fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Laboral

Hacinamiento, trabajo precario e incapacidad de aislamiento: así es la realidad en el sur de Madrid

Responsables de la atención a las llamadas de casos sospechosos positivos por coronavirus afirman que las procedentes de los barrios más pobres de Madrid preguntan frecuentemente sobre las posibilidades de aislamiento cuando viven hacinados

Sur Madrid coronavirus
Un hombre con mascarilla, en el barrio madrileño de Vallecas

Además, según las informaciones recogidas en ‘eldiario.es’, los barrios madrileños del sur cuentan con las rentas más bajas, impidiendo el teletrabajo, ya que son empleos relacionados con el transporte, la hostelería o que necesitan de presencialidad. Ello, ligado a el elevado precio del alquiler en la capital –que obliga a compartir pisos e, incluso, habitaciones–, hacen a esta población la más susceptible al contagio.

Muchos de los habitantes de barrios como Carabanchel, Villaverde o Usera afirman, además, trabajar total o parcialmente en negro, lo que les impide acogerse a una baja médica.

Este conglomerado de situaciones subsumidas a la precariedad vital producen el aumento tan vertiginoso que se vive en los últimos días respecto a los casos positivos por COVID-19.

La necesidad de moverse en transporte público, sujeto a bajas frecuencias y a recorridos similares que atestan vagones y autobuses, es otro de los factores de riesgo que afectan a la población más empobrecida.

Siempre se ha estudiado la relación de las condiciones vitales respecto a los índices de mortalidad, llegando a afectar, incluso, a la propia esperanza de vida. En el caso del coronavirus, según los expertos, no es una excepción. En concreto, en la ciudad capital, existe una diferencia hasta de 10 años entre los barrios más ricos –como El Goloso, en Fuencarral, con una esperanza media de 88,7 años– y los más pobres –como Amposta, en San Blas, con una media de 78,4 años–.

La dimensión social de la pandemia acentúa estas diferencias respecto a las divisiones según la clase a la que se pertenece y, aseguran, es necesario abordar de manera específica los casos según los factores que toman parte en esta variable.

Desde luego, lo que no ayuda a mejorar la situación es la criminalización de estos sectores poblacionales por el ‘incumplimiento’ de las normas, ya que la recomendación de aislamiento tan solo es efectiva si se dan las condiciones materiales para cumplirla.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes