fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El coste del rescate bancario entre 2008 y 2019 asciende a casi 87.000 millones de euros

Esta cifra sigue siendo una cifra provisional que no para de ascender

El rescate bancario se cifró inicialmente en unos 60.000 millones de euros. Actualmente esa cifra sigue creciendo millón a millón, el proceso de salvamento dejó compromisos que hacen crecer esos 60.000 millones de valoración inicial.

Carlos Sánchez Mato, delegado del Área de Economía de Ayto de Madrid entre 2015 y 2019, ha realizado una actualización del gasto real al que asciende el rescate a los bancos. Sánchez Mato cifra en 87.000 millones la cifra del rescate entre 2008 y 2019. Esta cifra se ve incrementada día a día porque el dinero público invertido debe seguir apuntalando en la actualidad el sistema bancario.

Por ejemplo, la SAREB, más conocido popularmente como banco malo, supuso una inversión inicial de 2.192 millones de euros y además otros 7.512 millones de patrimonio neto negativo. Todo ese capital invertido se ha perdido. No solo por el quebranto producido por préstamos incobrables y suelos e inmuebles que se vendieron por debajo del precio que los compró el banco malo. A esto, se añadirían operaciones que únicamente han producido pérdidas.

Como la llevaba al cabo el 2 de agosto de 2013 por la SAREB. Aquella operación supuso la contratación de un derivado con un gasto de 922 millones de euros y podría suponernos un quebranto de otros 1.342 millones hasta 2023. Todo parece apuntar en esa dirección observando la evolución de los tipos de interés. La apuesta del Partido Popular ha resultado ser ruinosa.

El resultado tras la contratación de aquel derivado es que en 2019 SAREB tuvo unas pérdidas netas de 947 millones de euros. Si no hubiesen contratado el derivado, en 2019 SAREB nos habría costado a los españoles 577 millones de euros menos. Por tanto, el 61% del agujero del último año no sería debido a los excesos bancarios previos al rescate sino a la gestión del mismo realizada por el Partido Popular.
Ni mucho menos es el único quebranto que sigue aumentando con el paso del tiempo.

Gracias al Real Decreto De Guindos, actual presidente del BCE, los créditos fiscales se convirtieron en monetizables, es decir, en exigibles. BBVA, Santander y Sabadell son los grandes beneficiarios. Más de 41.000 millones garantizan el sector. BBVA, Santander y Sabadell acumulan 22.000 millones, el 53% de los créditos fiscales monetizables.

¿Pero qué es eso de los créditos fiscales monetizables? Fácil de explicar. Si tú trabajabas en 2019 y pagabas IRPF y perdiste el empleo en 2020, querrías que Hacienda te devolviera lo que abonaste en impuestos el año pasado. No puedes. Pero los bancos sí. Pueden reclamar que les devolvamos impuestos del pasado cuando vienen mal dadas. En tres años hemos abonado 2.918 millones de euros a los bancos en créditos monetizables. El banco Santander de nuevo es el gran beneficiado. Los créditos fiscales monetizables suponen el 22% del valor total de las entidades bancarias españolas. En 2013 se les lanzó un flotador de 50.000 millones.

Numerosas voces en aquel momento advirtieron de que esta posibilidad podía ocurrir. Avisaron de que el rescate a los bancos supondría un saco roto de inversión pública, pero el partido Popular decidió salvar a los bancos mientras miles y miles de familias fueron desahuciadas.
Para ellas no hubo aval. Para los bancos, sí.

Por último hay que destacar también el incremento “gota a gota” de los esquemas de protección de activos. Los esquemas de protección activos, son seguros contra pérdidas otorgados a favor de las entidades bancarias que se quedaron con las cajas de ahorro nacionalizadas. Estos han supuesto 12.684 millones de euros de pérdidas. Los créditos que han ido bien, han engrosado los beneficios de BBVA, Sabadell o Caixa. Los que han ido mal, los hemos pagado nosotros.

Por lo tanto, si únicamente tuviéramos en cuenta las inyecciones directas de capital a la banca estaríamos cometiendo un error a la hora de calcular el importe real del rescate. La utilización de diversos instrumentos, como los esquemas de protección activos o los créditos monetizables, hace que la cifra inicial no pare de aumentar.

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes