Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El pan duro de Pablo Casado

De los 167 votos a favor que obtuvo el Gobierno de coalición en la sesión de investidura, esa mayoría ha aumentado hasta los 178 escaños, dos por encima de la mayoría absoluta

U.H.- Pablo Casado afrontaba este miércoles como su gran día, dentro de su estrategia de acoso y derribo contra el Gobierno de coalición. Sabía de antemano que la renovación del estado de alarma saldría adelante y, de hecho, finalmente se ha abstenido aunque con un discurso de voto en contra. En sus mejores sueños, el presidente del PP se veía acorralando al Ejecutivo con el apoyo a la prórroga de los 155 diputados del PSOE y Unidas Podemos, más las abstenciones de los cinco escaños de Bildu y el coro progresista del grupo mixto: Compromís, Bloque Nacionalista Galego, Nueva Canarias, el partido de Iñigo Errejón y Teruel Existe.

En sus deseos más húmedos, Casado pensó que podía unificar los votos de PP, Ciudadanos y Vox junto a ERC, Junts per Catalunya y las CUP, quienes libran una guerra civil por el control del independentismo ante las inminentes elecciones catalanas, en las que se cambiará el eje nacional por el social y dejará sin silla en el Govern de la Generalitat a uno de los partidos que ahora conforman el bipartito liderado por Torra.

Casado se levantó por la mañana, se miró al espejo y se vio capaz de romper la mayoría gubernamental y actualizando la foto de Cólón, lo que le hubiera valido al líder popular para argumentar que el Gobierno de coalición, en poco más de cien días, ya no contaba con el apoyo de la sesión de investidura y que era un Ejecutivo interino e ilegítimo que obligaba a la derecha a presentar una moción de censura para conducir a España a nuevas elecciones y sacar al país de la película de terror que se han inventado en sus argumentarios ultras.

En lugar de reeditar la foto de Colón, el presidente del PP se ha encontrado con el apoyo a la prórroga del estado de alarma de Ciudadanos y de la única diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, once escaños que le acompañaron en la sesión de investidura contra el Gobierno de coalición “socialcomunista” y que ahora lo han dejado aislado con un Santiago Abascal que se desploma en las encuestas a medida que avanza la crisis.

De los 167 votos a favor que obtuvo el Gobierno de coalición en la sesión de investidura, esa mayoría ha aumentado hasta los 178 escaños, dos por encima de la mayoría absoluta, mientras que el bloque reaccionario que se fraguó con la foto de Colón ha salido roto entre sí y con once votos menos.

Paz en la izquierda, guerra en la derecha

El movimiento de Inés Arrimadas, quien ha afirmado que “entre ser útiles o no ser útiles, lo tengo claro”, ha abierto además un nueva fuga de aire por el centro que deja a Pablo Casado más cerca de Vox que de las posiciones tradicionales de la derecha conservadora, con un Santiago Abascal desatado al que es imposible superar por la diestra y que se ha quedado, como el resto de la extrema derecha europea, sin discurso ante una crisis de extrema necesidad donde lo importante son las necesidades materiales y no las guerras culturales en las que se mueven los ultras para ocultar su programa económico en contra de las clases populares.

Por su parte, Ciudadanos ha encontrado el aplauso de Toni Roldán, exdiputado naranja que apoyaba el acercamiento al PSOE en verano para aislar a Unidas Podemos, y de Manuel Valls, que se movió en el Ayuntamiento de Barcelona a favor de Ada Colau para cortarle el paso al independentismo en la capital de Cataluña, lo que le costó la ruptura de relaciones al exprimer ministro francés con Albert Rivera.

Carina Mejías o Girauta, situados en el ala más extremista de la formación naranja, se han despedido del partido tras el movimiento de Arrimadas. Con la cuestión catalana silenciada por el COVID-19, por el diálogo abierto entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña y el propio cansancio de la sociedad catalana, a Ciudadanos se le ha roto uno de sus aglutinantes, aunque el otro sigue vivo, limitar los movimientos de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición, sin muchas posibilidades de éxito.

Quería romper la mayoría de la sesión de investidura y la ampliado en once diputados; pretendía amagar con la posibilidad de presentar una moción de censura al Gobierno de coalición y se ha encontrado con que solo cuenta con los apoyos de la ultraderecha; pensó que reeditaría la foto de Colón y lo que ha conseguido es activar el ala progresista de Ciudadanos que parecía muerto.

Pablo Casado quería usar como escudos humanos a los cuatro millones de españoles que están cobrando ayudas sociales vinculadas al estado de alarma pero, al final, le han temblado las piernas. Se ha tenido que abstener porque no hay argumentario capaz de votar en contra de la prórroga del estado de alarma y de mirar a la cara de los autónomos, empresarios, trabajadores y familias que se están beneficiando de las medidas de apoyo para amortiguar el coste social y económico del confinamiento.

Quien realmente ha salido tocado y hundido del Congreso no es el Gobierno de coalición, sino las posibilidades de que Pablo Casado siga liderando el PP. Como se dice en muchos pueblos andaluces, un pan como una hostia, Pablo Casado ha hecho un pan como una hostia de duro.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA