso de un voto afirmativo o negativo a unos presupuestos, en realidad tenga bases diferenciadas fuertemente influidas por los mensajes emitidos por la opinión publicada.

Por tanto, luego del bombardeo mediático que pretendía obtener un mensaje único favorable a los centros de poder económico, las corrientes plurinacionales del Estado Español se manifestaron a través del voto de sus integrantes. El resultado es bien conocido. La realidad de la pluralidad del parlamento demostró lo que la opinión publicada aún sigue sin aceptar. El modelo de control decisional en la gestión pública ya no le pertenece al statu quo postfranquista. Los consensos han cambiado.

Es decir que el consenso no significa un completo acuerdo entre todos. En el caso de las democracias, estas operan principalmente a través del voto mayoritario. Esa legitimidad es la esencia del sistema. Por tanto, después de las elecciones y demás formas legales de manifestación o registro de las opiniones o deseos de los ciudadanos, las medidas y candidatos que obtengan el voto de la mayoría, son considerados la fuente de autoridad que da atribuciones a los gobiernos durante el plazo que corresponda a los mandatos previstos. En estos tiempos se aprecia que la voluntad de la ciudadanía sigue resistiendo el embate de una prensa, y de una justicia, que se resisten a entender que la sociedad ha cambiado.

En defensa del modelo antiguo se produce la aparición de conocidos lobistas, sus relaciones profesionales con las corporaciones son ampliamente conocidas, como Felipe González o José María Aznar. Sus declaraciones en contra del gobierno de coalición son difundidas por todos los medios de comunicación, la opinión publicada, en la aparente confianza de que influyan en la opinión pública. Al parecer no están teniendo éxito. Su legitimidad se ve afectada luego de conocerse las perversiones del sistema que lideraron. Tal vez el fenómeno de la corrupción del sistema haya sido el detonante. Pareciera que el tradicional poseedor del control político, el llamado statu quo económico, promotor del bipartidismo, ha cedido esa función en favor del poder del parlamento.

En cualquier caso, como efecto de la transformación digital, están surgiendo una variedad de medios periodísticos que luchan para convertirse en canales alternativos y discrepantes de una opinión publicada, más preocupada esta nueva opción por la búsqueda de la verdad, que por el sometimiento a los intereses económicos. Se está produciendo un avance en la pluralidad de la Opinión Publicada.

Sería un síntoma de salud democrática la multiplicación de esos medios.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes