fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El comportamiento no comprometido

El comportamiento no comprometido

El compromiso es un acto, no una palabra
Jean-Paul Sartre.

Desde la Transición Madrid fue un territorio de particular comportamiento. Abierto y multitudinario. Espacio habitado por los vencedores y sus cómplices. Nunca se consideró un territorio más. Tal vez por ello, ya desde el bipartidismo, las preferencias electorales mostraron una afinidad con el crecimiento económico. Vivir en Madrid era una ventana a las oportunidades profesionales y personales.

Toda España estaba pendiente. Si llovía en Madrid, el conjunto del país se mojaba. Los obreros venidos a más se consideraban afortunados. Mejor sanidad. Más empleos. Educación pública de calidad. Infraestructuras mejor dotadas. Dios estaba en todas partes. Pero atendía en Madrid. Y en ocasiones en Barcelona.

España recibía a los madrileños en vacaciones y festivos. Los trabajadores con remuneraciones mayores de mil euros, o su equivalente, vivían bien. Todo aparentemente bien. El aznarismo se imponía. Tiempos de cambio se dieron con el tamayazo.

Pero la condesa del aznarismo, Esperanza Aguirre, llegó con intenciones de poner las cosas en su sitio. El socialismo de la tercera vía se abrió al neoliberalismo y, junto a los casos de corrupción, los colectivos de aquellos trabajadores optaron por no votar o hacerlo por la propuesta auténticamente neoliberal. Así el PP ganó el gobierno de la Comunidad.

Allí se comenzó a gestar la aplicación del modelo salvaje de los recortes en sanidad. En la privatización de la educación pública. En la externalización de servicios. Los crecientes ajustes en pensiones y el intento de los fondos. El milagro económico de Rato.

Los y las trabajadoras siguieron votando a la derecha en Madrid. No parecieron percatarse de lo delicado de su situación. Luego, en 2011, con el mileurismo y la socialización de la deuda financiera, decidieron abstenerse y Rajoy ganó con mayoría. Es lo que tiene no votar. Entonces toda la factura del saqueo cayó sobre la totalidad de las personas trabajadoras de España. Recuérdalo.

Aunque cuando le llegó el 15M a Zapatero, y se produjo la disrupción que supuso el fin del bipartidismo, ello supuso que las gentes, las buenas gentes, querían decir algo. Al conjunto de trabajadores no les quedaba claro que las plazas y calles estaban indignadas. Surgió Podemos y el statu quo reaccionó brutalmente. Primero con el modelo suave de Ciudadanos. Actualmente con el duro de Vox. A todo esto, a la militancia del PSOE pocas consultas le han hecho. Sería bueno conocer su opinión. Porque la de los Escrivá, Calvo, Calviño, Page, Robles y Fernández Vara ya la conocemos.

En definitiva, al parecer, el comportamiento no comprometido de los trabajadores permitió el Gobierno Ayuso. La ultraderecha está gobernando Madrid todo. Dispuesta a seguir recortando.

Por tanto, el 4M es determinante para definir el modelo que prevalecerá en España. Si se movilizan los trabajadores y trabajadoras, el cambio será posible. Si no lo hacen, veintiséis millones estarán en peligro.

Vota. Por ti y por tus hijos. No te dejes engañar.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. ANTONIO ALONSO RUIZ

    4 de abril de 2021 20:52 at 20:52

    No contrata enfermeras, auxiliares, médicos, celadores, administrativos para los centros de atención primaria, hospitalaria, UCIS, para las vacunas. Como Ayuso siga de presidenta tendremos pandemia para rato. ¿La vas a seguir votando?

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes