fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El reinado de los incompetentes

“Un tonto que arrastre una retahíla de títulos tras su nombre seguirá siendo un tonto, y un genio, si se ve en la necesidad, inventará su propia universidad, aunque malgastando un esfuerzo que bien podría haberse empleado en un trabajo productivo”, Joseph Pulitzer

El reinado de los incompetentes

España, es decir, las personas que la habitan, vienen soportando una generación tras otra de incompetentes arrogantes e incapaces, por ello así. Son personas que cometen errores colosales y desperdician una tras otra las oportunidades que le hubiesen permitido a nuestro país el haber logrado alcanzar cotas superiores de calidad de vida, de salud democrática y de bienestar económico. Esa es la tragedia española de la que Juan Carlos de Borbón es su metáfora.

La incompetencia por concepto es la “carencia de capacidad para hacer cierta cosa, especialmente para realizar un trabajo u ocupar un puesto”. Sobrarían las palabras para contar ejemplos de incompetencias en la gestión de la dirigencia española. Evitaremos mencionar las gestiones de la pandemia, entre las que destaca la actual dirigencia de la Comunidad de Madrid.

Tampoco aludiremos a la incapacidad de la Justicia para asumir su cometido. Me resisto a pensar que sea por incompetencia. Lo que nos deja alternativas más graves.

 En cualquier caso, esa dirigencia mezquina e incompetente, que buscó ventajas a costa de herir la convivencia, fracasó en su gestión empresarial, social y política. Lo hizo, por el puro afán avaro de lograr ventajas económicas, aún por medios ilegales; mayores cotas de poder, sólo para mantener privilegios; y monopolizar las decisiones colectivas, con el único fin de lograr un prestigio vacío representado por élites intelectuales alejadas de la realidad.

Menos aún, al estilo de reclamar indemnizaciones, como del Castor y su plataforma petrolífera y gasísticaFlorentino Pérez dueño de CLCE, su empresa de residencias de ancianos del grupo ACS, ha reclamado a las administraciones un extra de dinero público para compensar los costes “sobrevenidos e imprevisibles” y la disminución de ingresos fruto de la crisis del coronavirus, que cifra en 7,2 millones de euros.

Las miserias son el resultado de esta suma de incompetencias que ha llevado a las Cortes a 54 representantes de la ultraderecha más amenazante de la política europea.

Esta dirigencia se ha construido con perfiles notablemente mediocres con el fin de ejercer las funciones tales como se les ha instruido. Los poderes reales no necesitan mentes preclaras que cuestionen las encomiendas asignadas. La rebeldía de los creativos no se consiente. Así ha venido siendo desde la llamada Transición. Recordemos las reconversiones felipistas. La privatización de los recursos estratégicos en forma de monopolios. Iniciada por Felipe. Casi concluida por Josemari.

Cuando llegó el gran festival de los fondos europeos, fue aprovechados por los grandes grupos de constructoras creadas a su sombra. Todo, bajo el influjo de sobrecostes innecesarios, contrataciones irracionales e inversiones de dudosa funcionalidad. Las concentraciones bancarias que oscurecieron la transparencia de los defensores del libremercado. Así, los incompetentes cumplieron sus funciones al servicio de los poderes reales.

Todo hasta el fenómeno espontáneo del 15M. Eso lo cambió todo. Aunque los negocios corruptos continuaron desde la cúspide del Estado hasta el nivel de una variedad de responsables municipales de urbanismo.

Así llego el “asturiano”, lleno de títulos y confusa verba, que nos hundió en amnistías inconstitucionales. En tramas de financiación irregular. En endeudamientos irracionales para salvar el patrimonio de quienes lo colocaron allí. Entramos de lleno en las cloacas. En la dimensión de la mentira. En el pleno funcionamiento de la Máquina del Fango gracias a los fondos de la publicidad institucional.

Ya nos lo dijo Benito Pérez Galdós:

“La lógica española no puede fallar. El pillo delante del honrado; el ignorante encima del entendido; el funcionario probo debajo, siempre debajo.”

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes