fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El PP quiere premiar con un puesto en el CGPJ al juez que controla el caso del espionaje a Bárcenas

El conservador Alejandro Abascal protagoniza un rápido ascenso en la carrera judicial y ejerce la docencia en el centro privado donde Casado aprobó en tiempo récord la carrera de derecho

juez Abascal colocado CGPJ PP

El PP maniobra para colocar en el Consejo General del Poder Judicial a Alejandro Abascal, el magistrado que ejerce labores de refuerzo en el Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, donde se instruye el caso Villarejo. Ya en 2018, el PP pidió premiar con una plaza en el órgano de gobierno de los jueces a este juez, muy activo en la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura, ideológicamente cercano al Opus Dei y próximo a Pablo Casado. Ese intento de renovación saltó por los aires tras presumir el senador Ignacio Cosidó (PP) de que su partido controlaría “por detrás” la sala de lo Penal del Supremo. Ahora, el PP ha redoblado las presiones y ha puesto de nuevo sobre la mesa el nombre de Alejandro Abascal.

Según las fuentes judiciales consultadas, Abascal es el magistrado que, en la práctica, maneja el caso Villarejo y del espionaje a Bárcenas, ya que el titular del juzgado, Manuel García-Castellón, está “desbordado” y es incapaz de manejar la treintena de piezas separadas que se han abierto. El juez García-Castellón está siendo muy cuestionado después de que se le pilló cenando en actitud de "complicidad" con uno de los empresarios a los que está investigando en el caso Iberdrola. La investigación general afecta a Villarejo, el excomisario que protagonizó las cloacas del Estado durante décadas, pero también al PP –ya que abarca parte de la instrucción de la Kitchen, donde está imputado el exministro Fernández Díaz– y a multinacionales como BBVA o Iberdrola. Este juzgado es, asimismo, el que ha pedido imputar al vicepresidente Iglesias en contra del criterio de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y la Fiscalía.

Natural de Asturias pero con plaza en un juzgado de Fuenlabrada (Madrid), Abascal ingresó en la carrera judicial en julio de 2006. Apenas cuatro años después, el entonces presidente del CGPJ, el conservador Carlos Dívar –que dimitió tras conocerse que gastó miles de euros públicos en viajes de lujo–, lo nombró Jefe de sección del servicio de personal judicial del CGPJ, órgano donde permaneció hasta 2015. Poco después, en 2016, el nuevo presidente del CGPJ, el conservador Carlos Lesmes, y el entonces ministro de Justicia, Rafael Catalá (PP), lo colocaron como juez de refuerzo en el juzgado que instruía otra de las grandes tramas de corrupción del PP: la Púnica.

Así, el magistrado ejerció durante seis meses de ayudante de Eloy Velasco en la Audiencia Nacional, pasando a manejar la información del juzgado que tenía al PP en la cuerda floja por la presunta adjudicación de obras públicas a cambio de comisiones. En febrero de 2019, Abascal recibió del CGPJ una nueva misión relacionada con las tramas de corrupción del PP y, además, con las cloacas del Estado: el consejo decidió que se uniera a García-Castellón en la instrucción del caso Villarejo. Desde entonces, ese nombramiento se ha prorrogado en varias ocasiones por sucesivos periodos de seis meses.

La decisión de colocar a Abascal en ese juzgado clave no estuvo exenta de polémica. Otra juez, Rosa María Freire –quien instruyó la causa por la destrucción de los discos duros de Luis Bárcenas y a la que el PP intentó apartar de la causa–, también optaba a la plaza y recurrió el nombramiento. Freire argumentó que ella era la número 1.271 en el escalafón de la judicatura, mientras que Abascal, con mucha menos experiencia, estaba 3.000 puestos por debajo, en el 4.212. Sin embargo, el Supremo acabó dando la razón a este último y confirmó la elección de Abascal. La Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV) llegó a afirmar que su elección fue arbitraria y denunció que el CGPJ “se parece a un grupo de amigos de un club de golf”.

Así pues, de acuerdo con las fuentes consultadas, “el caso Villarejo está controlado por el PP”, Abascal mediante. No es la única apariencia de proximidad entre este magistrado, el PP y el Consejo General del Poder Judicial: en diciembre de 2019, la comisión permanente del consejo autorizó al juez Abascal a ejercer la docencia en el CES Cardenal Cisneros, el centro privado donde Pablo Casado aprobó en tiempo récord –apenas cuatro meses– la mitad de la carrera de derecho poco después de ser elegido diputado en la Asamblea de Madrid.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes