fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

El debate al que Ayuso nunca hubiese querido acudir

La candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se enfrenta cara a cara este miércoles con Pablo Iglesias en un debate electoral en Telemadrid en el que no quería participar

Ayuso disuelve la Asamblea de Madrid y convoca elecciones anticipadas
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid

En una guerra, lo primero que fracasa es la verdad. Por eso existe tanta distancia entre los mensajes transmitidos en medios de comunicación sobre la Comunidad de Madrid y lo que la gente cuenta en las calles que nunca salen en televisión. La propaganda  del Hospital Zendal, que no es más que una nave industrial que ha costado más de 100 millones de euros y en la que ha participado la multinacional de la construcción de ‘Superflorentino Pérez’, entre otras grandes empresas mantenidas por lo público, se desmonta yendo a la puerta del centro y hablando con las personas usuarias que han sido destinadas a 80 kilómetros de sus casas para ejercer como extras en la gran superproducción propagandística de la campaña de vacunación.

La propaganda de los gobernantes mediocres sólo se sostiene escondiendo al inepto o que la información que salga esté mediada o manipulada por los medios de comunicación a los que previamente se ha engrasado de jugosas cantidades de publicidad institucional para que su libertad tenga los límites del miedo a la desaparición por ausencia de subvenciones públicas.

Esto explica que el director de La Sexta, Antonio García Ferreras, se haya animado a llevar a Isabel Díaz Ayuso, en calidad de candidata del PP, a su programa ‘Al Rojo Vivo’ justo después de que la Comunidad de Madrid haya autorizado una universidad privada y 15 millones de euros de propina al Grupo Planeta, holding mediático que controla gran parte de lo que se ve, se lee o se oye en España: Antena 3, Onda Cero, La Razón, La Sexta.

Sin contar las editoriales que publican las novelas y ensayos que circulan por el mercado editorial y que se colocan en librerías o en los estantes de libros de las grandes superficies o de las diferentes sucursales de la Casa del Libro, cuyo dueño también es el Grupo Planeta y que tiene como misión concentrar el mercado librero en las mismas manos.

Los terratenientes de nuestra época ya no son los propietarios agrícolas, como en el siglo pasado, sino los dueños de los grandes medios de comunicación, capaces de hacer que un desahuciado odie al partido que quiere prohibir los desahucios y que venere al banco que lo va a dejar tirado en la calle con el raso de la inmundicia como único techo posible.

Por la misma razón que Isabel Díaz Ayuso pierde cuando le abren el micrófono en directo, Pablo Iglesias gana cuando sus propuestas llegan directamente sin que medien los terratenientes de la comunicación que han construido un diablo con cuernos y rabos que se come a los niños por la noche porque es más útil los mensajes de odio que oponerse a las medidas que defiende el líder de Unidas Podemos que son compartidas por la mayoría que sufre el precio abusivo de los alquileres, las listas de espera en la sanidad pública, el desempleo, la desigualdad, la precariedad y un paisaje sin horizontes en el que quien aspire a tener un sueldo de 1.200 euros y a que le bajen 100 euros el alquiler se arriesga a ser tachado de peligroso comunista, radical, bolivariano y antisistema que tiene que ser eliminado.

La candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, acude este miércoles al debate de Telemadrid después de haberse negado, habiendo tenido que desdecirse por la presión y porque sería un cantazo que su atril estuviera vacío en la televisión pública de los madrileños. En 2012, Javier Arenas, entonces candidato del PP en Andalucía, se confió más de la cuenta y dejó plantados en los estudios centrales de Canal Sur a Diego Valderas y José Antonio Griñán, respectivos candidatos de Izquierda Unida y PSOE, quienes tuvieron que debatir entre ellos, ya que el candidato conservador, al que las encuestas le daban mayoría absoluta, pensó que con la fuerza de los sondeos y el aire andaluz era suficiente para ganar en las urnas.

Las urnas se abrieron y Javier Arenas ganó las elecciones pero sin mayoría absoluta, así que la suma de los votos del PSOE e IU fueron suficientes para que el candidato conservador no gobernara la Junta de Andalucía, a pesar de obtener el mejor resultado de su historia. Arenas se sigue arrepintiendo de no acudir a aquel debate en el que se dictaminó el resultado electoral, sepultó su carrera y fracasó en su gran reto vital de gobernar la comunidad que, por entonces, se le resistía a los conservadores.

Finalmente, Ayuso no ha cometido el error de la soberbia que cometió Arenas y, aunque a regañadientes, acudirá al debate de Telemadrid en el que se medirá mano a mano con Pablo Iglesias, quien en todas las campañas electorales tuerce las encuestas en este tipo de formatos, en los que se premia el nivel intelectual, la rapidez mental y la claridad de ideas, todo de lo que la candidata del PP no puede presumir.

El mejor antídoto contra la propia Ayuso es Ayuso. Sólo es necesario dejarla sola, sin periodistas que le hagan la pregunta que ella desea en una rueda de prensa, que previamente ha sido pactada en un mensaje de Whatsaap o una llamada rápida de su director de comunicación, el inefable aznarista Miguel Ángel Rodríguez, el ideólogo de usar a los madrileños y madrileñas como rehenes para polarizar con el Gobierno de España durante la pandemia.

Lo mejor de los debates, y por eso huyen de él quienes gobiernan a través de los argumentarios y de la propaganda pagada con dinero público, es que se puede evaluar quién llega leído, formado y con competencias suficientes para regir los destinos de un país, en este caso una región. Los debates electorales son como los amaneceres con tu pareja, en los que te das cuenta realmente de con quién has estado acostado toda la noche y, peor aún, con quién vives.

"No nos une el amor sino el espanto", escribió Borges en un magnífico poema dedicado a Buenos Aires, publicado en 1963. O huyes del espanto o te enamoras. Es en los debates donde, quienes no pueden comprar todo con dinero, no tienen la posibilidad de ocultar que han comprado de todo en su vida menos libros y que no es lo mismo aprobar que aprender, la información que la propaganda, los argumentarios del partido que tener pensamiento propio, los periodistas amigos del medio subvencionado en una rueda de prensa que los ciudadanos en el salón de su casa.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. Josu Monreal

    21 de abril de 2021 20:25 at 20:25

    Debería haber más debates, y sobre todo, necesitamos movilizar a más y más gente, nos jugamos mucho en estas elecciones.

    Justicia social o fascismo.

  2. José L. Soto

    26 de abril de 2021 10:13 at 10:13

    Esta sujeta solo se encuentra a sus anchas con partidos dictatoriales, en la democracia no sabe nadar, se ahoga.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes