fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

“Es significativo que la Monarquía necesite afianzarse con la represión penal ante las críticas”

LÚH ha contactado con Jaume Asens, Presidente de Unidas Podemos y los Comunes en el Congreso de los Diputados, ante la querella interpuesta por un letrado particular que le acusa de calumnias e injurias a la Corona por publicar mensajes en Twitter

Entrevista Jaume Asens querella injurias Corona Rufián

Hace unas horas saltaba la noticia en la que se informaba de que Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, y Jaume Asens, Presidente de Unidas Podemos y los Comunes, eran querellados por un letrado debido al contenido de varios tweets.

En ellos, vertían información sobre los presuntos escándalos de corrupción que asolan al entorno de la Casa Real, cuestionando la plenitud de la democracia al denunciarse al que lo denuncia mientras se bloquea la investigación de quien lo ejerce.

LÚH ha contactado con Jaume Asens para explicar la polémica.

P: Saltaba ayer la noticia de que te acusaban de algunos delitos por escribir un par de tweets. ¿Cuáles son? ¿Qué escribías en esos mensajes?

El delito del que me acusan es de calumnias e injurias a la Corona, que son los delitos que queremos derogar precisamente. Y en verdad lo que pone en evidencia esta querella es que teníamos razón. Hice ayer un tweet un poco irónico que decía que me acusan de dos delitos por tuitear esto: “dicen que es una democracia plena cuando la monarquía puede delinquir impunemente y se persigue a quien lo denuncia o a quien permite un debate sobre ello en el Parlamento”.

Lo único que estoy diciendo con eso es que la monarquía puede delinquir impunemente y, quien lo dice, es perseguido. La prueba evidente de que tenemos razón es que, en mi caso concreto, denuncio que eso es lo que pasa y la propia denuncia pública de esa situación provoca que me interpongan una querella. Es como una especie de bucle.

Y ese es el supuesto delito, que en verdad es una prueba de la cultura regresiva de derechos y libertades que se está imponiendo. Algo que hace que haya gente que piense que recordar lo que dice la Constitución es constitutivo de un delito. Porque lo cierto es que lo de que la monarquía puede delinquir impunemente no lo digo yo, lo dice la Constitución Española cuando constitucionaliza el principio de inviolabilidad del Rey.

Que el Rey sea inviolable significa que no se le puede perseguir en la comisión de sus delitos y, por tanto, que es impune. Que puede cometer el delito que sea: robar, asesinar... que no se le podrá perseguir porque tiene ese privilegio de casta, de sangre, que le sitúa por encima de la ley. Esa es la interpretación que ha hecho el Tribunal Constitucional de la inviolabilidad, y por eso se blinda la monarquía de cualquier denuncia, incluso, se pretende extender este principio al exjefe del Estado.

A quien denuncia esa situación de impunidad, que está legalizada, constitucionalizada y blindada, imagínate hasta qué punto llega el absurdo, se le acusa de injuriar y calumniar a la Corona. Que, por otro lado, no tiene ningún sentido en mi caso porque en ese tweet no le atribuyo un delito concreto, algo que podría hacer perfectamente ya que es la propia Fiscalía quien se los ha atribuido.

P: Valtonyc, Hasél, Casandra, los titiriteros... así hasta completar una lista de 14 nombres condenados por delitos de expresión, incluso, relacionados con la monarquía, que ponen a España a la cabeza mundial por delante de Rusia o Irán. Ahora, llega una nueva querella contra Gabriel Rufián y contra ti por calumnias e injurias a la Corona: ¿cómo lo valoráis?

El tema es que esta querella es una prueba más de que tenemos razón cuando decimos que hay que derogar delitos de opinión, y que existen razones para presentar nuestra propuesta legislativa al respecto.

España lidera la lista de países con más artistas condenados, algo que es una anomalía en Europa. A excepción de Turquía, es el único país donde hay un rapero en la cárcel y otro que está exiliado que ha tenido el amparo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Esta querella pone en evidencia esa realidad.

La libertad de expresión ahora está menos protegida. En los años 80, no se perseguía tanto, estaba más garantizada que ahora, toda una paradoja.

P: Tanto la ONU como varios organismos europeos han instado a España a modificar su Código Penal para mejorar la calidad democrática con la retirada de esta clase de delitos, llegando a realizar hasta 275 recomendaciones en base a carencias observadas en materia de Derechos Humanos. Lo hacían también organizaciones como Amnistía Internacional, que advertía del retroceso en derechos que se había instaurado en el país durante el Gobierno de Mariano Rajoy con la aprobación, entre otras, de la 'ley mordaza’. Asimismo, Pablo Iglesias ya denunciaba que en la Audiencia Nacional se estaban juzgando en la actualidad a más personas por delitos de enaltecimiento del terrorismo que en la época en la que ETA estaba en activo. ¿Qué os estáis encontrando en el Hemiciclo? ¿Qué resistencias políticas genera? ¿Cuáles crees que son sus motivaciones?

Creo que hay una confusión entre lo que es el Estado y lo que es el Gobierno. El Estado va mucho más allá del Gobierno, y muchas veces va contra el propio Gobierno. El Estado es el poder judicial, es el poder legislativo y el poder ejecutivo. Y cada ámbito tiene unas capacidades.

Que suceda todo esto hoy en España no tiene que ver con el Gobierno, tiene que ver con una legislación, heredada de otro mandato, que nosotros queremos derogar. Por tanto, el responsable para evitar que esto siga sucediendo no es el Gobierno, es el Congreso de los Diputados; y ahí, los únicos que hemos hecho una propuesta para despenalizar de forma global los delitos de opinión hemos sido nosotros [Unidas Podemos].

Nosotros tenemos un compromiso: acabar con la España en blanco y negro que hemos heredado del Partido Popular. Y eso significa cumplir con el mandato que también proviene de Europa, tanto del Consejo de Europa como del Comité de Derechos Humanos de la ONU entre otro, e impulsar reformas legislativas.

Básicamente identificamos dos, y tenemos el compromiso de llevarlas a cabo. Una es la derogación los artículos que atentan contra los derechos fundamentales en la ‘ley mordaza’, algo que forma parte de nuestro acuerdo con el PSOE y está ya en trámite. Y la segunda, hace referencia a la vía penal de la libertad de expresión.

Hay determinados artículos en el Código Penal que sirven para criminalizar, para perseguir a raperos, tuiteros –que son juzgados por hacer chistes de Carrero Blanco–, a cómicos... Para perseguir exposiciones, revistas o censurar libros... Silbar, incluso, ha llegado a ser perseguido en alguna ocasión en los campos de fútbol. También las performance feministas y un largo etcétera.

Todo esto, junto con los delitos contra los sentimientos religiosos o contra los símbolos de la patria, forma parte de un engranaje que queremos derogar con nuestra propuesta legislativa. Por eso, interpelamos a todas las fuerzas progresistas del campo democrático para que se sumen cuando lleguen al Congreso, que esperamos que sea lo más pronto posible.

Mientras eso no pase, hemos tomado también otras medidas. Registramos la petición de indulto para Pablo Hasél, porque no la presentó nadie, por ejemplo. Hasta que se apruebe la ley aún pasará un tiempo, por lo que presentar el indulto ha sido abrir una vía para anticipar los efectos de esa posible aprobación. Porque si no, lo que puede pasar es que cumpla la condena aunque en la futura ley se deroguen esos delitos que se le imputan.

P: La institución monárquica está cada vez más cuestionada por las presuntas tramas de corrupción que asolan a varios de sus miembros o antiguos miembros. Fuerzas en el Parlamento se niegan a abrir una investigación al emérito a pesar, incluso, de contar con el visto bueno de los letrados de la Cámara. Y además, os llega una querella de un abogado particular donde se os acusa de delitos altamente señalados por poco democráticos. ¿Por qué ese afán de proteger a la monarquía? ¿Crees que es un retroceso en valores democráticos?

Es significativo que una institución como la monarquía necesite afianzarse con la represión penal ante sus críticas o burlas. Eso nos lleva a pensar que, cuando menor es la solidez o el prestigio democrático de una institución, mayor es la necesidad de recurrir al Derecho Penal.

Si en verdad quisieran blindar el reconocimiento social de la Corona, su honor y su prestigio, existe una fórmula muy simple: que no se sitúen por encima de la ley con privilegios que son incompatibles con la democracia.

Ese armazón penal es totalmente desproporcionado. De hecho, no lo decimos nosotros solo, sino que lo dicen los jueces en Europa, que han dicho que quemar los retratos del Rey, por ejemplo, o lanzar determinadas críticas que han llevado a personas al banquillo, son un ejercicio legítimo de la libertad de expresión. Han recordado que la democracia no emana de un rey o de una bandera, sino que emana precisamente del ejercicio de las libertades fundamentales.

Ese espejo incómodo es el que nos pone delante Europa. ¿Cuántos varapalos desde Europa hacen falta para que el Congreso de los Diputados en su mayoría se sienta interpelado para reformar el Código Penal y acabar con reliquias del pasado como el de las injurias a la Corona? ¿Cuántos tuiteros, humoristas, artistas, cantantes o disidentes en general deberán ser amordazados y deberán ir hasta Estrasburgo? ¿Cuántas condenas a España por vulneración de los Derechos Humanos hacen falta para que se tomen en serio las libertades fundamentales? ¿Cuántas veces hace falta que el Consejo de Europa o el Comité de los Derechos Humanos de la ONU recuerden a España que la protección que tiene la Corona ahora mismo es excesiva e irregular? Todo esto es lo que nos recuerdan sistemáticamente.

Creo que esas preguntas deben llevarnos a conseguir que se valide la mayoría que tenemos en el Congreso, progresista y plurinacional, para acabar con estas situaciones tan ridículas que a veces se producen, en las que vemos cómo la Fiscalía actúa de oficio contra el Presidente del Parlament de Catalunya por abrir un debate sobre la Corona o cuando actúa contra Echenique por escribir un tweet mientras se archivan las investigaciones contra la monarquía.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. SANTIAGO zamora

    12 de marzo de 2021 19:37 at 19:37

    La «justicia» hispana también se dedica a esto, a la presión contra las fuerzas de cambio.

  2. Josu Monreal

    13 de marzo de 2021 07:22 at 07:22

    La monarquía está demostrando que es lo más anti-democrático que existe… Debería ser abolida mediante un legítimo referendum entre la población.

  3. Adomaino

    13 de marzo de 2021 10:44 at 10:44

    Es curioso que cualquiera de nosotros podamos expresar nuestra frustración cagandonos en el Ministerio de Hacienda y decir que son unos ladrones pero no podamos hacerlo con la Corona y el Rey ¿acaso no son ambas instituciones del Estado?
    Lo que pasa es que huele todo a rancio que apesta en esta democracia plena…

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes