fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El papel de Felipe VI en los ataques a Pablo Iglesias

La llamada del jefe del Estado a Lesmes refleja que el rey no es alguien ajeno a la política que permanece callado detrás, sino alguien que maniobra para debilitar al Gobierno de coalición

El papel de Felipe VI en los ataques a Pablo Iglesias
Felipe VI y Carlos Lesmes

La monarquía está en crisis y acorralada, y es el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias quien está empujando hacia el cambio, hacia la república. Lo hace en una España en la que empiezan a conformarse dos bloques: uno republicano y otro monárquico, que necesita apartar el foco de su podredumbre y arrastrar al PSOE hacia el PP y Vox. En España la justicia se imparte en nombre del rey, y el poder judicial está defendiendo al rey del bloque republicano precisamente para eliminar la opción republicana y preservar la monarquía impuesta por el general Franco para dejarlo todo “atado y bien atado”; de hecho, el “¡viva el rey!” coreado en la reciente entrega de despachos judiciales no es casual.

Este rey no es como su padre, el ahora huido de España Juan Carlos I. Felipe VI no se conforma con ser un decorado en el régimen del 78 y quiere mandar. Lleva demostrándolo desde que empezó a reinar. De hecho, dicen que se quitó de en medio a su padre porque, para ejercer de jefe del Estado, no quería esperar hasta que Juan Carlos I muriera y que, asesorado por su madre –Sofía de Grecia, una mujer que cuenta con antecedentes absolutistas en su propia familia–, está buscando la manera de que la crisis de Estado desemboque en su figura como una especie de ‘solución de consenso’ hacia un nuevo modelo en el que en su condición de rey pueda ejercer el gobierno y el poder con mayúsculas.

Y Pablo Iglesias representa un obstáculo en ese camino. De ahí también los ataques mediáticos, políticos y judiciales contra el líder de Unidas Podemos y vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de coalición. “Blancas juegan y envuelven al caballo negro que acecha al rey”, escribe este jueves en ‘La Vanguardia’ el fino analista político Enric Juliana.

La batalla por la renovación del órgano de gobierno del poder judicial –renovación bloqueada por el PP desde hace casi dos años– también tiene mucho que ver con las tensiones entre el bloque monárquico y el bloque republicano. El PP ha atrincherado en la Presidencia del Tribunal Supremo –y con ello en la del propio Consejo General del Poder Judicial– a Carlos Lesmes. Y el presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, –que ya tenía encima de la mesa las investigaciones judiciales sobre Juan Carlos I o sobre la situación penitenciaria de los presos del ‘procès’–, tiene ahora también una rocambolesca petición de otro juez, el instructor de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, sobre Pablo Iglesias.

La llamada de teléfono de Felipe VI a Lesmes, que el presidente del Supremo y del órgano de gobierno del poder judicial desveló en el acto de entrega de los despachos a los nuevos jueces, refleja que el rey no es alguien ajeno a la política que permanece callado detrás, sino alguien que maniobra para debilitar al Gobierno de coalición.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

5 Comentarios

5 Comments

  1. ESTRELL@

    9 de octubre de 2020 07:51 at 07:51

    yo la verdad la impresión que tengo, por mera intuición, es que Felipe VI es un ser bastante mas astuto,oscuro y mas aplicado en los estudios que su padre, por lo que su capacidad de manipulación y disimulación es aun mas potente, y claro mas joven, lo que mejora su IMAGEN un poco para los que quieren seguir viendo en la monarquía: el ¨sepulcro pintado de blanco¨.
    Que dios nos salve al rey , para que los españoles podamos salvarnos de el.

  2. SANTIAGO zamora

    9 de octubre de 2020 08:27 at 08:27

    «Cuando el enemigo se equivoca no conviene distraerle» (Napoleón)

  3. ALFONSO CAYUELA MARTINEZ

    9 de octubre de 2020 13:47 at 13:47

    Felipe VI se va pareciendo cada vez más a su bisabuelo Alfonso XIII. Y como aquel, bajo sus pies, una crisis de régimen cada día más profunda. La disfunción territorial que está pidiendo la federalidad a gritos. La policía, la guardia civil y los jueces, que deben velar por que se cumplan las leyes, con un escore mayoritario al extremismo carca. Las fuerzas de derecha echadas al monte. Todos ellos, con las banderitas y sus vivas al rey quitándole el beneficio de la neutralidad al monarca. Pues que sepan que el 13 de abril de 1931, España se acostó monárquica y a las cinco de la tarde del día siguiente la bandera tricolor estaba en el balcón de la Puerta del Sol. Y luego dirán: «La República ha venido y nadie sabe como ha sido».

  4. J7

    9 de octubre de 2020 19:35 at 19:35

    El Borbón V palito se nos está endiosando. Con la nada ejemplar trayectoria de su linaje debería haberse inclinado hacia la prudencia. Quizás su formación no ha sido la adecuada y más que preparao parece enterao.

  5. Carlos Primero de los Míos

    9 de octubre de 2020 22:17 at 22:17

    La disolución de la Monarquía debe ser una cuestión para ir estudiando e ir poniéndose de acuerdo los partidos Republicanos, para cuando llegue el momento propicio tener todas las posiciones y resortes bien claros y factibles. Pero mientras el partido monarblicano, alias Pxxe, siga renegando y pisoteando la memoria de sus fundadores, no habrá nada que hacer. UP. SyR.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes