fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El PP pierde su ala moderada, Ana Pastor ya asume el tono radical de VOX

Por cumplir la orden del sector más ultra de su propio partido, la diputada ha dejado de ser moderadamente feminista

La expresidenta del Congreso de los Diputados y exministra de Salud y Fomento, Ana Pastor, se ha sumado esta semana a la estrategia del PP contra el feminismo, atacando a la ministra Irene Montero en lo que ya parece el deporte preferido de la derecha española.

Usando el vídeo, extraído de una conversación ‘off the record’ con una periodista de la televisión pública vasca, Ana Pastor ha aparcado su papel de moderada que tan buenos réditos periodísticos le ha dado. Este martes, en una rueda de prensa, la diputada gallega ha dicho algo tan obvio como que las manifestaciones del 8M de este año fueron menos masivas debido al coronavirus.

La que fuera la miembro del PP más querida por la izquierda, a la que Pablo Iglesias incluso llegó a elogiar en público en algún momento, en virtud de su papel de árbitro justo en la Cámara Baja y que incluso se ha llegado a mostrar en algún momento como moderadamente feminista, se ha sumado esta semana al núcleo duro de su partido contra el feminismo.

Ni más ni menos, Ana Pastor afirmó que la Fiscalía “tendrá que llamar a la ministra de Igualdad” a declarar en las causas que se están instruyendo, dirigidas por la jueza Carmen Rodríguez-Medel, para “clarificar qué sabía el Gobierno”.

En menos de un minuto, a Ana Pastor se le ha caído su máscara de la moderada del PP y de moderadamente feminista. Sumarse a la guerra contra el feminismo que ha emprendido la ultraderecha mediática y política no es que sea una patada en el pie a la trayectoria de la exministra de Salud y Fomento, sino que contradice también sus alegatos feministas lanzados alguna vez.

"Cada día me siento más feminista"

En marzo de 2019, la diputada gallega decía que “cada día me siento más feminista”, lo que supuso el aplauso generalizado del movimiento feminista porque una mujer conservadora reconociera los logros de la ideología que defiende que las mujeres son seres humanos y gracias a la cual ella ha podido ser ministra, presidenta del Congreso, diputada y licenciada en Medicina, cargos y profesiones vetados para las mujeres hasta hace cinco minutos en el reloj de la historia.

Mismamente, la exministra no se podría haber matriculado en Medicina en la Universidad de Salamanca, una carrera históricamente masculina, si hubiese nacido cinco décadas antes. Por cumplir la orden del sector más ultra de su propio partido, obsesionado con criminalizar y convertir al feminismo en el enemigo de todos los males que tiene España, Ana Pastor ha dejado de parecer esa diputada que demostró, a pesar de militar en un partido de derechas, que se podía ser moderadamente feminista, respetuosa con el adversario político y que por encima de la contienda política está la mirada humana.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes