fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Isabel Díaz Ayuso: ¿trumpismo o torpeza?

La época de las salidas de tono para ocupar el centro de la atención, y la guerra como forma de hacer política

En la era del enfrentamiento, así define el ensayista francés Christian Salmon la época que vivimos, algunos políticos y políticas se mueven como pez en el agua en la polarización, en el ataque directo y deslenguado como forma de hacer política, convirtiendo en virtud las salidas de tono y la incontinencia verbal. Lo que se podría definir como el trumpismo.

El peculiar presidente de los Estados Unidos inauguró una nueva forma de comunicar en la política. Estados Unidos pasó de la historia narrada de Obama (el storytelling que tanto gustaba a Sarkozy y a Zapatero) al enfrentamiento y el descrédito, con total ausencia del relato y utilizando la polémica como elemento central de la comunicación gubernamental.

El trumpismo se puede definir como aquellas acciones políticas relacionadas con la comunicación del descrédito, convertir las meteduras de pata en entrevistas o ruedas de prensa en oportunidades para atacar a tus adversarios jugando con el factor de la memoria de pez de la población, que rápidamente olvida para consumir nuevas noticias y polémicas.

Estos últimos días en los que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha estado en boca de todos, las redes sociales se dividían entre los que se reían y le criticaban por sus meteduras de pata. Ayuso dijo en una entrevista con Alsina que la “D” de COVID-19 es de “diciembre”, cuando realmente quiere decir disease (enfermedad en inglés), o aseguró que los pacientes de COVID-19 del hospital de campaña de Ifema se curaron porque “había techos altos”.

Ayuso se convertía en el centro de la conversación y en la protagonista, entre risas de algunos y defensa de su gestión y liderazgo de otros. La ocurrencia de la cura del coronavirus por los techos altos del hospital de Ifema recuerdan a la afirmación, sin fundamento, de Trump, que sugirió en rueda de prensa beber lejía para desinfectar el cuerpo. Ambos encontraron el respaldo de una parte de la población que ni se plantea que semejantes afirmaciones no tenga ninguna base científica pero que encuentran oportunas porque “plantan cara” a sus adversarios comunes. Con ello cuentan ambos.

El domingo nos despertamos con la portada de El Mundo en la que Díaz Ayuso aparecía de luto riguroso, con cara de pena y muy parecida a la aparición de una virgen, también dentro del periódico, con los ojos cerrados muy dolorosa. Las fotos coparon todos los comentarios de las redes sociales.

La incontinencia verbal de Ayuso y sus fotos consiguieron, en su peor semana de gestión, que el foco estuviera sobre ella y no en la dimisión de la directora de Salud de la Comunidad de Madrid por negarse a firmar el documento que acreditaba el pase de Madrid a la fase 1 de la desescalada.

Aznar y Miguel Ángel Rodríguez

Gran amigo de George W. Bush, y bebedor de las prácticas norteamericanas en los últimos años, el expresidente del Gobierno, José María Aznar, dio su bendición a la estrategia de Ayuso: “es una satisfacción que sufras el ataque de los hijos de Chávez”. Pero es que no hay que obviar la pieza de unión entre Aznar y Ayuso, que es el  jefe de gabinete de la presidenta, Miguel Ángel Rodríguez, ex secretario de Estado de Comunicación con Aznar. Lo que más destacan del jefe de Gabinete de Ayuso los que le conocen es “su falta de escrúpulos” y sus polémicas técnicas para ensalzar a los líderes a los que asesora. A él se vinculan la forma y el estilo trumpista de la última época de Ayuso.

Las lagunas del plan trumpista de la presidenta de la Comunidad de Madrid tienen que ver con lo que ocurre a toda copia o imitación, nunca llegan al nivel del original. Ayuso intenta copiar a Trump pero recuerda más a Bolsonaro, que ha llegado a montarse en una moto de agua en plena pandemia para tapar la dimisión de su ministro de Justicia y sus peleas con el titular de Sanidad brasileño.

Difícil lo va a tener esta semana Ayuso para escabullirse con un recurso comunicativo. Para salir del lío del apartamento de lujo de Kike Sarasola, que disfrutó con trato de favor, hay que dar muchas explicaciones a una ciudadanía que está harta de escándalos de corrupción. El PP no cambia, y vuelve a estar envuelto en un caso donde podrían existir favores a cambio de dinero público.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA