fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

El mundo es mundo gracias a las Lunas

Luna es toda esa gente que pone el cuerpo a diario y tantas veces como haga falta para que el mundo duela un poquito menos a los que ya no pueden más

Tiene 20 años. Se matriculó en un grado de Integración Social porque su vocación es ayudar a los demás, poner el cuerpo para socorrer, acompañar, defender y cuidar a quienes han perdido hasta la esperanza, que es lo último que se pierde. Luna acabó su bachillerato y, seguramente, pudiendo elegir estudiar carreras con más prestigio social y económico, decidió estudiar para ser defensora de las causas justas. Digo causas justas y no perdidas. Las causas que son justas están por ganar, no perdidas.

Cuando terminó sus estudios de Integración Social, en Móstoles, quiso irse de voluntaria con Cruz Roja y se fue hasta Ceuta porque es la ciudad de origen de su madre. Contra todos los mensajes que le llegan por tierra, mar y aire, Luna se apuntó para poner el cuerpo y darle abrigo y la bienvenida a las personas migrantes que se juegan su vida para llegar a nado en busca de la esperanza perdida.

El abrazo de Luna ha servido para que recibiera centenares de insultos por parte de la ultraderecha, lo que ha provocado que la joven haya tenido que cerrar sus redes sociales para poner fin al acoso, pero también para recordarnos que el mundo existe gracias a personas que ponen el cuerpo y se plantan ante la barbarie.

El mundo existe gracias a ese profesor que, en contra del criterio mayoritario de su claustro, le dio apoyo y cariño a su alumno homosexual que insultaban en el recreo, pegaban a la salida del instituto y castigaban en casa por comportarse de forma no adecuada para las mentes ordenaditas.

El mundo existe gracias a esos médicos y médicas que, cuando en España estaba prohibido el aborto, ayudaban a las mujeres a interrumpir su embarazo en condiciones de salubridad y seguridad sanitaria, a sabiendas de que estaban incumpliendo la ley y que podían acabar en prisión.

El mundo existe gracias a las Lunas, a esas primeras personas que se plantan ante la barbarie y convierten un arranque de humanidad en el principio de un camino distinto y más feliz para quienes viven sin esperanza.

Luna es Rosa Parks incumpliendo las leyes del apartheid racial de EEUU al negarse a ceder el asiento a un blanco en el autobús, dando con ello el pistoleazo de salida a los derechos civiles para la población negra. Luna es Silvya Riviera, una mujer trans, latina y pobre que puso su cuerpo delante de la policía la noche que tuvo lugar la revuelta de Stonewall, 28 de junio de 1969, inaugurando con ello la lucha moderna por la igualdad en el mundo de homosexuales, bisexuales y transexuales.

Luna es ese sindicalista que se la juega en su trabajo por defender el sueldo digno y salario justo de sus compañeros, arriesgándose a ser despedido, a no ascender y a que ningún compañero quiera ser visto con él porque los compromete si el jefe los ve juntos. Luna es la abogada feminista que defiende gratis a una mujer que lleva años soportando las palizas de su marido en la soledad de su cocina.

Luna es la trabajadora social de cualquier ayuntamiento que pasa la mano para que una persona sin recursos pueda tener una ayuda económica de emergencia a pesar de la imposible burocracia. Luna es esa vecina de arriba que se organizó con otros vecinos y pararon el desahucio de la familia del piso de arriba cuando la mayoría de la gente decía que las deudas hay que pagarlas y defendían a los bancos en lugar de a sus víctimas.

Luna es el cura que abre su iglesia para que duerman miles de inmigrantes en contra de la posición de su obispo. Luna es el guardia civil o policía nacional que se enfrenta a sus compañeros y los denuncia cuando éstos usan la violencia de forma desproporcionada.

Luna es la funcionaria de prisiones que mira de tú a tú a los presos, les da confianza, los escucha y los logra comprender para ayudarlos a que sean felices y rectifiquen la conducta que les ha llevado a delinquir. Luna es la charcutera, pescadero o frutera del barrio que le cobra más barato, o directamente no le cobra, a la madre de familia que no tiene recursos para dar de comer a su familia porque están todos sus miembros en paro.

Luna es ese adolescente que hace sus prácticas de magisterio dando clases particulares a los niños y niñas con menos recursos del barrio. Luna es la niña de doce años que en plena pandemia puso un cartel en el ascensor para ofrecerse a hacerle la compra a las personas mayores del bloque. Luna es la vecina que le da una vuelta a la anciana de 90 años que vive sola y no tiene a nadie que la visite.

Luna es la vecina que, en los días más aciagos de la crisis económica, cocinaba enormes ollas de potaje de lentejas, garbanzos o chícharos para repartirlos entre las familias del bloque más castigadas por el golpe económico. Luna es la vecina del segundo que deja caer un billete de 50 euros en el buzón de la vecina del quinto, sin que ésta se entere, para que pueda llenar la nevera y sus niños no se acuesten sin un yogur y se tomen su vasito de leche con galletas antes de ir a la escuela.

Luna es la humanidad. Por eso la quieren derribar quienes tienen como modelo de sociedad la barbarie y ruptura de los valores que permiten que el mundo siga siendo digno de llamarse mundo. Luna es toda esa gente que pone el cuerpo a diario y tantas veces como haga falta para que el mundo duela un poquito menos a los que ya no pueden más. Estigmatizar, señalar y criminalizar a Luna tiene un objetivo claro: que no haya nadie que frene la barbarie de quienes sólo saben odiar.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

7 Comentarios

7 Comments

  1. SANTIAGO zamora

    21 de mayo de 2021 07:50 at 07:50

    Luna, mi hermana, mi amiga.

  2. ESTRELL@

    21 de mayo de 2021 08:54 at 08:54

    Luna no solo estaba haciendo su trabajo ; estaba dando su consuelo y apoyo emocional a
    otro ser humano desolado.

    ¨La belleza está en los ojos de quien mira¨

    tal como nos recordó Oscar Wilde. Mira al referente, pero sobre todo, mira a la persona que lo está observando.

  3. Luis Felipe Sellera Ramos

    21 de mayo de 2021 10:50 at 10:50

    Construir un mundo alternativo para defenderse en lo próximo, en lo inmediato, tiene que ir de la mano de la organización popular para poder alcanzar objetivos más amplios y duraderos.

  4. mekong --

    21 de mayo de 2021 14:24 at 14:24

    Esta chica merece un reconocimiento oficial por su comportamiento. Un abrazo que demuestra una vez más el símbolo humanitario que significa el trabajo en y de La Cruz Roja.
    ——-

    A lxs miserables que la insultan son merecedorxs de ser fumigadxs con un insecticida anti-cucarachas de «Cruz Verde»

  5. Ángel S.B.

    22 de mayo de 2021 18:10 at 18:10

    Amigo Raúl, todas las alabanzas a Luna son pocas…esa chica que nos ha mostrado que aún somos humanos…..pero después hay un pero muy gordo,y es que ese inmigrante será y fue expulsado de nuevo a la miseria de la que huía..y esa miseria y esos inmigrantes sin esperanza sin vida por delante,los causantes de ello somos nosotros,y desgraciadamente también Luna…países occidentales que hemos y seguimos colonizando y explotando a sus países,poniendo a gobernantes corruptos y sometidos a nuestros países,para que nos faciliten sus bienes materiales….empobreciendo y dejando en la pobreza y sin esperanza de proyecto de vida ese pobre negro que se abrazaba a Luna….
    Que el abrazo de Luna no nos deje ver la realidad!!!!!O acaso el abrazo de Luna nos ha hecho evidente la realidad de nuestras miserias y nuestras ansias de esclavizar a otros pueblos….que con cual paradoja aún hay alguien de este lado occidental y esclavista les da consuelo….

    Salud!!!!y lll Republica Federal o Confederal Laica!!!
    deje

  6. Ángel S.B.

    22 de mayo de 2021 18:17 at 18:17

    Amigo Raúl, desgraciadamente el mundo es como es,aún a pesar del gesto de empatía,cariño de Luna…..un mundo de perdedores y ganadores….como decía Eduardo Galeano….a Luna le ha tocado el lado ganador y al negro inmigrante el lado perdedor…..y es que para que haya ganadores siempre tiene que haber perdedores…y esta es la historia del homo sapiens….
    Salud!!!!y lll Republica Federal o Confederal Laica!!!!

  7. Enrique Asenjo cobos

    23 de mayo de 2021 17:37 at 17:37

    Joder ,en que se está convirtiendo este país .Mal nacidos diciendo barbaridades de una persona cuyo único delito es ayudar al prójimo.Y lo más preocupante es la cantidad de gente joven que piensa igual que esta chusma,estamos sufriendo una involución del pensamiento de la sociedad y la prueba está en los votos que saca vox.Cuanto odio e incultura .Que pena

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes