fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Deporte

El ejemplo de Sócrates: médico, futbolista, intelectual y revolucionario

¿Se imaginan a un futbolista atendiendo, con un fonendo y una bata, las urgencias médicas al pie del cañón? ¿Y a uno que llevase la voz cantante en las manifestaciones y luchas de la Marea Blanca? Tranquilos. Nosotros tampoco.

socrates

U.H.- A día de hoy cuesta visualizar a las y los profesionales del fútbol compatibilizando la dureza y la exigencia de la carrera de medicina con una trayectoria exitosa en la élite del deporte. También es infrecuente que se preocupen por la política, aunque, por suerte, existen honrosas excepciones.  Pero, allá por los años 80, hubo un tipo que hizo todas esas cosas. Para colmo, era buenísimo. 

Sócrates Brasileiro Sampaio fue, como cuenta Quique Peinado en el libro Futbolistas de izquierdas (Editorial Lee/Me) uno de los mejores de todos los tiempos. Basta repasar alguno de los resúmenes de Youtube para comprobarlo. Un mediapunta espectacular. Un talento que se le caía de los bolsillos. Cualquiera se habría conformado con eso. Para Sócrates era una cosa más. Casi una excusa. 

Le llamaban El Doctor, y no solo por sus estudios médicos. Era un humanista. Cuando fichó por la Fiorentina (conjunto italiano de la ciudad de Florencia) declaró que lo había hecho “para leer a Gramsci en su idioma original”. Antes, en el Corinthias, fue uno de los artífices de un modelo revolucionario de gestión deportiva. Junto a compañeros como Zenon, Wladimir o Casagrande, Sócrates impulsó un sistema de democracia interna dentro del club. Todos, también los trabajadores del club, tenían la misma voz y el mismo voto.

Su modelo inspiró un movimiento, conocido como Democracia Corinthiana, que estuvo cerca de conseguir que Brasil celebrara elecciones directas. En la final del Torneo Paulista, disputada entre el Sao Paulo y el Corinthias, los jugadores del Timao salieron con una pancarta directa y clara: “Ganar o perder, pero siempre con Democracia”. Sócrates marcó y su equipo obtuvo la victoria. Antes había tenido tiempo de tomar el micrófono en alguna de las manifestaciones multitudinarias en las que el pueblo reclamaba el sufragio universal.

Sabíamos que estábamos participando de algo más que en un simple partido de fútbol. Luchábamos por recobrar la libertad en nuestro país” dijo El Doctor en una ocasión, tal y como recuerda la revista Panenka. Quique Peinado recoge en su libro otras muchas frases que legó para la memoria, cómo “el fútbol se da el lujo de permitir ganar al peor” o “los futbolistas somos artistas, y los artistas son los únicos trabajadores que tienen más poder que sus jefes”. 

Esa esencia es la clave del fútbol. El entrenador y escritor Ángel Cappa cita a Machado en esta charla para explicar que lo único que queda “es la emoción” de las cosas. De esto (y de la película Les Miserables, una adaptación libre y actual de la obra de Victor Hugo)  habla Javier García Clavel en esta pieza para eldiario.es:

Los jóvenes que están viendo el partido de fútbol (...) lo hacen desde la plaza. El estadio se ha cerrado para ellos porque las entradas tienen un precio prohibitivo. En la calle, gratuitamente, disfrutan del partido, entrelazan sus voces, se desgañitan juntos, hacen comunidad, construyen identidad, defienden su patria. Les han expulsado del campo, donde sólo si tienes dinero y no armas escándalo (el guardar formalidad que se decía) puedes permanecer. Pero la energía de la calle está intacta” 

En medio de la incertidumbre ante el regreso de la Liga, y con una industria futbolística a la que parece importarle poco que los estadios se vacíen de aficionados e hinchas, el ejemplo de Sócrates supone una gran inspiración. Sus recetas (que se puede ver en este documental conducido por Eric Cantoná, otra leyenda del fútbol comprometido)  ayudarían a paliar la salud de este deporte. De esta crisis debería salir buscando una vacuna contra la pandemia que lleva tiempo asolándolo: la del negocio por el negocio. “No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie” decía Galeano. Seguro que Sócrates, puño en alto, estaría de acuerdo.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA