Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El 'me gusta' de mi hermano a mi Orgullo

Salí del armario hace 15 años de una forma traumática. Parece que fue ayer, pero ha llovido mucho en cuanto a avances LGTBI se trata. Traumática para mí, porque no di el mayor ruido. Con 22 años, harto de sentir frío en agosto, de escuchar a mi madre decir que a su hijo le pasaba algo porque no salía de la habitación, de estar solo y vivir en la insatisfacción plena, cogí una maleta con cuatro cosas, me monté en un tren regional de Mérida a Madrid –que, por cierto, tardaba entonces menos que ahora- y en Madrid cogí otro tren a Gijón.

Me fui casi sin decir adiós. Sólo se lo dije a mi madre, porque de la pena que tenía no podía mantenerle la mirada a nadie. Los armarios no sólo nos roban años de vida, también nos roban las relaciones humanas de las que huimos por miedo a que se descubra nuestro gran secreto. En una mirada, en un grito mal dado, en un movimiento ligero de mano, que alguien sepa leernos los pensamientos…Todo son sospechas y miedos.

Si pudiera recuperar alguna cosa de las que me ha robado el armario, sin duda, sería poder relacionarme con mis hermanos y con mis padres de otra manera. Mi huida de mí mismo me robó tener más complicidad con mi madre y tener conversaciones con mis hermanos como las que tienen ahora mis sobrinos entre ellos.

Los armarios nos han robado también saber qué es enamorarse en la adolescencia. Las personas LGTB teníamos nuestra primera experiencia sexual sin caricias, sin besos y sin complicidad. Como si estuviéramos robando, de forma clandestina, a escondidas, sabiéndonos en pecado y sospechando que nunca seremos dignos de ser amados. Conjugo los verbos en pasado porque me gustaría pensar que ya no ocurre.

Por conversaciones que he tenido con otros amigos gais, casi todos coincidimos en que alguna vez en nuestra vida nos hemos sentido sucios después de tener sexo con alguno de nuestros amantes. Ser homosexual ha equivalido durante siglos a sentirse sucio, pecado y delito.

A mí los armarios me robaron tener amigos de infancia, saber qué es dar un beso de amor a los 15 años, tener momentos de complicidad con mis hermanos, contarle a mi madre el niño del colegio que me gustaba –aunque me gustaban más los profesores- y la seguridad que todo ser humano necesita para crecer sin traumas en su edad adulta.

Desde Asturias, donde me hice libre sin testigos de por medio, llamé un día por teléfono a mi madre y le dije que era homosexual y que ese era el motivo de mi huida, de mis ausencias y de una adolescencia tan complicada en la que sólo era feliz estando solo.

Nunca nadie de mi familia me preguntó cómo estaba, cómo lo había vivido o me ha preguntado si tengo pareja o si me gusta algún hombre. Es un tema tabú todavía, aunque a veces creo que se debe más al pudor de quienes no saben cómo romper el hielo que a un rechazo implícito.

No hay rechazo, hay vergüenza, desconocimiento y miedo a ofender. Muchas veces he echado de menos alguna pregunta de mis hermanos o de mis padres, pero estos días, que estoy publicando en mis redes sociales contenido sobre el Orgullo LGTBI, uno de mis hermanos, con el que más lejanía tenía, no para de darle me gusta a las publicaciones que hablan de lo que yo soy y de lo que tanto tiempo callé.

Yo sé que mi hermano me está queriendo decir que me apoya, que me quiere, incluso que le perdone, que le gustaría tener una conversación conmigo, que hemos perdido mucho años de nuestra vida por culpa de los armarios, que ojalá hubiésemos sido más cómplices y que ahí está él para lo que haga falta.

Por eso sigue siendo tan importante conmemorar el Orgullo, poner banderas en los balcones, llenar las redes de noticias, fotos y vídeos, salir a la calle a manifestarnos, leer literatura LGTB y romper los armarios. Nunca es tarde para que un hermano nos diga que nos quiere.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA