Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El Gobierno de coalición sacará adelante la sexta y última prórroga del estado de alarma

El Ejecutivo ha capeado estos tres meses de crisis sanitaria negociando a un lado y otro del hemiciclo, valiéndose del pluralismo existente en la Cámara

Este miércoles se aprobará la sexta y última prórroga del estado de alarma, iniciado el 14 de marzo para hacer frente a la crisis sanitaria del COVID19. Si de algo han valido estos tres meses, en lo que a política se refiere, es que en el Congreso se ha hecho política, si por ello entendemos dialogar, ceder y acordar entre diferentes.

A pesar de una oposición hiperbólica, en virtud de un PP subido a hombros de Vox que parece haber renunciado a ser un partido gubernamental, el Gobierno de coalición ha sacado adelante todos sus decretos sobre medidas económicas y las seis prórrogas del estado de alarma contra lo que clama la derecha en sus fachadas y que Vox intentó convertir en algo más que una manifestación de sus incondicionales.

Si bien es cierto que ERC a veces se ha despistado, debido a la disputada contienda electoral que mantiene con los posconvergentes, tampoco lo es menos que la actitud de PP y Vox hace muy fácil que toda la Cámara se ponga de acuerdo en contra de un enemigo común que amenaza los consensos constitucionales sobre los que descansa el Estado autonómico y social.

El PNV, mucho más sereno que sus antiguos aliados de la derecha convergente, ha conseguido una buena cosecha de su apoyo al Gobierno de coalición. Réditos económicos con los que los nacionalistas vascos podrán pedir el voto en las próximas elecciones vascas, haciendo valer su papel de conseguidor en Madrid.

Además de la gestión del ingreso mínimo vital y la cogestión de la fase 3 de la desescalada, los vascos le han arrancado al Gobierno de España el compromiso de que la gestión del Plan Europeo de Reconstrucción, de los que a España le corresponderán 140.000 millones de euros, será gestionado de forma común por el Estado central y las comunidades autónomas.

El apoyo de PNV y la abstención de ERC serían suficientes para sacar adelante la prórroga del miércoles, pero el Gobierno de coalición ha conseguido, además, el voto favorable de Ciudadanos, formación necesitada de girar el timón de su táctica y separarse de la entente ultra que conforman PP y Vox para situarse en el centro y alejarse de la Foto de Colón.

A la vista de las encuestas, Ciudadanos crece un 10% su intención de voto, por lo que la estrategia de Inés Arrimadas parece acertada y se vería reforzada con una moción de censura a Isabel Díaz Ayuso, con la que parece amagar el líder naranja en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, quien ya no se corta en ocultar la mala relación que existe entre los naranjas y el PP madrileño.

Compromís

El Gobierno de coalición ha capeado estos tres meses de crisis sanitaria negociando a un lado y otro del hemiciclo, valiéndose del pluralismo existente en la Carrera de San Jerónimo. El único socio perdido por PSOE y Unidas Podemos es Joan Baldoví, el diputado de Compromís, quien ha llevado al Congreso la reflexión interna que se da en la coalición valencianista desde su nacimiento, con más fuerza desde la irrupción de Podemos en 2014, entre quienes aspiran a ser izquierda valenciana o a ser una especie de PNV que defienda los intereses del territorio a diestra y siniestra, para así poder presentar una hoja de resultados en la Comunidad Valenciana tan gloriosa como la que presentan los nacionalistas vascos. La diferencia con el PNV es que las élites valencianas son españolistas y muy de derechas, por lo que la operación emprendida por Compromís es de alto riesgo ya que puede quedarse en tierra de nadie.

Ahora vienen los presupuestos y la continuación de la hoja de ruta del ‘Acuerdo de Coalición Progresista’ que firmaron en diciembre PSOE y Unidas Podemos. Nada hace presagiar que la coalición gubernamental vaya a tener problemas en sacar adelante las cuentas y las legislatura, lo que no quiere decir que sea fácil. Si uno mira a la derecha y observa que PP y Vox obligan al resto de fuerzas políticas a ponerse de acuerdo, aunque sólo sea para cerrarle el paso a una derecha y ultraderecha absolutamente subidas al monte, entiende que Felipe González ande preocupado.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA