fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El Gobierno se sostiene con el apoyo acérrimo del votante de Podemos, que aprueba la labor de Iglesias

Una amplia mayoría social pide anteponer el control de la epidemia a los intereses de las grandes empresas. La suspensión de la actividad económica no esencial logra una aprobación casi unánime entre la ciudadanía.

U.H.- Los votantes de Unidas Podemos respaldan la respuesta del Gobierno de Coalición ante el coronavirus y constituyen su principal sostén en estos momentos. De acuerdo con los datos de un sondeo de Metroscopia, las bases del partido morado aprueban de forma muy amplia la labor del Ejecutivo que, ante una crisis sanitaria, social y económica sin precedentes, ha reaccionado con medidas para frenar el virus –el confinamiento y la hibernación de las actividades no esenciales– y para paliar sus efectos sobre los más vulnerables –con ayudas a desempleados, afectados por ERTE, autónomos y pymes, entre otras–.

Las cifras que arroja la encuesta señalan que cuatro de cada cinco votantes morados aprueban la respuesta del Gobierno y el escudo social impulsado por el vicepresidente Pablo Iglesias. Son un 78% los que la respaldan, frente a un 15% de disconformes. Por partidos, la aprobación al Ejecutivo entre los votantes de Unidas Podemos es la más alta, hasta el punto de que, ahora mismo, son apoyos vitales para mantener a salvo la imagen del gabinete que lidera Pedro Sánchez: entre los votantes de UP hay cinco que aprueban al Gobierno por cada uno que lo rechaza. Entre los del PSOE, por ejemplo, esa proporción no llega a 2,5.

Entre las derechas y sus electorados, la operación para desgastar al Gobierno y sacar réditos políticos de la crisis es evidente y se traduce también en cifras: un 77% de partidarios de Ciudadanos, un 79% de los del PP y un 93% de los de Vox dicen desaprobar la labor del Ejecutivo. Entre el conjunto de encuestados, ese porcentaje se sitúa en el 51%.

Paradójicamente, y pese a los discursos de Abascal, Casado y Arrimadas, dos de las medidas más criticadas por la derecha logran un respaldo amplísimo entre la población, con independencia de su color político. La suspensión de la actividad no esencial, por ejemplo, concita un consenso casi unánime: la respaldan nueve de cada diez españoles (89%), frente a un escaso 9% que la rechaza. La hibernación de actividades como la construcción fue una de las propuestas de Unidas Podemos que el PSOE rechazó inicialmente. La derecha y los grandes empresarios la han criticado de modo feroz en los últimos días –pese al aval de los científicos, que plantearon la necesidad de detener estos sectores para frenar la curva de contagios– por sus posibles costes económicos.

Pero, si la disyuntiva se plantea entre la macroeconomía y salvar vidas, la mayoría de la ciudadanía lo tiene claro, según Metroscopia. Ante la pregunta de si hay que priorizar el control de la epidemia “cueste lo que cueste” a las empresas, o “evitar el hundimiento de la economía”, el 70% de encuestados optan por la primera vía, frente a un 19% que apuestan por la segunda. En otras palabras, si hay que elegir entre cuidar la salud y generar déficit para pagar medidas sociales, o controlar las cuentas del Estado y poner en riesgo a la clase trabajadora, son muchos más los que apuestan por lo primero que por lo segundo. Esta idea parece estar en línea con los planes del Ejecutivo para detener cuanto antes la epidemia –por encima, si es necesario, de los intereses de las grandes empresas y de las cifras macroeconómicas–.

El sondeo también pregunta por la gestión de la Unión Europea, que se ha resistido a mutualizar la deuda y que, sólo en los últimos días, se ha abierto a relajar las condiciones del déficit y a crear un fondo comunitario de desempleo. Las cifras de este sondeo apuntan a que sólo un 19% de los encuestados apoyan la gestión de la UE, frente a un 72% que la desaprueba. Si este enfado ciudadano se mantiene en el futuro, podría traducirse en un avance de las posiciones euroescépticas que comienzan a aparecer en la sociedad española, una de las que tradicionalmente más han apoyado el proyecto europeo.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes