fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

¿Hitler llegó al poder democráticamente? Desmontando la falacia

En las elecciones del 6 de noviembre de 1932, el partido nacionalsocialista (NSDAP) obtuvo una representación de 196 escaños sobre 584. Fue la fuerza más votada, pero no logró reunir los apoyos necesarios para poder gobernar, ya que la
segunda y la tercera fuerza fueron El Partido Socialdemócrata, con 121 escaños, y el Partido Comunista con 100, ambos de ideología contraria al nacionalsocialismo. Zentrum, la cuarta fuerza con 70 escaños, a pesar de ser un partido conservador, en este momento no apoyó al NSDAP, ya que Zentrum era un partido cristiano católico, y Hitler se posicionaba, no sólo contra el judaísmo, también contra el catolicismo.

Poco más de dos meses después, el 30 de enero de 1933, el entonces Canciller Franz Von Papen, pactó con Hitler la entrega de la Cancillería a cambio de su apoyo. Von Papen, que formaba parte del gabinete del presidente Hindenburg, habló con él para que pactara con Hitler, pero a Hindenburg no le hacía demasiada gracia Hitler. Pero, para este entonces, Hindenburg ya era muy mayor y manipulable, por lo que al final Von Papen le convenció y Hindenburg accedió a pactar con Hitler y el NSDAP. Fruto del pacto, Hitler llegó a la cancillería. Cuatro semanas después, el 27 de febrero de 1933, tan solo una semana antes de las elecciones, se quemó el Reichstag. Qué bien que se quema el parlamento para poder llevar a cabo el “Decreto del pueblo y del Estado” o el “Decreto del Reichstag”, aprobado el 28 de febrero de 1933 por el mismo Hindenburg.

El contenido de este decreto suponía la suspensión de los artículos de la Constitución de Weimar que defendían la libertad de expresión, prensa, propiedad privada, inviolabilidad del domicilio, la correspondencia y conservaciones telefónicas, libertad de reunión, asociación, etc. De la noche a la mañana, Alemania dejo de ser una democracia para convertirse en una dictadura, por el hecho de que había sido quemado el parlamento, supuestamente, por un neerlandés comunista llamado Marinus Van Der Lubbe.
Le acusaron porque se encontraba en las cercanías en aquel momento, y porque era comunista y, por lo tanto, susceptible de ser un “agitador”. Estuvieron torturándole hasta que consiguieron la confesión que estaban buscando.

Con el decreto firmado y Hitler como Canciller, se comenzó a perseguir a los líderes comunistas, entre ellos Ernst Thälmann, y hasta un total de 4000 militantes. También se persiguió a socialdemócratas y sindicalistas, hasta ser encarcelados un total de 10.000 personas, más o menos. Además, también se prohibió publicar cualquier tipo de prensa que fuera en contra del partido nazi.

A pesar ello, el Partido socialdemócrata, con 120 escaños, fue la segunda fuerza más votada en las elecciones del 5 de marzo. El Partido Comunista, con 81 escaños, fue la tercera y, en esta ocasión, el Partido Nazi, después de utilizar todas las herramientas del Estado y perseguir a la oposición, aumentó el apoyo en 92 escaños, teniendo ahora un apoyo de 288 escaños sobre 647.

Estas elecciones fueron adelantas a propósito tan solo 5 días después de la tan cuestionada -historiográficamente hablando- quema del Reichstag, y la inmediata aplicación del decreto que llevó el mismo nombre.  Bajo las condiciones establecidas por el decreto, las fuerzas conservadoras aumentaron sus apoyos, mientras que la oposición los perdía, ya que estaba siendo silenciada, perseguida y encarcelada. El Partido Comunista, por ejemplo, perdió alrededor de 1 millón de votos. Aun así, como hemos visto, se mantuvo como tercera fuerza política.

A pesar del pacto entre el NSDAP, Zentrum y el DNVP, no se obtuvo mayoría absoluta. Pero el arresto de socialdemócratas y comunistas permitió que Hitler, el 23 de marzo de 1933, pudiera publicar la Ley Habilitante, ya que la oposición, prácticamente no pudo actuar como tal porque estaba siendo encarcelada. Con la aprobación de la Ley, Hitler terminó con la democracia parlamentaria e instauró un régimen autoritario: la Alemania nazi.

Y así es como Hitler llegó al poder. Utilizando las estructuras democráticas, pero no democráticamente. Además de socialdemócratas y comunistas; el catolicismo, el judaísmo y otras identidades fueron las siguientes en ser perseguidas durante la Alemania nazi. Así sería hasta que, el 30 de abril de 1945, Hitler entró en razón y decidió suicidarse; o eso cuentan las malas lenguas. Otras dicen que fue a EEUU, junto con otros alemanes, pero eso ya dejemos que nos lo explique Amazon Prime.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes