fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Entre la Legión y la OJE

Las cartas boca arriba

La Legión

Mientras el comandante legionario Felipe VI celebraba el centenario de la banda de mercenarios establecida por su bisabuelo Alfonso XIII, la ministra de Defensa decía que la Legión es “un orgullo para toda España”.

No está bien que nos atribuya una opinión que sabe que no es la de la mayoría pero, además, es una barbaridad que una mujer diga eso sobre una fuerza militar que es el paradigma de la violencia y del machismo. Y que lo diga desde el ministerio de Defensa confirma que una de las consecuencias de los pactos de la transición es que las ministras y los ministros se militarizan en ese cargo en vez de democratizar a las Fuerzas Armadas.

¿Es posible que todavía haya que explicar por qué hay que eliminar a la Legión?

¿Se puede soportar su desfile de violencia machista y religiosa sin recordar la represión en Asturias bajo el mando del que sería el caudillo de la dictadura y las matanzas de Extremadura durante la guerra civil por las que le pusieron el nombre del teniente coronel falangista Juan Yagüe (‘el carnicero de Badajoz’) precisamente a la calle de Madrid donde está la sede del ministerio de Defensa?

La Legión sigue ahí, con razón o sin ella, según su lema, blanqueada en misiones internacionales como si en el exterior tuvieran la culpa de lo que aquí ningún gobierno se ha atrevido a resolver. Y El País nos amenaza con que “cumplido ya un siglo, la Legión no solo parece haber superado el riesgo de disolución sino que es la unidad militar con más proyección de futuro”.

Dos asignaturas pendientes arrastran los gobiernos del PSOE. La eliminación de la Legión y la desmilitarización de la Guardia Civil. A los de la cabra los convirtieron en vergüenza de exportación y con los del tricornio armaron los GAL.

En 2008, el gobierno del PSOE recuperó para las Fuerzas Armadas (el valor de servir) el lema falangista (vale quien sirve) de lo que fue la franquista Organización Juvenil Española (OJE). Ahora, desde el Centre Delás d’Estudis per la Pau (info@centredelas.org) le piden a Sánchez una reforma en profundidad de las Fuerzas Armadas para “reducir su tamaño, cambiar la política militar y dedicar los 20.000 millones de euros de su presupuesto al desarrollo social”. Una petición que no le gustará a Felipe González. No olvidamos que dijo aquella solemne tontería de que “el ejército es la columna vertebral del Estado”(*).

(*) El País. 13 de diciembre de 1982. Entrevista de Juan Luis Cebrián.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. ESTRELL@

    25 de septiembre de 2020 12:12 at 12:12

    Gracias por tu articulo
    por tu coherencia y por tu sensatez .

    Totalmente de acuerdo contigo…

  2. ESTRELL@

    25 de septiembre de 2020 12:22 at 12:22

    Esta obligación de sacudir de nuestra conciencia el polvo de las ideas viejas, carbonizadas ya, y hacer que en ellas se afirme lo nuevo, es siempre difícil y penosa. Lo viejo aporta en su defensa ciertas fuerzas que le son,como tal, adictas. En primer lugar, lo viejo es lo habitual, lo acostumbrado:
    como decía Juan de Valdés, cambiar de costumbres es a par de muerte.Además, lo viejo goza de una fisonomía autorizada; como a nuestros abuelos y nuestros padres y nuestras magistraturas, lo hemos encontrado al nacer con el carácter de una realidad que se nos imponía, que imperaba sobre nosotros.
    En fin, lo viejo es algo ya concluso; en tal sentido, perfecto, mientras lo nuevo se halla en statu nascente, y pudiera decirse que en tanto es nuevo no ha llegado aún a ser enteramente.
    J.o.Gasset

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes