fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

En una noche sin Luna mataron a Federico

Cada vez más crecidos en su frenética intolerancia y en una inquina cebada sin reparo y con impunidad por determinados medios de comunicación, han vuelto a proceder de la extrema derecha las mayores inmundicias morales publicadas estos días atrás con ocasión del drama humano vivido en una playa de Ceuta.

Entre los pestilentes bulos perpetrados por esa gentuza excremental que supura la sociedad española está el de una ex política y tertuliana valenciana, cuyo nombre eludo por no manchar este artículo con su cita, a la que el diario La Razón dio tribuna para exponer uno de sus hediondos mensajes.

En el mismo se decía que uno de los miles de migrantes llegados a la playa del Tarajal fechas atrás, de nacionalidad senegalesa y con el rostro cubierto de lágrimas, se aprovechaba “de la turgencia de los senos” de una cooperante de Cruz Roja cuando esta mujer le ofreció la humanidad de su abrazo. Hay que apestar mucho a cadáver moral, con el consiguiente tufo de inmunda repelencia, para expeler esa bilis y atreverse a expresar públicamente semejante vileza.

Luna, que así se llama la cooperante, tuvo que cerrar su cuenta en las redes sociales porque una avalancha de miserables la agredió también con similares mensajes vomitivos en cuanto se difundió gesto solidario. Solo me cabe desde aquí ciscarme en todos ellos y abrazar la imagen de Luna consolando a un ser humano desesperado y abatido en busca de vida y esperanza.

Quienes no lo hagan en esas circunstancias son unos sacos de mugre cuyo lugar está en el estercolero de los desechos humanos. Mi gratitud y admiración a Luna y a quienes como ella dejan asomar en medio de tanto odio ese luminoso destello de humanidad que de seguro habría celebrado nuestro inolvidable y admirado Federico García Lorca, el mismo que en la última entrevista publicada en el diario El Sol el 10 de junio de 1936, antes de su asesinato en Granada dos meses después, le dijo a su amigo el ilustrador y caricaturista Lluís Bagaría:

Yo soy español integral, y me sería imposible vivir fuera de mis límites geográficos; odio al que es español por ser español nada más. Yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista abstracta por el solo hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos. El chino bueno está más cerca de mí que el español malo. Canto a España y la siento hasta la médula; pero antes que esto soy hombre de mundo y hermano de todos. Desde luego, no creo en la frontera política.

Federico sigue vivo, por más que lo mataran y ocultaran sus restos mortales los asesinos fascistas aquella noche sin luna que tan a fondo evoca e interpreta por los teatros Juan Diego Botto. La obra y la palabra del poeta nos siguen alumbrando. Lo acaba de mostrar una joven llamada Luna al darnos vida a todos con ese abrazo de humanidad en una playa de Ceuta. Otro poeta muerto en las cárceles franquistas, Miguel Hernández, habló también un día de las almas sin fronteras.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes