fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Expoliando que es gerundio

España, ese país en el que un asesino de abogados demócratas, como lo es Carlos García Juliá, sale en libertad el día del aniversario de la muerte de Franco, tras cumplir solo diez meses de condena. Pagando con cinco meses de cárcel por cada vida que hubo segado.

España, ese país en el que se permite que perduren medallas, títulos nobiliarios y demás privilegios que otorgó a dedo el dictador. Los cuales se traducen en cuantiosas sumas económicas. Que además pagamos todos y todas con nuestro esfuerzo y trabajo.

España, ese país que recuerda, en parte y con amor, al genocida que ya en los años cuarenta se puso un sueldo de más de cinco mil euros mensuales. Lo justo por fusilar y condenar a muerte a quien no pensara como él o no sirviera con celo a los intereses de una patria que no entendía de matices.

España, ese país en el que un sanguinario represor, amasó a golpe de sangre, hurtos y pelotazos, una fortuna incalculable que, a mediados de los cuarenta, era ya de mas de cuatrocientos millones de euros.

España, ese país en el que se honra a quien roba y pervierte el sistema y las instituciones. Mientras se trata de acallar, con los útiles usados en cada época, a todos los que señalan la vergüenza del atraco y el secuestro de lo público.

España, ese país en el que los que se creen más españoles que nadie, retuercen las sentencias para seguir ordeñando la vaca rojigualda.

España, ese país en el que los herederos de Franco, tras la sentencia que les obliga a devolver el pazo de Meirás, uno de los principales baluartes de la dictadura, responden orquestando una mudanza con nada menos que cincuenta camiones.

Recordar que el Juzgado de Primera Instancia de A Coruña les condenó a devolver el pazo, ya que se había adquirido en plena dictadura mediante donaciones incluso forzosas. Y también recordar que lo tenían a la venta por ocho millones de euros, mientras salía o no la sentencia. Poniendo así a funcionar una picaresca que de haberles funcionado les habría reportado ocho millones de euros públicos en sus cuentas.

Ellos explican que lo que deben devolver es el edificio, pero no todo lo que contiene, que son obras de arte de enorme valor, obtenidas también durante la dictadura en condiciones similares al Pazo.

Y es que España es un país en el que “expoliando” es el gerundio más usado. Sobre todo, por aquellos que lucen pulseritas con la bandera en la mano que meten dentro del cazo.

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes