fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Juan Carlos I ya lleva un mes huido y Felipe VI sigue sin dar explicaciones

Este jueves se cumplen treinta días del traslado a Abu Dabi del anterior jefe del Estado, rodeado de escándalos y relacionado con diversas investigaciones judiciales

magnate mexicano admite regalos Juan Carlos I
Juan Carlos I

Este jueves se cumple un mes de la huida fuera de España de Juan Carlos I, anterior jefe del Estado y padre del actual, Felipe VI, que sigue sin dar explicaciones a la ciudadanía ni directamente ni a través de los medios de comunicación.

La Casa Real comunicaba, a su manera, la huida el pasado 3 de agosto a través de una carta del padre al hijo, escrita “ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada”: “Guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España”. Ni se reconocen los escándalos que lo rodean ni se piden perdones –perdida la inviolabilidad tras su abdicación e inmerso ya en investigaciones judiciales, el “lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir” de 2012 pasó a la historia, no vaya a ser que pueda servir de prueba– ni se dice adónde va ni por cuánto tiempo. El intento de marcar distancias entre sus escándalos y la Corona que recibió del general Franco en noviembre de 1975 y traspasó a su hijo en junio de 2014 –“ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada”– no evitó la reapertura del debate sobre la forma de Estado en España, y es que esos “ciertos acontecimientos” ni son tan “pasados” ni son tan de su “vida privada”. Otra cosa es que, inviolable y rodeado de aduladores durante décadas en todos los círculos del poder, acabara confundiendo el Estado con su persona. Le dieron tantas alas que en cierto modo acabó creyéndose un monarca absoluto, y además nunca pensó que no acabaría sus días como jefe del Estado. Pero una tormenta perfecta lo devolvió a la realidad en junio de 2014.

Huido sin decir por qué ni adónde ni por cuánto tiempo, comenzaron las preguntas y las filtraciones. Carmen Calvo, que llegó a jactarse de haber facilitado la operación de la Casa Real desde su posición de vicepresidenta del Gobierno, acababa haciéndose a un lado. Una cosa es el Ejecutivo y otra cosa es la Jefatura del Estado, llegó a anunciarse después con solemnidad. Claro. Eso bien lo sabía Franco cuando pronunció su “atado y bien atado”. Tras varios días de silencios y especulaciones –Portugal, República Dominicana…–, el pasado 8 de agosto el diario ‘Nius’ publicaba en exclusiva una imagen de Juan Carlos I bajando de un avión en un aeropuerto de Abu Dabi, la capital de Emiratos Árabes Unidos, y aseguraba que había sido tomada cinco días antes. Pero el insostenible silencio oficial siguió hasta el 17 de agosto, cuando la Casa Real reconoció que efectivamente el anterior jefe del Estado “el pasado día 3 del presente mes de agosto se trasladó a Emiratos Árabes Unidos, donde permanece en la actualidad”.

Aquel 17 de agosto, el veterano periodista Iñaki Gabilondo –preguntado, en una entrevista en ‘El País’, por la monarquía– aseguraba que “el asunto es de extraordinaria gravedad y la erosión colosal. Temo que esto inicie un proceso de deterioro muy agudo y que se aceleren las cosas. Veo a la institución muy tocada. Como en un final de etapa. Encima, todo esto ha abierto un capítulo de vergüenza que ha degradado a mi generación públicamente. Se ha degradado él, ha degradado a la institución y con él nos hemos degradado los que acompañamos el proceso. Hemos sido desnudados y yo me siento avergonzado”. Al día siguiente, trascendía que más de setenta exgerifaltes de la UCD, el PSOE y el PP –los tres grandes partidos del régimen del 78; en el caso de la UCD, hasta su desaparición a principios de los ochenta–, encabezados por Alfonso Guerra, habían suscrito un manifiesto en el que reivindicaban el régimen del 78 y el papel de Juan Carlos I, rodeado de escándalos y relacionado con diversas investigaciones judiciales en Suiza y en España.

Juan Carlos I conoce bien Abu Dabi, adonde ha acudido varias veces con su antigua amante Corinna Larsen, que el próximo 28 de septiembre declarará como investigada en la Audiencia Nacional dentro de la ‘pieza Carol’, abierta tras la difusión de conversaciones telefónicas sobre el anterior jefe del Estado mantenidas entre Larsen y el excomisario de Policía José Manuel Villarejo. Este jueves se cumple un mes de la huida fuera de España de Juan Carlos I. Un mes a cuerpo de rey en el Emirates Palace, uno de los hoteles más lujosos del mundo. Dicen que se largó con sólo dos maletas y que en al Palacio de la Zarzuela todo sigue como él lo dejó. Y es que también dicen que confía en volver a España en cuanto se calmen las aguas. De los suyos, unos –como Guerra– le esperan con los brazos abiertos. Otros –como Gabilondo– ya no. Y el actual jefe del Estado sigue sin dar explicaciones.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes