fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

Fuerte, pero inconsciente, es el arrogante

Ahora, cuando todas las competencias están en manos de las Comunidades Autónomas, algunas de las que acusaron al Gobierno de dictatorial por llevar el control del Estado de Alarma, reclaman un mayor control de la pandemia

pandemia gestión Comunidades
Por José Enrique Centén.

Si algo pudiera criticar al gobierno de coalición, son las fases de alarma desde el confinamiento a barra libre, por poco contundentes, sobre todo en “barra libre”. Los elementos bien orquestados por PPVOX en Madrid y su barrio exclusivo, con “manis” particulares, con “chachas” (como las llaman ellos) zurrando a una cacerola, el señorito, megáfono en mano, en un descapotable con chofer, banderas a diestro y diestro, sin respetar distancias, sin mascarillas, ante la impasibilidad de la Policía Nacional y la ausencia de los municipales. Solo vocerío y veladas amenazas contra Iglesias, Simón, Illa y Sánchez, en ese orden de odio.

Esa tropa canalla era la fanfarria antes de la actuación de sus mentores en el Congreso pidiendo a toda costa la apertura de bares, negocios, hoteles, así como la industria y empresas, poco hablaban de los autónomos o del agro, la pesca... y después, bien callados por los despidos de la Nissan y Aluminios Alcoa.

El gobierno cedió al levantamiento de la alarma, aún cuando algunos países estaban en la misma situación, cerrados a cal y canto; las cifras de incidencia de la pandemia, creo poder decir con certeza, que el equipo de expertos dio los datos veraces, y posteriormente –qué casualidad–, Comunidades regidas por otros gobiernos falseaban el número de fallecidos y el drama de la residencias.

Asimismo, con los rebrotes siguen falseando, cierran centros de atención primaria, privatizan los controles de PCR, despiden a médicos y personal sanitario de todo tipo, rastreadores contra el COVID sin saber qué hacen ni cuántos son necesarios por 1000 habitantes.

Pero una Comunidad ha garantizado 1 sacerdote por cada 100 camas hospitalarias, más de 1 millón anual para la Iglesia, la que no cedió ningún templo, naves o polideportivos, solo ofreció oraciones.

Pedían a voces, hasta en el Congreso, acabar con la dictadura bolivariana comunista durante los meses de abril y mayo, jaleados por ciertas comunidades en un acoso y derribo, actitud que ningún gobierno de Europa entendía, porque ellos eran apoyados por los partidos de la oposición en sus distintos parlamentos, países que establecieron cuarentenas a sus ciudadanos y limitaciones de entradas a su nación.

Aquí se cedió y se abrieron fronteras por las presiones de los grandes hoteleros, agencias de viajes, tour operadores... la mayoría cotizando en paraísos fiscales. Los “vendepatrias” del Congreso aducían que era por el fuerte impacto que representaba el turismo es España. Ellos, los mismos que privatizaron industrias importantes y crearon esa falsa y mal llamada ‘industria’, los que convirtieron España en lugar de ocio para los países del norte de Europa.

Empleando a miles de trabajadores de diferentes especialidades, crearon una nueva clase obrera, el servicio doméstico para las multinacionales del ocio vacacional donde impera el servilismo y la frase “el cliente siempre lleva razón”.

Ahora, cuando todas las competencias están en manos de las Comunidades Autónomas, algunas de las que acusaron al Gobierno de dictatorial por llevar el control del Estado de Alarma, reclaman al Gobierno bolivariano comunista un mayor control de la pandemia por las decenas de focos en España.

Focos en su gran mayoría provocados por los desplazamientos interiores pero, sobre todo, por los temporeros del agro e industrias, doblemente explotados, hacinados, sin medidas sanitarias. De ellos no hablan los bocazas del Senado, porque representan a muchos de los terratenientes y hortofrutícolas españoles.

 A la oposición española se la podría describir, sin ánimo de insultar, como arrogantes. Aristóteles en “La Gran Moral” decía que “el arrogante es en cierta manera autoades”, voz griega compuesta de dos palabras que significa “lo que se complace a sí mismo”.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes