fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El ‘no’ de Cs a los Presupuestos refuerza al bloque de investidura y facilita al Gobierno compartir la dirección de Estado

Hace apenas un año, Rivera andaba lanzando acusaciones de golpismo mientras esgrimía trozos de adoquín en debates electorales, y apenas un año después, Arrimadas dice intentar tender puentes frente a una polarización de la que su partido es uno de los principales responsables y paradójicamente una de las principales víctimas

El ‘no’ de Cs a los Presupuestos refuerza al bloque de investidura y facilita al Gobierno compartir la dirección de Estado
Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos

Ciudadanos es el ‘partido para todo’ del poder económico: lo mismo –en 2016– pacta con el Pedro Sánchez de antes del golpe de mano en Ferraz y las primarias del Peugeot 407, que –también en 2016– inviste a Mariano Rajoy, que –en 2019– se fotografía con Pablo Casado y Santiago Abascal en la madrileña plaza de Colón, que –este 2020– se presta a negociar los Presupuestos Generales del Estado del Gobierno de coalición tras haber votado en contra de la investidura de su presidente y mientras sigue gobernando comunidades autónomas y ayuntamientos en coalición con el PP y con el apoyo del partido ultraderechista Vox.

Hace apenas un año, Albert Rivera –entonces presidente de Cs– andaba lanzando acusaciones de golpismo mientras esgrimía trozos de adoquín en debates electorales, y apenas un año después, Inés Arrimadas –actual presidenta de Cs– dice intentar tender puentes frente a una polarización de la que su partido es uno de los principales responsables y paradójicamente una de las principales víctimas.

La trayectoria de Cs tiene lógica –una lógica siniestra, pero la tiene–: su cometido en 2016 era que Unidas Podemos no accediera al Gobierno, su cometido en 2019 era desalojar de la Presidencia del Gobierno al Sánchez de la moción de censura contra Rajoy, y su cometido en 2020 hasta este jueves –cuando, en el último momento y superado por los acontecimientos, ha anunciado que votará en contra de los Presupuestos– ha sido, primero, que Unidas Podemos influyera lo menos posible en las cuentas públicas y, después, que el bloque de investidura –y especialmente ERC y EH Bildu, formaciones de la izquierda soberanista catalana y vasca, respectivamente– influyera lo menos posible en los Presupuestos. No lo ha conseguido, y tarde y mal ha optado por salir de la foto de las cuentas públicas que sacarán adelante el Gobierno de coalición y sus socios de investidura, entre los que nunca se ha encontrado.

Un nuevo fracaso

En el último lustro, a Cs le ha salido todo mal, excepto investir a Rajoy y gobernar comunidades autónomas y ayuntamientos en coalición con el PP y con el apoyo de Vox, que eso sí lo ha conseguido. Y su ‘no’ a los primeros Presupuestos del Gobierno de coalición es un nuevo fracaso para el ‘partido para todo’ del poder económico –que lo ha intentado todo para votar ‘sí’ o al menos abstenerse–, pero también un éxito del Gobierno de coalición –y especialmente de Pablo Iglesias, vicepresidente de Derechos Sociales del Ejecutivo y líder de Unidas Podemos–, un éxito del bloque de investidura –y especialmente de ERC y EH Bildu– y un éxito para la siempre inacabada y siempre pendiente profundización democrática en España, un Estado cuya dirección Iglesias quiere compartir con las formaciones del bloque de investidura y especialmente con ERC y EH Bildu, el 91,5% de cuya militancia respondía afirmativamente este jueves –prácticamente mientras Cs se retiraba de la escena para no salir en la foto– a la pregunta “¿Estás de acuerdo con que los cinco diputados de EH Bildu en el Congreso de los Diputados del Estado español voten afirmativamente a los PGE del Gobierno PSOE/Podemos?”, asumiendo así, la militancia, la postura de la Mesa Política de la formación liderada por Arnaldo Otegi.

Que Cs haya salido espantado de la escena y finalmente no vaya a posar para la foto de la aprobación de los Presupuestos no sólo evidencia su prácticamente nula participación en las cuentas públicas; también apunta una tendencia en clave de legislatura, pues refuerza al bloque de investidura y facilita al Gobierno de coalición progresista –al alejarlo de una formación que sigue gobernando comunidades autónomas y ayuntamientos con el apoyo de la ultraderecha– compartir la dirección de Estado con las formaciones del propio bloque de investidura.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. Josu Monreal

    28 de noviembre de 2020 04:54 at 04:54

    Lo dijo Macron, Cs es simplemente un partido nacionalista español, creado en CAT, no es liberal, tal vez si neoliberal, pero jamás liberal como pretenden hacernos ver…

    De hecho 2’5 millones de sus votantes se pasaron a VOX las últimas elecciones… los soportamos en las redes sociales o en Forocoches, fanáticos naranjas cuyas apreciaciones apenas se diferenciaban de las de la extrema derecha…

    Ahora veo como escribe sus bulos el célebre tuitero Alpiste, el que fue asesor personal de Toni Cantó, y me doy cuenta de como es posible que sea imposible de diferenciar un votante de VOX de uno de Cs… y como el trasvase de votos es muy sencillo entre esta gente, cuando se te acusa de «Veleta» gente que dice «ir de frente».

    Cs sobrevive sólo por una razón, porque el IBEX lo quiere.

  2. ESTRELL@

    28 de noviembre de 2020 08:05 at 08:05

    si son una especie de Naranja Mecánica, ciencia ficción mas que política.
    Esta bien que se auto-marginen y que se auto-definan pues cada vez esta mas claro lo que son.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes