fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Hoy recordamos: como Bildu y PSOE lograron normalizar sus relaciones, dando un paso hacia la consolidación democrática

Entre 1987 y 1988 se aprobaron los Acuerdos de Madrid y el Pacto de Ajuria Enea, donde se invitaba a la convivencia democrática en las instituciones y a la tolerancia política. Desde entonces, las relaciones entre la izquierda vasca y el PSOE –no exentas de vaivenes y negaciones– han mejorado hasta normalizarse, mientras el PP ha optado por una deriva desleal y atrincherada que no respeta los tratados

EH Bildu PSOE mejora relaciones

Existe un amplio marco institucional, con más de 30 años de historia, que protege la existencia de la diversidad política lejos de la violencia. Lo cierto, a pesar del interés partidista de la derecha, es que ETA renunció a las armas hace ya más de 9 años, y su último atentado fue hace 11. EH Bildu surgía en un contexto posterior, en 2012, producto de la escucha política que dio cabida parlamentaria a la izquierda vasca y que hoy cuenta con una cifra nada despreciable de 5 diputados en el hemiciclo.

A día de hoy, se asiste a un hecho histórico, muestra de diálogo democrático sin parangón, donde EH Bildu apoya, por vez primera, unos Presupuestos Generales del Estado. Síntoma de la normalidad de sus relaciones con el PSOE en su ejercicio de gobierno. En eso consiste, por definición, la democracia, amparada, además, por los mencionados marcos legales.

Las conversaciones entre la fuerza abertzale y la de gobierno son fluidas, como así confirmaba el líder de Bildu, Arnaldo Otegui. Algo que augura la consolidación del llamado bloque de investidura. Sin embargo, este panorama de fructífero diálogo se ve empañado por la sombra gris de una derecha atrincherada, caso omiso al amparo legal, en acontecimientos de hace más de una década.

La motivación para el diálogo entre sendas formaciones surge de un peligroso suceso: la irrupción de la extrema derecha en el panorama democrático y el viraje ultra del resto de fuerzas conservadoras. Santiago Abascal se ha erigido líder indiscutible del bloque, donde el PP juega con una baza verde sus cartas. Así, han decidido alimentar el odio con argumentos que se alejan abruptamente de los acuerdos que ellos mismos firmaron y que, incluso, fueron sistemáticamente utilizados por sus referentes políticos e ideológicos. Conste el ejemplo primogénito de José María Aznar durante sus gobiernos.

Sin embargo, en un ejercicio fidedigno de análisis de la realidad, se puede observar la existencia de ediles de Bildu, como Oskar Matute, que ha rechazado siempre y explícitamente la violencia, a la par que diputados de Vox exigen reiterada y programáticamente la ilegalización de todos los partidos que no se asemejen a las ideas que ellos defienden. Ante el beneplácito, además, de un PP absolutamente radicalizado.

Esta situación pudiera esclarecer una afirmación: la Constitución, los pactos legales e institucionales y la diversidad política garante de la democracia tan solo rigen los principios de algunas fuerzas mientras no les sean una amenaza. Cuando se vuelven en contra, se rescatan los fantasmas. Como si el cuento lo narrara Dickens.

Noticias relacionadas:
Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes