fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

El safari en Botswana fue un regalo del rey para el hijo de Corinna. ¿Cómo se pagó?

Fue Mohamed Eyad Kayali, empresario de la construcción y hombre fuerte de Arabia Saudí en España

Uno de los puntos fuertes de la entrevista realizada por Linda Presley a Corinna Larsen en la BBC tiene que ver con el famoso safari de Botswana realizado en abril de 2012. Fue  uno de los desencadenantes más importantes de la crisis reputacional de la monarquía, cuyo último episodio histórico ha sido el abandono del país por parte de Juan Carlos I con destino a Emiratos Árabes Unidos.

Corinna da detalles de la cacería de elefantes en la que participó: confirma que fue un regalo para su hijo de diez años, que estuvo allí y que organizó la repatriación después de la caída. También que temió el estado de salud del emérito. No habla, sin embargo, de quién la sufragó. El dato lo reveló ‘El Mundo’ apenas una semana después de la caza: fue Mohamed Eyed Kayali, un constructor sirio afincado en España que, además, representa y pelea por los intereses de Arabia Saudí. Falleció el año pasado.

Eyed Kayali era el administrador único de Casa Al Riyadh S.L, dedicada al alquiler de bienes inmuebles. Gestiona el patrimonio saudí en nuestro país, entre ellos, el del príncipe sultán Fahd Bin Salman. También impulsó a principios de los 60 la empresa de arquitectura y diseño interior Euroamykasa. Estaba casado con una mujer de Oviedo, Rosa Fernández Murias, con la que tuvo siete hijos.

El 14 de enero de 2012, Ana Pastor y García Margallo firmaron en Riad el acuerdo de construcción y explotación de la vía de AVE La Meca-Medina. El presupuesto inicial era de 6736 millones de euros. El consorcio que se hizo con el contrato está formado por las empresas públicas Adif, Renfe e Ineco, y las privadas OHL, Indra, Cobra (ACS), Consultrans, Copasa, Imathia, Dimetronic, Inabensa y Talgo. “Todas estas firmas copan el 88% del consorcio adjudicatario, que se completa con dos firmas locales, Al Shoula y Al Rosan”, se puede leer en la nota de agencia de aquel día.

Cuenta Layla Martínez en ‘El Salto’ que el origen de la foto se remonta mucho antes. Concretamente a 2006, cuando Corinna Larsen organiza en Alemania cena en honor al magnate Manfred Osterwald. Sí, esa de la que procede la famosa foto en la que Corinna escolta al emérito, que había llegado a Sttugart en un avión del ejército. Entre los invitados, en este caso, interesan dos, continúa Martínez: “la millonaria iraní Shahpari Zanganeh y Amr ibn Abdulá al Dabagh, presidente de la Saudi Arabia General Investment Authority (SAGIA), la agencia estatal saudí de inversiones internacionales”. Tanto Larsen como Zanganeh se dedican, relata la periodista, a “conocer a la gente adecuada, hacer contactos y quedarse con una parte de todo ese flujo de dinero que ayudan a mover de un lado a otro”

“Las gestiones personales que el jefe del Estado hizo ante la familia real saudí resultaron decisivas para que una docena de empresas españolas se adjudicaran el proyecto del llamado AVE del desierto. Pero don Juan Carlos no fue el único que movió los hilos: la aristócrata alemana y la comisionista iraní también jugaron un papel estelar en las negociaciones, siempre en la sombra y por encargo del propio monarca”, contaba José L. Lobo en ‘El Confidencial’ en 2013.

Dos meses después de la cena se produciría un viaje de carácter oficial que, sin embargo, a petición del monarca y las autoridades saudíes, apartaron a la CEOE de la decisión de qué empresas acompañarían a la Familia Real. “Finalmente viajaron en el avión real los máximos responsables de ACS, Ferrovial, Indra, Navantia, OHL, Repsol YPF, Técnicas Reunidas, Banco Sabadell, Cepsa, Carboex y Abengoa, pese a que la patronal española había exigido una comitiva empresarial más amplia y con representación de casi todos los sectores. Pero Riad vetó la lista de la CEOE y coló a Corinna y Zanganeh”, continúa el texto.

Medio año después arrancó el concurso oficial de las obras. Es ahí donde entra Mohamed Eyed Kayali, cuya actuación como lobbista resultó fundamental para que el consorcio español acabará haciéndose con el contrato en detrimento de la oferta francesa. Es para celebrarlo, continúa Martínez, que se organiza la cacería de Botswana.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA