fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El Ministerio del Tiempo de Martín Villa

El Ministerio del Tiempo de Martín Villa

PACO GRACIA ( responsable de Memoria Democrática de Podemos)

ESTHER LÓPEZ BARCELÓ (responsable de Memoria Democrática de IU)

Hubo un tiempo en nuestro país en el que solo podías trabajar en la Administración si tenías un certificado de “buena conducta” que expedía la Falange. Incluso si te veías en la tesitura de pasar por un juzgado, una carta de algún prócer del régimen se convertía en salvoconducto para una absolución. A Rodolfo Martín Villa, ex jefe nacional del Sindicato Español Universitario (SEU), exministro de la dictadura y de la Transición y después eterno consejero de Administración de grandes corporaciones le gustaría seguir viviendo en ese país del pasado. Y, de hecho, si no fuera por la conocida como “Querella Argentina”, estaría viviendo su vejez con la misma placidez con la que vivió su juventud y madurez durante el franquismo y gran parte de nuestra democracia actual.

Por suerte, existe una cosa que se llama Justicia Universal para los delitos de lesa humanidad. Es gracias a ella que Rodolfo Martín Villa ha hecho un viaje al presente desde su placentero pasado y este jueves, 3 de septiembre, ha realizado una declaración indagatoria ante la jueza María Servini en Argentina, ya que se halla investigado por delitos llevados a cabo en el ejercicio de sus cargos como ministro de Relaciones Sindicales y ministro de Interior durante la Transición. Entre otros hechos, está por dirimir cuál fue su responsabilidad en sucesos tan graves como la masacre de Vitoria del 3 de marzo de 1976 en la que cinco obreros murieron por disparos de la Policía Armada en una iglesia y los trágicos sucesos en Sanfermines de 1978.

Han pasado diez años desde que la denuncia por los crímenes de genocidio y crímenes contra la humanidad cometidos en España durante la dictadura franquista fuera presentada ante un tribunal penal argentino por parte de víctimas y asociaciones memorialistas y seis años desde que la jueza Servini emitiera una orden internacional de busca y captura contra Martín Villa. Cuando por fin se acercaba el momento de la toma declaración al exministro, éste aportó a la causa una serie de testimonios de ex líderes políticos y sindicales de nuestro país en los que se alababa su trayectoria política durante la Transición, en un burdo intento del investigado por influir en la causa judicial, como si haber formado parte de los protagonistas de la Transición fuera un motivo para tener inmunidad judicial.

El tiempo de la impunidad está llegando a su fin

Es necesario recordarle (y demostrarle) a Martín Villa que ya no vivimos en ese país que funcionaba a golpe de cartas de recomendación y certificados de buena conducta. Y a los próceres de la Transición hay que decirles que nada exonera al exministro de responder a la justicia por muy “muñidor” de pactos que fuera, que nadie está por encima de la justicia, que ya bastante tenemos con una persona “inviolable” y no “sujeta a responsabilidad” en nuestra Constitución, que el tiempo de la impunidad está llegando a su fin porque se lo debemos, por supuesto, a las víctimas, pero nos lo debemos como sociedad, para que no tengamos que pasar la vergüenza de tener que denunciar en un país extranjero para que se haga justicia. No debemos permitir que Martín Villa sea el titular del Ministerio del Tiempo y que lleve a todo un país a un tiempo pasado que solo fue mejor para unos pocos, los de siempre, a un país sin justicia y sin memoria.

Hagamos que este presente sea uno que merezca la pena vivir, en el que la democracia se cimente sobre la reparación a las víctimas y no sobre cientos de fosas comunes en las que se encuentran hacinados y maltrechos los restos de miles de hombres y mujeres asesinados en nombre de una terrible dictadura. Desde Unidas Podemos no renunciaremos a seguir defendiendo en el Congreso la necesidad de acabar con el lacerante y trágico obstáculo de la Ley Amnistía para que se aplique el Derecho Internacional a través de la derogación de los artículos a los que se anclan los defensores del statu quo, del “todo atado y bien atado”, los varones próceres de una Transición inacabada y nada ejemplarizante, que ahora escriben cartas para que sirvan de salvoconducto al exministro y consejero de administración de Sogecable, Endesa o Sareb.

Nosotras estamos con quienes siguen buscando verdad, justicia y reparación, con las víctimas que han tenido que cruzar el charco para ser escuchadas, con quienes mantienen el hilo rojo de quienes trajeron la democracia a este país. Porque no se equivoquen, ni a Martín Villa, ni a Suárez, ni a Juan Carlos les debemos nada. Quienes defendieron la democracia y la trajeron de nuevo con su lucha son las personas que se hallan bajo la tierra esperando que les encontremos o las que firman esas querellas.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes