fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

En el mundo sigue habiendo 40 millones de esclavos

Naciones Unidas celebra hoy el “Día Internacional de Recuerdo de la trata de esclavos y su abolición”

Revolucion Haitiana. Foto: Wikicommons

En agosto de 1791, en Haiti, se produjo la revolución de Böis Caimán. Muchos la conocen como la gran primera revuelta americana. Así lo cuenta Gabriel Lerman en ‘Página 12’:

Primera revolución emancipatoria del continente, acontecida en la primera isla donde había llegado Colón, donde América fue descubierta, renombrada y reprimida a la vez. Revolución negra, grito de independencia de la negritud que se anticipa al proceso revolucionario que recorrerá el continente poco después”.

El escritor recuerda que la Revolución Francesa de 1789 no había acarreado (ni otorgado la) emancipación de los esclavos, y que un tercio de los ingresos del país provenían “explotación de la fuerza de trabajo esclava en las colonias del Caribe”. A pesar de su trascendencia (algunos sostienen que el mismo Hegel se inspiró en ella para pensar en su famosa dialéctica) la revolución haitiana no es un hecho demasiado mencionado ni sobre el que versen ríos de tinta.

El motín que se produjo hace más de dos siglos ha inspirado esta efeméride, que acabó con la liberación nacional de la antigua colonia de Saint-Domingue. “Juremos vivir libres e independientes y preferir la muerte antes que permitir que nos vuelvan a encadenar”, se puede leer en su Declaración de Independencia. “Esta revuelta comporta una reivindicación universal de libertad, que va más allá de cualquier límite de tiempo y espacio. Apela a toda la humanidad, sin distinción de origen ni de religión, y sigue resonando hoy con la misma fuerza”, se puede leer en la web de la Unesco.

“Para  extraer enseñanzas de esa historia, debemos poner al  descubierto ese sistema, deconstruir los mecanismos retóricos y pseudocientíficos utilizados para justificarlo y negarnos a aceptar cualquier concesión o apología que por sí misma conduzca a comprometer los principios. Esa lucidez es el requisito fundamental para la reconciliación de la memoria y la lucha contra todas las formas actuales de  esclavitud, que  siguen  afectando  a  millones  de  personas,  en  particular  a  mujeres y niños”, declara su directora, Audrey Azolay.

“La esclavitud es el resultado de una visión racista del mundo que pervierte todos los aspectos de la actividad humana. Esa visión, que se instituyó como sistema de pensamiento y se ilustró en todo tipo de obras filosóficas y artísticas, fue la base de prácticas políticas, económicas y sociales con un alcance y consecuencias mundiales. Hoy persiste en discursos y actos de violencia que no son en absoluto aislados y que están directamente vinculados a esa historia intelectual y política”, continúa la mandataria.

Las cifras (de la Organización Internacional del Trabajo) hablan por sí solas: en el mundo hay aún 40,3 millones de personas sometidas a la “esclavitud moderna”: 24,9 millones en trabajo forzoso y 15,4 inmersas en un matrimonio no deseado. Es decir: 5,4 personas por cada mil habitantes del 5,4 personas por cada mil habitantes del mundo mundo. Uno de cada cuatro son niños.

La organización, en una guía para los medios de comunicación, advierte de que “el trabajo forzoso puede adoptar múltiples formas. A menudo se engaña a las víctimas, y estas acaban en empleos donde se les paga poco o nada y que no pueden abandonar porque han sido manipuladas para endeudarse o se les ha confiscado sus documentos de identidad”

El economista Fernando Luengo, por su parte, advertía hace poco del peligro de encaminarnos “hacia el esclavismo salarial”. “Allí donde la regulación laboral no llega impera el esclavismo, la ley de la selva”. No es un problema ajeno a nuestras fronteras. “Cuando hablamos de esclavitud y de malas condiciones, a menudo pensamos en países que no están en Europa, pero ahí están, por ejemplo, España e Italia”, contaba el experto alemán Markus Löning en ‘elDiario.es’.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA