fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El CNI como escudo de la monarquía

Las cartas boca arriba

CNI escudo monarquía medem

La que fue novia del borbonazo no parece buena gente. Pretende convencernos de que fue amenazada por el general del Centro Nacional de Inteligencia. Lo contó en la BBC: “Me dijo que lo enviaba el rey, que no hablara con la prensa y que si no seguía las instrucciones no podía garantizar mi seguridad física ni la de mis hijos”.

No puede ser. ¿Cómo se le va a ocurrir al director del CNI amenazar a la novia para proteger al monarca? Sabe cualquier ciudadano bien educado y adecuadamente informado, los que leen El País, escuchan la SER y aguantan en La Sexta al polichinela de Florentino, que en el CNI no cabe el juego sucio. Que con nuestros impuestos no se paga la defensa ilegal del Jefe del Estado. Que en la democracia no se interviene desde las cloacas. Que al CNI también le corresponde su presunción de inocencia.

Puedo continuar en ese tono pero hay que hablar en serio.

El CNI dice en su web que se encarga de “prevenir, detectar y posibilitar la neutralización de las actividades de grupos o personas que pongan en riesgo, amenacen o atenten contra los intereses económicos nacionales y el bienestar de la población”. ¿Sabía el CNI que los supuestos negocios del borbón Juan Carlos atentaban contra el patrimonio económico nacional, reduciendo los recursos que deben invertirse en el bienestar general? ¿Contribuyó a ocultarlos y además amenazó a la que lo está contando?

La novia del presunto bribón asegura que la amenaza se produjo en 2012. La actual directora del CNI manejaba entonces el gabinete técnico del general y es muy difícil creer que ignorara aquella operación, si es que se produjo. Que nos lo cuente.

El CNI anuncia en su web “un equilibrio entre el derecho a conocer de los ciudadanos, el deseo de saber de los profesionales de los medios de comunicación social y la necesidad de reserva que se deriva de las especiales responsabilidades y misiones de la inteligencia”.

Si a las sospechas sobre los posibles delitos del abdicado se añaden las de una actuación ilegal del general del CNI y además las de que la actual directora lo sepa todo, la sensación de impunidad se combina con el temor de que un organismo público, el servicio de inteligencia, pueda ser utilizado en secreto para misiones que van en sentido contrario de su obligación de “evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones”.

El CNI no debe ser el escudo de la monarquía.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes