fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Enfermar es un privilegio de ricos

Los ataques contra Yolanda Díaz tras comunicar que cancelaba su agenda por estar en enferma no son en sí mismo contra la ministra de Trabajo, sino que funcionan como aviso a navegantes

El clasismo de Marcos de Quinto contra Yolanda Díaz

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, se puso enferma esta semana y eso la obligó a cancelar toda su agenda. De lo poco que se sabe  sobre la salud de la también líder de Unidas Podemos es que este jueves ha recibido el alta del Hospital de La Paz, por lo que se intuye que ha tenido que ser un contratiempo mayor que un dolor de cabeza. 

Nada más hacerse público en el perfil de Twitter de la ministra que cancelaba toda su  agenda, no se hicieron esperar los tuits de apoyo y deseos de mejoría, pero también hubo quienes la acusaron de no estar acostumbrada a trabajar o de negarle el derecho a baja por enfermedad.

El tuit más agresivo lo escribió Marcos de Quinto, exdiputado de Ciudadanos fichado por Albert Rivera y otrora director en España de Coca-Cola que despidió a más de 1.000 trabajadores mientras se engrosó un retiro millonario: “Es que, cuando no se tiene  costumbre, uno no puede ponerse a trabajar así, a las bravas, sin precalentar, porque luego vienen las lesiones. !Mejórate, Yolanda!”, afirmó.

De Quinto escribió en este tuit el ideal de relaciones laborales al que aspira la derecha neoliberal que, a diferencia de la derecha conservadora que asentaba su ideario en el humanismo cristiano, no tiene freno en sus ansias de desprotección social y de querer convertir en una jungla el mundo del trabajo. Si la antigua derecha conservadora ayudó a levantar en Europa los Estados del Bienestar después de la II Guerra Mundial, para incentivar el consumo interno y evitar que los europeos vieran con simpatías a los países del bloque socialista, la derecha neoliberal tiene un modelo de sociedad descivilizatorio en el que sólo se salva quien se lo puede pagar o soporta con estoicismo la explotación.

Básicamente, el neoliberalismo es la ideología que defiende sin pudor que todo para los ricos, incluso a costa de la miseria de las clases populares que en este periodo del capitalismo dejarían de ser clases medias para pasar a ser clases precarizadas que sobreviven mientras creen vivir en libertad porque pueden comprarse tres camisetas en Primark, que es el modelo de negocio que mejor resume el capitalismo sin corazón. En un Primark hay tres pobres: quien ha cosido la ropa a dos euros al día en Bangladesh, quien la vende en la tienda por 450 euros al mes con contrato parcial y quien compra esas camisetas a tres euros porque con lo que gana en Europa no se puede permitir más calidad. 

El  ataque contra el derecho al descanso por enfermedad de Yolanda Díaz no es en sí mismo contra la ministra, la mejor valorada del Gobierno, por cierto, sino que funciona como criminalización de la baja por enfermedad y aleccionamiento preventivo a navegantes. “Enferma si es  preciso, pero ni se te ocurra pedirte una baja por enfermedad que eso sólo lo hacen los vagos, los zánganos, la gente que se aprovecha del Estado y no quiere trabajar”, es en lo que se traduce el mensaje del exdiputado de Ciudadanos.

El negocio neoliberal es redondo

En España, la legalización del despido mientras el trabajador está de baja por enfermedad fue uno de los salvajismos que incluyó el PP en su reforma laboral y el motivo que ha llevado a muchos trabajadores, especialmente enfermos oncológicos, a ser despedidos en los años en los que gobernó Mariano Rajoy. Además de enfermos, pobres de solemnidad. Si enfermas es tu culpa, si no te curas también y si no tienes trabajo es porque eres un zángano y no te has esforzado. La culpa siempre es de la víctima, que por supuesto nunca es víctima, sino un héroe, un atleta de su propia vida y un gladiador en su lucha contra la enfermedad. Negándole a las víctimas la condición de víctima se le está negando el derecho a ser ayudados. El negocio neoliberal es redondo.

No es casualidad que la primera medida que tomara la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, nada más tomar posesión del cargo fuera la derogación de este artículo de la reforma laboral del PP. De no haberse derogado ese artículo, durante la pandemia hubieran sido despedidos cientos de miles de trabajadores por haber contraído el virus.

El modelo de relaciones laborales neoliberal no sólo se alimenta de la precariedad, los bajos salarios y la incertidumbre vital de los trabajadores, sino que lleva a las víctimas a la enfermedad mental. Ya hay estimaciones que pronostican que el 30% de la población tendrá un problema de salud mental en 2030 y la solución no es contratar más psicólogos o psiquiatras, que también, sino un mercado de trabajo con derechos, moderno y una sociedad que no culpe de vagos, gandules y zánganos a las personas trabajadoras a las que su cuerpo les pide parar por motivos de salud

Hay también mucho de masculinidad tóxica en pensar que los cuerpos humanos son todoterrenos que nunca enferman. En la mente neoliberal, los cuerpos humanos funcionan 24 horas al día y sietes horas a la semana y, si esto no fuera posible, la solución no es el descanso, sino las frases motivacionales de los sobres de azucarillo y/o la medicalización para que los trabajadores acudan drogados al trabajo, como les ocurre a las camareras de piso o a las limpiadoras. La vida es un impedimento para el éxito de esta ideología inhumana aprendida en las escuelas de negocio donde los trabajadores son un recurso humano, no personas. 

Aceptar que somos débiles como individuos nos ayuda a pedir ayuda y salvarnos, de la misma forma que aceptar esta debilidad como sociedad nos lleva a organizarnos para exigir un mercado de trabajo más humano en el que enfermar no sea un privilegio de ricos ni un motivo de ridiculización. No es casualidad que De Quinto se ría y ridiculice a Yolanda Díaz por expresar su debilidad públicamente. En el neoliberalismo sólo merecen el aplauso social quienes siempre se muestran fuertes, recios, productivos e imbatibles. De ahí que la lucha contra el patriarcado sólo sea viable desde valores progresistas.

Sólo los ricos pueden enfermar, irse de vacaciones tres meses al año, no trabajar nunca y vivir donde les dé la gana. Los pobres, o los que defienden políticas a favor de las clases populares, sólo pueden ser abnegados. El tuit de De Quinto es política moral que trata de funcionar como correctivo, del mismo modo que funcionan las críticas a las vacaciones o las viviendas en las que puedan vivir los líderes progresistas. 

Nada es más político que crear sentido común, moldear lo que las sociedades creen moralmente aceptable o no, y eso se hace desde el moralismo que ejerce cada día, sin que nos demos cuenta, el neoliberalismo, que es, antes que un modelo económico, un sistema cultural con vocación de convertir en valores hegemónicos lo aberrante. Lo próximo será culpar a Yolanda Díaz o a cualquier trabajador de necesitar tres días sin trabajar para reponerse de la muerte de un amigo o familiar, comer tres veces al día o tener hijos y querer permiso de maternidad o paternidad. El neoliberalismo necesita destruir la vida tal como la entendemos para triunfar. El tuit de Marcos de Quinto es un tratado ideológico, no un chascarrillo. 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. Jose Ramon T L

    28 de mayo de 2021 10:09 at 10:09

    Por mucho que le diga la abeja a la Mosca que se vive mejor en la flor que en la mierda este continuara con la misma cancion.
    Los derechos humanos y la constitucion existen gracias a las abejas y no a los bicharracos estos que beben coca cola y despiden a los trabjadores.

  2. AbuJavi

    28 de mayo de 2021 12:19 at 12:19

    El machacatrabajadores del refresco de cola cree que todos son de su condición, que no ha dado un palo al agua en su vida. Cuando un piso como este habla le sale un rebuzno (mis disculpas a los nobles asnos)

  3. Agustín Montes C.

    28 de mayo de 2021 22:11 at 22:11

    Nefasto personaje que «precalienta» a base de calimocho de Coca Loca y Quinta do Vale Meao.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes